<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Minuta de trabajo y póliza de salud, más peticiones del fútbol

  • El técnico Luis Fernando Montoya, campeón de la Copa Libertadores con Once Caldas en 2004. FOTO juan antonio sánchez
    El técnico Luis Fernando Montoya, campeón de la Copa Libertadores con Once Caldas en 2004. FOTO juan antonio sánchez
Por Jessica Quintero Serna y
Luz Élida Molina Marín | Publicado el 31 de octubre de 2019

Además de la concertación del Estatuto del jugador, estos son temas que figuran en la lista de los futbolistas. Más luces sobre el tema.

La reciente muerte del exfutbolista Diego Tello, en agosto pasado, y las lesiones permanentes que sufrieron el jugador Diego Cortés y el técnico Luis Fernando Montoya, no solo causaron tristeza entre los seguidores del fútbol local sino que dejaron en evidencia la necesidad de una póliza o un seguro especial para que los afectados, que quedan cesantes y sin protección, puedan responder por sus tratamientos.

Tello, exjugador de equipos como Envigado, América, Santa Fe y Millonarios, falleció el 5 de agosto esperando un transplante de médula ósea, luego de que en octubre de 2018 le diagnosticaran leucemia linfoblástica aguda. Su EPS no le autorizó el procedimiento.

Montoya, por su parte, resultó herido luego de un intento de robo el 22 de diciembre de 2004 en el municipio de Caldas. Los proyectiles que impactaron al técnico perforaron su médula espinal y le causaron una cuadraplejia de la que ha ido recuperándose.

Y Cortés, exjugador del Pasto, quedó en silla de ruedas tras fracturarse la primera vértebra lumbar al caer a un vacío desde una altura de 20 metros, en un centro vacacional de Pasto, en septiembre de 2006.

Salarios vs. protección

Aunque muchas personas argumentan que los salarios de los jugadores son demasiado altos y cada uno debería asumir ese tipo de gastos, el exdefensor Diego Cortés manifiesta que esto es muy relativo, ya que no existe una escala salarial única y por eso, mientras algunos clubes firman millonarios contratos y están al día con sus jugadores, otros equipos semiprofesionales, como los que hacen parte de la B y los elencos chicos de la A, cuentan con nóminas de baja cuantía y los pagos no son puntuales.

Eso les está ocurriendo en la actualidad a los jugadores del Cúcuta, pues según denuncias de los futbolistas de dicha escuadra, llevan dos meses sin recibir su salario.

Pero Cortés va más allá al afirmar que “además de la póliza, debería haber un tema pensional especial para estos casos, como el mío, tanto para el fútbol profesional como el amateur, en el que el deportista cuente con una protección especial, porque hay que tener presente que así uno cuente con ahorros, es complicado pues el valor de la salud en Colombia es muy elevado”.

Y agrega que “yo gasté todos mis ahorros en operaciones, tratamientos y demás necesidades que se generaron por mi lesión, y gracias a la campaña que hizo Jorge Hernán Bermúdez pude contar con algo de apoyo, pero si existiera una póliza o una jubilación por invalidez pagada por la Dimayor o la Federación, que son las entidades que se lucran de la imagen de los jugadores y los patrocinios, sería más justo”.

El técnico Luis Fernando Montoya sostiene, además, que temas como la medicina prepagada, al igual que pasa con cualquier empleado de una empresa, debe ser asumido por el trabajador, pero en este gremio, a veces, no se puede costear porque el salario del jugador es bajo o en ocasiones no es constante, lo que dificulta que un deportista pueda acceder a una atención médica especializada, oportuna y eficaz para las lesiones que son, en muchos casos, complejas de tratar.

Montoya hace un llamado para que Colfútbol, Dimayor y jugadores tengan un diálogo y puedan concertar algunos puntos que son vitales, como el concerniente a la salud, ya que existen tiempos que un futbolista no puede dejar pasar en el momento de una dolencia.

“Cuando un jugador sufre una lesión de rodilla, por ejemplo, necesita de inmediato los exámenes especializados para saber el grado y así mismo determinar el tratamiento; si es necesaria la intervención quirúrgica, pero si un jugador tiene que esperar a los trámites normales en una EPS pueden pasar meses sin tener, por ejemplo, la cita con el especialista”, menciona Carlos González Puche, de Acolfutpro (Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales).

Eso fue lo que pasó en el caso de Diego Tello, a quien, según lo expuesto por su esposa Martha Patricia Osorio López no le alcanzó el tiempo y las fuerzas para soportar la lucha que tuvo que afrontar durante los últimos meses de vida, en medio de hospitalizaciones, solicitudes y autorizaciones que fueron el principal obstáculo en la carrera contra el reloj que llevaba.

Ganancias
Cortés argumenta, por ejemplo, que tanto Dimayor como Colfútbol reciben grandes recursos publicitarios por la explotación de la imagen de los futbolistas, y se llevan todo el tributo, pues al deportista no le toca nada de esos ingresos, por ello considera que la propuesta de que se disponga de una parte de las ganancias para el tema de salud no es descabellada.

Tanto Ramón Jesurún, presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, como Jorge Enrique Vélez, presidente de Dimayor, han señalado que no les compete ese diálogo, pues no son empleados directos de esas entidades. Sin embargo, según reza en el artículo 5, numeral 11 del Estatuto de la Dimayor, todos los futbolistas que tienen contrato con los clubes de la liga nacional quedan vinculados legalmente a Dimayor, como personal vinculante.

