<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Con cartas abiertas, Eln y Gobierno se reúnen en Cuba
  • Pablo Beltrán lleva la vocería del Eln en Cuba. Ha dicho que el grupo armado está interesado en dejar el secuestro como actividad de financiamiento.
    Pablo Beltrán lleva la vocería del Eln en Cuba. Ha dicho que el grupo armado está interesado en dejar el secuestro como actividad de financiamiento.
  • Un antecedente: liberación de veedores de OEA
    Un antecedente: liberación de veedores de OEA
  • La voz del Gobierno es la del alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, para quien la ubicación de combatientes es indispensable.
    La voz del Gobierno es la del alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, para quien la ubicación de combatientes es indispensable.

  • Para expertos obstáculos son fuertes, pero no insalvables y dan posibles soluciones.
  • Al grupo insurgente no le suena mucho reunir su tropa en zonas de ubicación.
  • Uribe exige firma del acuerdo base y liberación inmediata de secuestrados.
Por
Rafael Quintero Cerón

Ubicación es la palabra que divide al Gobierno y al Eln para lograr, de una vez por todas, la firma de un acuerdo que permita no solo el cese el fuego por seis meses sino la liberación de los secuestrados.

Para el presidente Álvaro Uribe Vélez es fundamental tener a la guerrilla identificada en puntos clave. Para la subversión, eso significaría un peligro de seguridad.

El pasado 14 de agosto, el alto comisionado para la paz, Luis Carlos Restrepo, les presentó en la Casa de Nariño al presidente Uribe y a los demás miembros del Consejo Nacional de Paz un balance detallado de las conversaciones con ese grupo armado ilegal, desde su inicio el 16 de diciembre de 2005 hasta la actualidad.

Allí, expuso no sólo lo que se ha obtenido, sino también lo que viene y algunos de los problemas con los que se encontrarán las partes a partir de mañana, cuando comience un octavo intento por consolidar un proceso.

Luego de esa reunión, quedó claro que el tema de la ubicación es el escollo más grande desde el cual se desprenden otros, que si bien podrían tener mayor posibilidad de acuerdo, son muy delicados.

Restrepo, en uno de los apartes de su presentación en Power Point de casi 40 diapositivas, incluyó un capítulo dedicado al "Estado del proceso", donde se consignan algunos de esos "nudos".

Uno es, obviamente, la ubicación, pues la principal razón de la guerrilla para negarse es que por ser un cese de hostilidades temporal de seis meses, "no pueden arriesgar su acumulado militar", dice la presentación, que más adelante añade: "el Eln se mantendría en sus 'territorios habituales' y la fuerza pública 'en los suyos'".

Libertad
Otro punto controvertido a discutir sería el de los secuestros. El Eln, si bien acepta que suspendería esa práctica ilegal, plantea la posibilidad de hacerlo "temporalmente".

Más exactamente, durante los seis meses que duraría el cese el fuego y solo se comprometería a detener los que tengan carácter "económico".

Otro de los puntos delicados que deberán comenzar a aclararse en esta nueva cita en la isla es que la guerrilla, según el documento del Comisionado, no incluiría a sus estructuras urbanas en el cese.

Igualmente, si bien no lanzarían ataques, mantendrían su estructura armada. "Mantienen su política de seguridad y defensa. Sólo suspenden 'acciones ofensivas' contra la fuerza pública. No se comprometen a suspender otras actividades ilegales (como adoctrinamiento de comunidades o financiación)".

Además, la fuerza pública, para cumplir el eventual cese el fuego, deberá basarse solo en la información que posee en inteligencia "sin entrar en más detalles", como identificación de los miembros de la subversión.

El documento revela que otra de las propuestas del Eln es que durante el cese de hostilidades no suspendería el reclutamiento y propone que quienes lleguen a sus filas durante el período de suspensión de hostilidades, se dediquen a "labores de paz".

De lograr el acuerdo para detener las partes, la guerrilla exigiría, como contraprestación, que el Gobierno les retire el calificativo de terroristas, además de "organizar una gira de la mesa por Europa y Estados Unidos, convocar a un referendo y comprometerse a modificar la agenda legislativa para la paz".

