<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El gen extranjero, clave en ADN del DIM

  • Marca, distribución, personalidad y goles claves, los aportes de Adrián Arregui Germán Cano en el Medellín. FOTO Edwin Bustamante
    Marca, distribución, personalidad y goles claves, los aportes de Adrián Arregui Germán Cano en el Medellín. FOTO Edwin Bustamante
Publicado el 02 de octubre de 2019

En la actual edición de la Liga Águila están inscritos 65 futbolistas extranjeros. Haga el siguiente ejercicio: intente una lista de diez o quince jugadores foráneos que considera que le dan un mayor relieve al campeonato en cuanto a nivel.

¿Difícil completarla? Bueno, si fue así no sería extraño. Pues es sabida la dificultad que tiene el rentado para atraer jugadores de prestigio oriundos de otras ligas. Hay cifras que le dan realce a la coyuntura.

Por ejemplo, entre las ligas suramericanas solo los torneos de Uruguay (37) y Venezuela (46) tienen menos futbolistas extranjeros que Colombia.

La inflación del mercado de transferencias le ha restado poder adquisitivo a los clubes locales que no logran competir con las cifras que ofrecen ligas como la argentina, brasileña, mexicana y de otros continentes.

De ahí que las contrataciones de extranjeros en Colombia se parecen cada vez más a las apuestas arriesgadas que a movimientos seguros.

Independiente Medellín, por ejemplo, tuvo en los últimos cinco años trece futbolistas foráneos (9 argentinos, un mexicano, un ecuatoriano, un uruguayo y un panameño). La mayoría pasó sin figuración alguna.

Por eso cuando aparece un fichaje como Adrián Arregui, a quien le bastó una decena de partidos para marcar diferencia y convertirse en referente del plantel, la calidad y posibilidades de los elencos nacionales crecen evidentemente.

Y es que no hay que olvidar que la buena parte de la historia de la institución roja se gestó a partir del legado extranjero, como la legión inca que marcó un estilo en diferentes épocas (Hugo Sotil, José Velásquez, Eduardo Malásquez y Jorge Olaechea) y las leyendas que dejaron argentinos ilustres (José Vicente Grecco y José Manuel Moreno, por citar solo unos pocos nombres).

Una personalidad diferente

Juan Bernardo Valencia, gerente del DIM, tiene una anécdota en su etapa como juvenil de la cantera roja y una reflexión que sirven para ilustrar por qué, más allá del talento y aporte futbolístico, los de afuera sirven para potenciar el talante profesional de los planteles.

“Cuando estaba en la cantera recuerdo que no había mucha posibilidad de tener unos guayitos profesionales. Entonces el Cholo Sotil me regaló unos Adidas y yo hasta dormía con ellos. Los peruanos tenían una gran calidad humana: Malásquez, Velásquez, Olaechea. Ver cómo amaban la institución y la forma cómo entendían el oficio futbolístico fue muy enriquecedor”, rememora el directivo.

En ese sentido, Valencia destaca el papel de Germán Cano y Arregui en la plantilla actual del cuadro rojo.

La calidad profesional de ambos es superlativa. La intensidad con la que entrenan, la disciplina con la que viven y la fortaleza mental marcan la diferencia de cómo se debe pensar y actuar cuando se es futbolista profesional. Eso es contagioso y necesario entre nuestro fútbol en el que los jugadores aún tienen falencias en estos aspectos”, enfatiza.

Valencia considera que la clave para que vengan al rentado nacional más extranjeros que marquen diferencia radica en que los clubes mantengan un perfil claro basado en la filosofía e identidad.

“Si la historia del Medellín, por ejemplo, la trazaron futbolistas de buen pie como los peruanos, con mucha cercanía con la afición, pues en caso de requerir complementar el talento local del equipo con una pieza extranjera, ese es el perfil que debemos buscar porque lo que tenemos claro es que nuestro margen de error es cero”.

El FPC sí es atractivo

En diálogo reciente con este medio, Aldo Bobadilla contrastaba cómo ha cambiado, en su concepto, la reputación del fútbol colombiano a nivel internacional.

“Yo jugaba en Boca Juniors, en la Liga argentina, que es, digamos, la cima del camino competitivo en Suramérica para un futbolista. Y luego en una etapa muy madura de mi carrera surgió la posibilidad de venir a Colombia y lo que encontré, tanto en Medellín como en el fútbol del país, colmó mis expectativas, sobre todo en la calidad. Triunfar acá es un reto futbolístico para cualquier jugador”, sostiene el técnico poderoso, quien asegura que tras regresar una década después de su experiencia como futbolista, encontró “muchos progresos”.