“Se obliga al trabajador a hacer parte de campañas publicitarias en fundaciones o sociedades ligadas directamente con el empleador (como patrocinador oficial)”, por ello todos los jugadores tienen que estar prestos y acceder a los requerimientos de Águila, el patrocinador oficial del fútbol nacional, sin ningún pago adicional.

Algunos triunfos
En 2005, la Acolfutpro logró, gracias a la intervención de la Organización Mundial del Trabajo (OIT), que todos los equipos tuvieran, por disposición legal, estar al día en las prestaciones de salud y pensión, lo cual les permite a los jugadores activos tener vinculación al sistema nacional, tal y como lo confirma el presidente de Nacional, Juan David Pérez.

“Cualquier trabajador nacional o extranjero se afilia al sistema de seguridad social, que es igual al de cualquier empleado en Colombia con vinculación laboral y se hace según la norma y lo que está regulado en el país”, concluye.

Pero, además del tema de salud, la agremiación busca concertar el Estatuto del Futbolista, que se rija con los parámetros estipulados por la Federación Internacional de Fútbol Asociado (Fifa), y la minuta única de trabajo.

A continuación desarrollaremos estos dos puntos, que hacen parte de la lista de 12 peticiones para Dimayor y Federación.

Contexto de la Noticia

Paréntesis Diego encontró otra oportunidad

“El jugador está expuesto, por el contacto propio del deporte, a presentar lesiones graves, a correr riesgos que pueden ocasionar daños irreversibles en su salud y, por ende, a quedarse sin trabajo, sin la manera de recibir dinero por sus servicios, lo cual es grave, si se tiene en cuenta que, por lo general, es el sustento de la familia. En mi caso encontré en el tenis paralímpico otra manera de seguir vinculado al deporte, ahora en silla de ruedas”.

Estatuto concertado y más porcentaje en transferencias

Los 1.117 futbolistas agremiados a Acolfutpro buscan, a través de la concertación con la Dimayor y la Federación Colombiana de Fútbol, que se incluyan las disposiciones obligatorias de la Fifa para que se apliquen en el país, esto para que den cumplimiento a lo que la Organización Internacional del Trabajo, OIT, dispuso en 2005 cuando le hizo un llamado al Gobierno para que se confeccionara un estatuto con la participación de los jugadores, ya que son ellos quienes conocen sus verdaderas necesidades.

“Los futbolistas tienen mucho que aportar porque se han asesorado bien en esos temas y algunos, que han estado en el balompié del exterior, conocen cómo son estos procesos en otros países”, expresó el asesor jurídico Carlos Guarnizo.

En este punto también se discute sobre el aumento del porcentaje por transferencia a favor del deportistas. Según explica Alexánder Ríos,

representante de jugadores y quien aparece en la lista de intermediarios de la Federación, las operaciones en el balompié local están regidas bajo un código de referencia que estableció la Fedefútbol en las que el jugador recibe el 8% de la negociación de su traspaso de un club a otro.

“Esta representatividad económica se viene manejando antes de que la agremiación se creara, por eso considero que la petición de los jugadores es justa, porque quieren aportar en el cambio de una situación que los atañe de forma directa, pues en varios países el porcentaje es más alto o también ocurre que, como los contratos y los salarios que se acuerdan son muy altos, hay una participación pequeña o no se genera en el momento de la transferencia”.

Ríos aclara que existen negociaciones en las que el futbolista se representa a sí mismo y, bajo esa figura, el porcentaje que recibe es mayor.

Una minuta única que sea igual para todos

En esta petición, los jugadores le plantean tanto a la Dimayor como a la Federación, concertar una minuta única de contrato de trabajo que se establezca de forma obligatoria en el fútbol colombiano bajo los términos dispuestos por la Fifa. Esto, señala Guarnizo, le compete a las dos entidades porque “son las que rigen las normas del balompié nacional y los clubes las aplican”.

El abogado Carlos Gómez indica que la solicitud está basada en el Código Sustantivo del Trabajo, que, en su artículo tercero, señala que “el Código regula las relaciones de derecho individual del trabajo de carácter particular, y las de derecho colectivo del trabajo, oficiales y particulares”. Con esto, los futbolistas, según lo explica el jurista, buscan un “modelo de contrato único para todos los jugadores bajo las mismas condiciones, sea cual sea el club al que pertenezcan”.

“Ellos quieren que los términos y las cláusulas sean las mismas, como ocurre en cualquier empresa, lo único que cambian son los nombres, los montos de los salarios y la duración del contrato”, afirma Gómez.

El abogado vuelve a amparar la petición bajo otros dos artículos del Código, en el que indican que “la finalidad primordial es lograr la justicia en las relaciones que surgen entre empleadores y trabajadores, dentro de un espíritu de coordinación económica y equilibrio social” (artículo 1), lo que la agremiación quiere acordar con los 36 clubes del fútbol profesional colombiano y que “rija en todo el territorio de la República para todos sus habitantes, sin consideración a su nacionalidad” (artículo 2), en este contexto, se aplicaría para los jugadores extranjeros, que “podrían tener ciertos beneficios en relación con los locales”.

Luz Élida Molina Marín

Periodista de la Universidad del Quindío. Cuyabra hasta los huesos y mamá de un milagro llamado Mariana, amante de la salsa y apasionada por el deporte.

Jessica Quintero Serna

Cuyabra. Comunicadora social-periodista de la Universidad del Quindío. Redactora del área de Contenidos Digitales.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS