<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

La Yaja cuenta su vida tan “aesthetic” en las redes

Los videos de esta influenciadora paisa son virales. Allí habla, de una manera particular, sobre lo que le ocurre en las fiestas o en la universidad, y también muestra su faceta de librera.

  • El contenido de Yajaira Morelo Londoño es viral en las redes sociales. FOTO Manuel Saldarriaga
    El contenido de Yajaira Morelo Londoño es viral en las redes sociales. FOTO Manuel Saldarriaga
  • Yajaira Morelo Londoño a las afueras de su librería en el municipio de La Estrella. FOTO Manuel Saldarriaga
    Yajaira Morelo Londoño a las afueras de su librería en el municipio de La Estrella. FOTO Manuel Saldarriaga
  • La Yaja con su libro favorito, El Principito. FOTO Manuel Saldarriaga
    La Yaja con su libro favorito, El Principito. FOTO Manuel Saldarriaga
29 de marzo de 2023
bookmark

Hace un mes Yajaira Morelo Londoño tenía 5.000 seguidores en Instagram: hoy tiene casi 30.000. En TikTok se acerca a los 400.000. Su manera de hablar en los videos es tan particular que hasta le sacaron una canción que se llama “La Juli”. Es una guaracha que miles de personas están utilizando en las redes sociales, uno de los sonidos más virales por estos días.

“Estoy tan de una aesthetic, en La Julieta en Bello, ¡¿qué, qué, qué?! Yo, la más pirañuda”, así comienza la canción.

La Yaja tiene 18 años y a los 16 comenzó a vender libros. Los libros que hacían parte de la biblioteca de la casa, los que sus padres, Iván Graciano Morelo y Alba Rocío Londoño, coleccionaron porque ambos son profesores de escuela. Yajaira es hija única.

—Yo soy lo contrario a ellos, son todos inteligentes, de ir a Versalles a tomar tinto. Yo crecí en medio de la cultura, pero me descaché un poquito. A mí siempre me ha gustado vender y aquí en La Estrella se veían muy poco libros y para comprar tocaba ir a La Bastilla en el centro, entonces se me dio por montar una librería virtual por Facebook, lo hice sin tener claro cómo hacer realidad un emprendimiento. Eran ediciones de lujo, originales, porque mi papá es amante a Gabriel García Márquez, en mi casa hay 30 cuadros de este escritor. Fue una travesura con la que inocentemente formé un emprendimiento.

Con los primeros que vendió recogió $150.000, ese fue el capital inicial para vender libros. Y los volvió a comercializar a través de las redes sociales. La sala de la casa se convirtió en una bodega llena de libros. Después, durante un año, los vendió en una mesa en el parque de La Estrella. Actualmente, tiene un local en el centro comercial Venecia de este municipio: se llama Librería Azul. Es la única librería de La Estrella y en promedio al día despacha 20 domicilios. Ya tiene proyectado abrir una sede en el centro de Medellín.

Yajaira Morelo Londoño a las afueras de su librería en el municipio de La Estrella. FOTO Manuel Saldarriaga
Yajaira Morelo Londoño a las afueras de su librería en el municipio de La Estrella. FOTO Manuel Saldarriaga

Un día normal de La Yaja por lo general inicia a las 4:00 de la mañana. Primero va a la librería y después a la universidad donde estudia Tecnología en Atención Prehospitalaria, está en el tercer semestre. En la tarde regresa a la librería para cerrar caja y en la noche, ya en casa, se dedica a grabar los contenidos.

—Yo tengo que estudiar porque aunque con la venta de los libros y las redes sociales me está yendo bien, igual quiero ser profesional. Mi sueño es ser médica. En las redes me gusta que me vean como una amiga, las niñas me piden consejos y yo se los doy. Me gusta aportar y hacer reír, yo a todo le busco el chiste.

***

Es de La Estrella, pero pasó un buen tiempo en Urabá, en Arboletes, de allá es su familia. Lo que más disfruta comer es salchipapas y no le gusta casi maquillarse, pero sí cuidarse el cabello. Su libro favorito es “El Principito”. Y fue deportista: jugó voleibol durante ocho años, su posición era punta u opuesta. “Opuesta en todo en la vida, siempre he sido opuesta”.

