<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Policía disparó a quemarropa a hinchas en partido en el que Fluminense eliminó a Argentinos Juniors por la Libertadores.

Más allá de la clasificación del equipo brasileño, en las tribunas del Maracaná se vivieron momentos de tensión.

  • Momentos de pánico se vivieron en una de las tribunas del Maracaná, con disparos incluidos. FOTO @frabigol
    Momentos de pánico se vivieron en una de las tribunas del Maracaná, con disparos incluidos. FOTO @frabigol
08 de agosto de 2023
bookmark

Momentos de pánico se vivieron en las tribunas del estadio Maracaná después de que la policía se enfrentara con algunos hinchas y algunos de los oficiales dispararan a quemarropa.

Después de los momentos de terror y de que algunos aficionados fueran retenidos, el partido se pudo concluir con normalidad.

Con goles de Samuel Xavier y John Kennedy en el epílogo, el Fluminense de Fernando Diniz venció 2-0 a Argentinos Juniors en Río de Janeiro y clasificó a los cuartos de final de la Copa Libertadores 2023.

El defensor (86) colgó un derechazo en el ángulo y el atacante (90+7), la gran figura, doblegó en un contragolpe al portero Miguel Acosta en el estadio Maracaná.

Los brasileños, que consiguieron un empate 1-1 en la ida, la semana pasada en Buenos Aires, sufrieron hasta el final para vulnerar el sistema defensivo planteado por el entrenador argentino Gabriel Milito.

El 'Flu' chocará en cuartos con el vencedor de la serie entre Olimpia y Flamengo, que se enfrentan el jueves en Asunción.

El campeón defensor de la Libertadores lleva la ventaja al haber vencido 1-0 en Río. De pasar, en la siguiente ronda tendría lugar el derbi carioca, el famoso 'Fla-Flu'.

“Es un clásico gigante que todos quieren ver, pero lo más importante es que clasificamos”, dijo Samuel Xavier al término del partido.

Sufrimiento

El Maracaná respiró aliviado una vez el árbitro venezolano Alexis Herrera decretó el final.

El 'Flu' de Diniz, que compagina la dirección técnica tricolor con la de la selección brasileña, volvió a tener problemas para penetrar bloques defensivos sólidos, una de las armas usadas por sus rivales para complicarlo junto a presionar con fiereza su salida.

Cuando eso sucede, cuando el adversario se encierra en su campo, los cariocas se apoderan de la pelota (67% de posesión), pero difícilmente generan oportunidades de gol.

Y eso fue justamente a lo que apostó Milito: desistir de disputar la bola, quebrar los circuitos que conectan a hombres peligrosos como Germán Cano, Ganso, Keno y Jhon Arias, y contragolpear con varios jugadores cuando recuperaran el balón.

Aunque tampoco llevó riesgo al arco del experimentado Fábio, El Bicho, diezmado por las lesiones del capitán Miguel Torrén, el defensor Luciano Sánchez (gravemente lastimado por Marcelo en la ida) y el goleador Gabriel Ávalos, custodió bien en la primera parte al portero Miguel Acosta.

El juvenil, de 21 años, se estrenó como profesional en un marco complicado, luego de que el titular, Alexis Arias, fue expulsado en la ida y el sustituto, Federico Lanzillotta, se lesionó durante el calentamiento.

Sus reflejos apenas fueron puestos a prueba en el minuto 53, cuando controló de buena manera un centro venenoso de Keno al corazón del área chica.

Revulsivo

Por lo demás, parecía tener una noche tranquila, hasta que Diniz movió su banco y sustituyó a Keno por John Kennedy (72), cuya movilidad y velocidad removieron el planteamiento táctico de Milito.

Autor del gol de la victoria 2-1 contra Palmeiras el fin de semana por el Brasileirao, el atacante, de 21 años, entró conectado.

Pese a que en un comienzo chocó con la zaga argentina, consiguió de a poco ganar terreno.

Tras un remate fallido cerca del punto blanco del penal, cedió la pelota para que Samuel Xavier, autor del tanto del empate en Argentina, rompiera el arco con un derechazo que venció las manos del novel portero.

Con la caída de la valla, Argentinos cambió el libreto y buscó la paridad a contrarreloj y en medio de reyertas con sus adversarios, que ocasionaron la expulsión del DT Milito (89) y del lateral Santiago Montiel (90+9).

En su intentona, descuidó su espalda y John Kennedy aprovechó su velocidad para comandar un contragolpe que acabó con la pelota dentro del arco de Acosta y el boleto a los cuartos.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*