“Ahí está la evidencia. El 95% de los jugadores en la Selección están afuera y es un combinado que miran con respeto. Si logra concretar su favoritismo, ganar una Copa América, por ejemplo, le dará mayor notoriedad a una Liga que está en el top del continente”, detalla el paraguayo.

Adrián Arregui revela que pudo elegir un destino mucho más viable económicamente, como México o Estados Unidos, pero que eligió Medellín, porque le pareció “un reto de esos que cuando echás la vista atrás te hacen decir: ‘sí, llegué alto. Di un paso importante en mi carrera profesional”, enmarca.

El pasado martes, en juego por la fecha 14 entre el cuadro rojo y Pasto, el argentino de 28 años llegó a cinco goles con la camiseta roja (dos por Copa y tres por Liga), lo cual se convierte en la mayor producción goleadora del volante de marca con un club tras jugar en cinco escuadras. Algo que logró en apenas nueve partidos defendiendo los colores del conjunto escarlata.

Hay elementos en el jugador extranjero que trascienden en el terreno de juego. A lo mejor sea la tradición centenaria que traen consigo del fútbol en sus países. No hay que olvidar que esta Liga tiene apenas 71 años de historia profesional. Por eso, aunque solo se rescatan unos pocos nombres entre el aluvión de foráneos que llega cada semestre, estos, generalmente, marcan un derrotero en el porvenir de los clubes.

Contexto de la Noticia

Los extranjeros que han marcado historia en el rojo Protagonistas

Image
Barbat, agitador de masas
Portero

Pocos jugadores lograron calar en lo más hondo del corazón del hincha del Medellín en tan poco tiempo como el uruguayo Luis Barbat.

El portero llegó en 1993 y fue pieza clave en la inolvidable temporada que condujo al DIM al subtítulo y luego, en el 94, lideró la histórica campaña roja en Copa Libertadores, logrando llegar a cuartos de final.

Barbat era un ídolo de masas. Con sus atajadas y gestos hacía arder las tribunas del Atanasio Girardot.

Image
Núñez marcó el camino rápido
Delantero

Temperamental y letal en el área. Así era Héctor Núñez, el delantero argentino que llegó a Medellín en 1998 y en una sola temporada dejó un recuerdo duradero entre la afición.

Núñez debutó en un clásico ante Nacional y marcó los dos tantos del triunfo ante el equipo que lideraba el torneo. En esa campaña marcó 26 tantos en 48 partidos. Con su valioso aporte, DIM estuvo a punto de disputar las finales. Igual, su fugaz pero productivo paso, quedó en la retina de la tribuna.

Image
Una muralla silenciosa y eficiente
Central

Felipe Baloy tenía 20 años cuando llegó a Colombia desde Panamá persiguiendo el sueño de convertirse en futbolista profesional.

Jugando en Envigado llamó la atención de un Medellín ávido de un central efectivo y laborioso para asumir el reto de Copa Libertadores 2003.

Junto a Luis Amaranto Perea, el canalero de 23 años conformó una zaga de talla internacional que ayudó a mantener las ilusiones del equipo hasta las semifinales de Copa ese año.

Image
Un líder en tiempos convulsos
Exportero y ahora técnico

Aldo Bobadilla llegó proveniente de Boca Juniors un año justo después de hacer parte del equipo campeón de Libertadores.

Estuvo tres años en el elenco antioqueño, siendo el mejor portero del rentado nacional año tras año.

Pero su aporte no se quedó solo bajo los tres palos. En una época de profunda crisis institucional y económica el paraguayo fungió como faro y cohesionó al plantel para salir adelante. En medio de la tribulación ganaron el título de 2009.

Image
El que marcó su propia historia
Delantero

Es raro no explayarse en el texto principal sobre la figura de Germán Cano. Pero es que realmente su legado merece un capítulo aparte.

Cano pulverizó la marca histórica de José Vicente Grecco de 92 goles y hasta ahora registra 121 con la camiseta roja.

Es, probablemente, uno de los mejores cinco extranjeros que han jugado en Colombia en la última década.

Aún le falta ganar un título con el equipo que ama. Esa deuda alimenta su deseo de continuar en el club.

Juan Felipe Zuleta Valencia

Soy periodista porque es la forma que encontré para enseñarle a mi hija que todos los días hay historias que valen la pena escuchar y contar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS