<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Colombianos son mayoría entre extranjeros del Ejército español
  • Colombianos son mayoría entre extranjeros del Ejército español | España tiene actualmente tropas del Ejército de TIerra desplegadas en paises de Oriente Medio como Líbano y Afganistán. FOTO CORTESÍA | Los dos soldados colombianos en España aseguran que aún no se ven afectados por la crisis económica en ese país. FOTO CORTESÍA
    Colombianos son mayoría entre extranjeros del Ejército español | España tiene actualmente tropas del Ejército de TIerra desplegadas en paises de Oriente Medio como Líbano y Afganistán. FOTO CORTESÍA | Los dos soldados colombianos en España aseguran que aún no se ven afectados por la crisis económica en ese país. FOTO CORTESÍA
Por RICARDO MONSALVE. Colaboración especial desde España. | Publicado el 07 de julio de 2012

Los colombianos juegan un rol fundamental en las aventuras bélicas que en tierras extranjeras adelantan las Fuerzas Armadas de España, cuyo Ejército de Tierra cuenta con 1.251 soldados provenientes de Colombia, cerca del 50,73 por ciento de la fuerza extranjera que sirve en él.

Son 1.092 hombres y 159 mujeres que, en medio de la fuerte crisis económica que aprieta al país ibérico, encontraron en las armas y el servicio al Estado la forma de asegurarse el sustento en guerras ajenas, en Medio Oriente y el Cuerno de África, que han costado la vida a muchos de sus compatriotas.

Pero, aunque es consciente de los riesgos, para la dama Legionaria Paracaidista, Stephani Suárez Escobar, la estadía en el Ejército de Tierra español le ha significado cinco años "de aventura", desde que llegó de Cali.

El tiempo que lleva en el país ibérico no le ha quitado ese acento típico del Valle del Cauca, aunque confiesa que aún le cuesta hacerse entender cuando habla con sus superiores.

"Llevo 5 años con mi jefe y aún tengo problemas cuando le hablo, pues me expreso muy rápido y no me entiende. Me toca explicarle paso por paso pues, a veces, las frases no tienen el mismo significado aquí que en Colombia", explicó.

El destino le puso a Stephani dos grandes retos que cambiaron el rumbo de su vida. Uno de ellos se llama Yorlan, su niño de menos de dos años que se lleva todos los mimos que puede entregarle su madre en medio de un trabajo tan exigente.

Ella, sin embargo, no lo descuida. "Aquí me ayudan mucho. En la Brigada tenemos una guardería donde se mantiene el niño y allí no le falta nada mientras yo estoy por fuera, en servicio".

España tiene actualmente tropas desplegadas en Líbano y Afganistán. Éste último país representó el otro reto para Stephani, tras ser destinada en 2010 a su capital, Kabul, como parte de la sección de sanidad.

Allí vivió todo tipo de experiencias, algunas negativas y otras que le generaron gratos recuerdos.

"Lo que viví en Afganistán fue muy diferente a lo que le tocó a los fusileros, para quienes fue duro. Yo pude ayudar a muchos niños que iban en su mayoría quemados por jugar con bidones de gasolina", recordó la soldado.

"España me acogió"
Esas fueron las palabras del caballero legionario paracaidista, Julio César Rendón Berrío, cuando se le preguntó si vale la pena dar la vida por un país en donde no nació.

Sin embargo, el corazón de este joven, nacido en Medellín hace 27 años, estuvo primero con el Ejército colombiano, al que no pudo ingresar cuando se presentó. Un rechazo que no se repitió en el Ejército español, con el que estuvo ya en dos conflictos: Líbano y Afganistán.

En Líbano, a donde fue en 2007, un ataque a un convoy mató 6 soldados. Tres de ellos eran colombianos, entre ellos John Edison Posada , su amigo entrañable.

Su segunda experiencia bélica la tuvo en Afganistán, en 2010. "Estuve allí cinco meses, prestando vigilancia en los puestos de avanzada. Aunque tuve miedo conservé la fuerza, gracias al apoyo de mis compañeros".

Tanto Stephani como Julio dicen que su futuro está en el Ejército español, aunque los efectivos extranjeros sólo pueden permanecer en él seis años, o nueve si están tramitando la nacionalidad.