Hoja de ruta del Gobierno
Por eso, en esa reunión de Palacio, el Presidente, el Alto Comisionado y la Comisión Nacional de Paz marcaron una especie de "hoja de ruta" que se llevará a la mesa de negociaciones a partir de mañana.

Básicamente, son cuatro puntos con los que se espera destrabar el proceso y lograr resultados concretos en busca de una negociación formal.

El Gobierno propone, primero, que se firme de inmediato el llamado "acuerdo base", que es un documento de seis páginas donde básicamente se compromete a las partes a cesar hostilidades e iniciar los preparativos de la Convención Nacional, donde se discutirían problemas como el desplazamiento, la seguridad para líderes sociales y sindicales, desaparecidos y desarrollo de la paz.

Luego de firmado, el Eln deberá iniciar el proceso de liberación de los secuestrados y comprometerse a no volver a secuestrar. En ese momento, el Gobierno pondría en marcha durante dos meses máximo la Mesa de Diálogo, donde se discutiría si hay ubicación y cómo se verificaría.

Luego de eso, se iniciaría una discusión pública con el Consejo Nacional de Paz, del que hacen parte el Gobierno, gremios, congresistas y líderes sociales, para tratar los temas sociales ya mencionados.

Y para superar el escollo, el Gobierno reveló su propuesta: el Presidente de la República le propuso al Eln ya no una concentración en un solo lugar, sino en diferentes partes del país, bajo el estricto manto de la confidencialidad.

Y de garantizar eso se encargaría una comisión internacional que verificaría las identidades de los combatientes y, como dijo el presidente Álvaro Uribe Vélez, nadie, excepto la guerrilla y la comisión, sabrían la identidad y la ubicación.

La noche del viernes, durante una visita a Quimbaya (Quindío), el presidente Uribe volvió a insistir en el tema de la concentración de las tropas.

"¿Si no se ubican y hay delitos en esas zonas, qué hace la fuerza pública? ¿Persigue esos delitos o no los persigue? ¿Cómo se va a saber inicialmente si lo cometió el Eln o uno de sus aliados u otro de los que comparten esos territorios para delinquir?".

En entrevista con EL COLOMBIANO, el comisionado Restrepo explicó más motivos para exigir la concentración de los combatientes.

"En el caso colombiano tenemos otros actores armados, algunos de ellos enfrentados con el Eln, como es el caso de las Farc. Y otros confundidos con Eln en algunas zonas, como el caso del narcotráfico. Sin una identificación y una ubicación precisa es altamente riesgoso el manejo del cese el fuego y hostilidades".

De no fructificar la idea de la zona de ubicación en el país, idea, el Presidente dejó en claro que existe un plan B: ubicar a los guerrilleros, rasos y comandantes, en un punto en el exterior, con la mismas garantías de confidencialidad que tendrían en Colombia.

Sin embargo, aún no se ha definido cuál sería el país destino.

Aún es una incógnita si el Eln aceptará esa idea, porque su negativa a concentrarse e identificar a sus integrantes es absoluta.

Lo cierto es que su vocero en Cuba, Israel Ramírez Cepeda, más conocido como Pablo Beltrán, ha manifestado que están dispuestos a hablar de cese el fuego y suspensión de secuestros. Eso sí, siempre dejando claro que el camino es tortuoso y delicado.

Un antecedente: liberación de veedores de OEA
Gobierno y Eln han pactado antes cese el fuego temporales para la liberación de secuestrados. Un caso, el ocurrido para las elecciones de 1997, cuando fueron secuestrados cerca de San Carlos dos observadores internacionales de la OEA y un funcionario de la Gobernación de Antioquia.

?Se estableció un protocolo especial,  No fue un acuerdo escrito, todo se hizo a través de comunicaciones por radio teléfono y celular. Se hizo un pacto especial por medio del cual se paralizaban las partes contendientes,
se ponían unas coordenadas, se daban un tiempo de cese el fuego entre Estado y guerrilla que duraba 24 horas después de la entrega de los secuestrados a la Comisión Facilitadora de Paz en el corregimiento Santa Ana (San Francisco)?, recordó Jaime Jaramillo Panesso, quien como miembro de esa Comisión participó de ese acto. La Comisión documentó el caso  con el nombre de metodología Santa Ana. GMV