<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Junto a sobrino de Carlos Lehder cayó banda de narcotraficantes
Por Gustavo Ospina Zapata | Publicado el 20 de marzo de 2013

En su tercer día en Medellín, el general José Roberto León Riaño, director General de la Policía, reportó otro importante golpe a las estructuras criminales, con la desarticulación de una organización dedicada al narcotráfico, uno de cuyos integrantes fue identificado como Pablo Lehder Escobar, sobrino del narcotraficante Carlos Lehder Rivas.

El general León Riaño precisó que la banda delincuencial tenía su epicentro en Medellín, desde donde se trazaba un destino de la droga que llegaba a Capurganá, como sitio de acopio, luego se llevaba a Colón de Panamá, de allí a México y finalmente a Estados Unidos.

El cabecilla de la Odín era un hombre identificado como Juan Ricardo Restrepo Arango, alias "Juancho", pero con él cayeron otros cuatro hombres, uno de ellos en Pereira y el mencionado Lehder.

"Lehder es un hombre de unos 30 años de edad, de amplia trayectoria en el mundo criminal y era hombre de confianza de alias 'Juancho', era quien manejaba las finanzas, el flujo de capitales", precisó el alto oficial de la Policía Nacional.
 
Droga cargada en baterías
El modus operandi de la organización consistía en traer la droga a Medellín desde el Valle, y de allí se llevaba a Urabá con destino a Capurganá.

La droga era transportada en equipos sofisticados que simulaban ser baterías o generadores de energía, con capacidad para almacenar de 30 a 50 kilos y construidos para evadir los controles de escáner y perros antinarcóticos.

"Fueron tres años de investigaciones adelantadas por la Dijín en coordinación con la Fiscalía General de la Nación", dijo León Riaño y precisó que está en contacto con las autoridades de Estados Unidos para establecer si hay orden de extradición en contra de los capturados.

En Colombia, tienen requerimientos de la Fiscalía por fabricación y tráfico de estupefacientes y por concierto para delinquir. Se calcula que la organización logró enviar toneladas de narcóticos a Estados Unidos y su nexo con la "Oficina" consistía en pagar la seguridad para que le diera protección a los envíos de droga durante la ruta.