Ella misma se graba y edita los videos. En la semana sube más de seis: tres “hablando sin pelos en la lengua”, otro haciendo publicidad y en el resto procura que le aporten algo a su audiencia. Uno de los más recientes es un tutorial para hacer un champú de cebolla que ayuda a crecer el cabello.

@yajamorelo16

El toturial que me habian pedido tanto las amo mucho un cabello sano nos sube mucho el autoestima no nos aplanchemos tanto el cabello mejor lo cuidamos naturalmente 🥹🥰🥰🥰🥰🥰

♬ sonido original - Yaja morelo

De los primeros videos que compartió y se hicieron virales fue uno en el que cuenta la experiencia que le ocurrió con una prima que llegó de Urabá y se le ponía la ropa. “Las niñas me comenzaron a comentar, escribían que les contara más y ahí fue cuando comencé a contar mis anécdotas, lo que hago en un día o cuando me voy de fiesta”.

—¿Ha ido a una fiesta a La Julieta en Bello?

—Claro, fui en enero con mi novio para comprobar lo que tanto hablan de esas fiestas, fue más como un experimento social, pero me enfiesté de toda maneras. Era un gentío impresionante, mera energía, se pasa bueno. Me fui toda elegante, toda aesthetic. A mí me gusta la guaracha por la musiquita, el ritmo. Mi idea no es promocionar estos lugares, yo solo conté mi experiencia, no me imaginé que se volviera viral.

—¿Qué es el estilo aesthetic?

—Es como lo bonito, lo contrario a mañé; si hay mañé, hay aesthetic. No quiero que suene a clasista, pero es lo cool; lo costoso accesible, no lo costoso tan caro, sino lo vintage, como tipo Pinterest. Aquí vienen las clientas vestidas todas cool y yo sí les digo, ¡ay como te ves de aesthetic!. Y me gusta escribirlo mal (asteti).

El término aesthetic lo empezó a a usar después de ver los videos en TikTok donde las famosas muestran cómo hacen “compras aesthetic, hablaban todo pupi”. Entonces La Yaja lo que hizo fue sacarle provecho y ponerle su sello personal, un toque de humor: ahora muestra también sus propios unboxing de la ropa que compra, pero con su particular manera de hablar. “La gente me ve en la calle y me dice Yaja la aesthetic, vamos a comprarle libros a la aesthetic de TikTok”.

La Yaja con su libro favorito, El Principito. FOTO Manuel Saldarriaga
La Yaja con su libro favorito, El Principito. FOTO Manuel Saldarriaga

Dice que en los últimos cuatros meses todo en su vida ha sido “muy raro”: hay gente que le comenta que le admiran la personalidad y cuando la ven en la calle le piden fotos. Se convirtió en una celebridad. Y toda esta avalancha de fama ha sido un choque par ella porque hasta noviembre del año pasado nadie la conocía.

—Al principio mi mamá y mi papá se enojaron por los videos y me pegaron un regaño, porque los niños a los que ellos les dan clases ven el contenido, y a veces yo hablo cochinadas. Yo hasta he contado cómo perdí la virginidad y mi mamá vio eso, ¡ay qué pena!.

Ha sido víctima del hate, de los comentarios negativos, una de las consecuencias que trae la popularidad en el mundo de las redes sociales. Sobre todo, dice, recibe muchos en Twitter. Le critican el cuerpo o la manera de hablar sin saber que algunas palabras que usa las exagera con intención, porque ya hacen parte del personaje que construyó.

Una vez dijo “difinitivamente”, reemplazado la primera e por una i, en un acento paisa, arrastrado, y le llegó una tormenta de críticas. “Me decían que para tener una librería, hablaba muy feo”. Y sí, es que el contenido de La Yaja se basa en el humor, por eso es tan exagerada.

—En las redes se siente mucho la presión, hay días que hay que subir contenido y uno no está bien. Y son muy tóxicas, se encuentra uno con comentarios que le bajan a uno la autoestima y de alguna manera eso influyó en que yo me metiera al gimnasio y quiera bajar de peso. Uno dice que no se deja afectar por eso, pero inconscientemente empieza a retumbar en la cabeza. He llorado.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*