<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Con Argentina y Uruguay, vuelve la hegemonía suramericana al fútbol mundial

Uruguay por fin ganó la Copa del Mundo sub-20, tras las dos finales perdidas en 1997 y en 2013.

  • Uruguay, campeón del Mundial Sub-20. Foto: @fifaworldcup_es
    Uruguay, campeón del Mundial Sub-20. Foto: @fifaworldcup_es
12 de junio de 2023
bookmark

La Albiceleste se sentó en el trono hace seis meses con el monarca Lionel Messi y desde el domingo los ‘gurises’ (niños) uruguayos son soberanos. Con Argentina y Uruguay, el flamante campeón del Mundial Sub-20, Sudamérica vuelve a reinar a nivel de selecciones en el mundo del fútbol.

El 18 de diciembre, tras la final de Catar-2022, Messi ascendió a lo más alto, levantó la copa dorada y devolvió a la región el trofeo más importante del deporte después de 20 años de sequía (Brasil en Corea del Sur y Japón-2022). Entonces fue Francia, uno de los mayores rivales europeos, la víctima de los sudamericanos.

El domingo, en una Argentina repleta de imágenes que recuerdan ese momento, el capitán uruguayo Fabricio Díaz tuvo su propia coronación cuando levantó el trofeo del Mundial Sub-20 tras la final ante Italia en la ciudad de La Plata, 60 km de Buenos Aires.

En contexto: Uruguay venció a Italia con tanto de Luciano Rodríguez y es campeón del Mundial Sub-20

Sudamérica se quedó gracias a la Celeste con un título que le era esquivo desde que Brasil lo ganó en Colombia-2011, es decir, tras cuatro ediciones del torneo bienal.

Los tres grandes de este lado del mundo duermen con al menos un premio global. La selección brasileña, que completa esa trinidad, es la actual ganadora del Mundial Sub-17 (2019) y el oro de los Juegos Olímpicos (2021).

- Pese a las carencias -

Los países del Río de la Plata, donde el fútbol es una religión con millones de practicantes y muy pocos escépticos, son por primera vez, en simultáneo, campeones del mundo.

A finales del año pasado, los argentinos vivieron su propia locura durante un mes gracias al equipo del entrenador Lionel Scaloni. Se calcula que unas cinco millones de personas recibieron en las calles a Messi y compañía, que enderezaron el paso torcido de Sudamérica.

En los cuatro Mundiales desde 2006 hasta 2018, solo uno de los ocho semifinalistas había sido sudamericano, la misma Argentina que perdió ante Alemania la final en Brasil-2014.

Las alarmas se encendieron y los críticos señalaban las carencias de un fútbol que echa mano del talento natural de sus jugadores, pero atrasado con respecto a Europa en metodologías de formación y calidad de los estadios y los centros de entrenamiento.

La dificultad de competir económicamente con las grandes ligas y la precoz migración de los futbolistas sudamericanos hacia el Viejo Continente, Estados Unidos o Asia también explicaban la falta de trofeos.

En Catar, Scaloni fue un salvador y defensor de su tierra. “El fútbol sudamericano es de primer nivel, tienen jugadores jugando en todos lados”, decía antes de ser campeón.

- “A casa” -

Argentina sonrió al ver la alegría de su hermano menor consagrarse en el Sub-20. En 2013 Uruguay había perdido la final contra Francia, en 2015 Brasil quedó a puertas de la medalla de oro ante Serbia y en 2017 Venezuela estuvo a punto de hacer historia, pero cayó ante Inglaterra en el partido decisivo.

La tendencia cambió el domingo gracias a un gol de Luciano Rodríguez y en Argentina la fiesta fue totalmente Celeste. Miles de charrúas llegaron al estadio Diego Armando Maradona de La Plata y en la madrugada del lunes celebraban en el emblemático Obelisco de Buenos Aires y sus alrededores.

En Montevideo y el resto de la nación, de 3,5 millones de habitantes, la algarabía estaba atragantada desde Brasil-1950, la fecha de su último triunfo en un Mundial. Fue una victoria colosal para un país en el que, según el propio entrenador, Marcelo Broli, “hay muchas carencias” en las escuelas formación de jugadores.

Tenemos eso increíble los uruguayos, que vamos por sueños que son bastante difíciles de conseguir y a veces lo conseguimos”, festejó.

El presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, el paraguayo Alejandro Domínguez, sacó el pecho en Twitter. “En 6 meses las 2 Copas volvieron a casa”, escribió.

El presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Claudio Tapia, aprovechó el título uruguayo para refrescar la polémica que se desató antes del Mundial con las declaraciones de Kylian Mbappé.

“En América del Sur el fútbol no está tan avanzado como en Europa, es por eso que en los últimos años los europeos siempre ganan”, había dicho el astro francés.

“¿Pero cómo? Si Mbappé dijo que en Sudamérica no había nivel?”, señaló Tapia con ironía en un tuit tras la consagración uruguaya y evocar la de la albiceleste en diciembre.

Las cargas ahora están parejas. En la clásica competencia del palmarés, la UEFA tiene 12 Mundiales de mayores, dos más que la Conmebol. Pero en el Sub-20 la ventaja va para Sudamérica: 22 contra 20.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*