HISTÓRICO
Puente de Reyes sin paseo de olla
Clara Isabel Vélez Rincón | Publicado el 07 de enero de 2010
Como zona de desastre por los incendios forestales fueron declarados por el Gobierno los departamentos de Antioquia, Boyacá, Cundinamarca, Meta, Norte de Santander, Valle del Cauca, Casanare, Guainía, Quindío, Nariño y Risaralda.

La viceministra de Ambiente, Claudia Mora advirtió que los tradicionales paseos de olla del puente de Reyes no podrán realizarse. Quedaron prohibidos para evitar fuegos accidentales.

Además, en ninguna población del país se podrá utilizar pólvora así sea manipulada por expertos.

Tampoco se podrán utilicen globos, porque en algunas regiones, como en Antioquia, han sido los causantes de incendios. En el departamento, se han reportado 60 emergencias.

Pero esto no es todo. Los tradicionales paseos de olla del día de Reyes tendrán que esperar para el otro año o cambiarse por otra actividad, porque este año quedaron prohibidos para evitar fuegos accidentales.

Como medida preventiva se ordenó que durante el fin de semana estén cerrados los parques naturales de Macuira, Sierra Nevada de Santa Marta, Chingaza, Sumapaz, Pisba, Hermosas, Farallones, Puracé y Tuparro.

En los parques Tayrona, en Santa Marta, y de los Nevados, en Manizales, se tendrán medidas especiales de protección.

¿Qué implica la declaratoria?
Aunque esta no es la primera vez que el país está en emergencia por los incendios forestales, la sequía ocasionada por el fenómeno del Niño hace que la situación sea diferente.

Voceros de la Oficina de Atención y Prevención de Desastres del Ministerio del Interior, explicaron que la declaración de zona de desastre permite al Ejecutivo solicitar ayuda a otros países para enfrentar la situación.

Esta petición será coordinada por la Cancillería que podrá solicitar a gobiernos extranjeros equipos, aeronaves, químicos y demás elementos necesarios para la extinción de los incendios, como el químico retardante que comienza a escasear en el país.

El primero en brindar ayuda será Estados Unidos que prestará tres aviones para extinguir incendios, según el anuncio del presidente Álvaro Uribe.

"Son algo así como un carro de bomberos porque se cargan ellos mismos en 27 minutos y no necesitan el Bambi Bucket que utilizan los helicópteros para almacenar el agua. Además, descargan el agua en 5 minutos con suficiente presión como para apagar los incendios", explicó un vocero de la Oficina de Atención y Prevención de Desastres.

La otra puerta que se abre es la de la contratación directa para la compra de material utilizado para atender la emergencia, para lo cual el Ministerio del Interior asignó 2.000 millones de pesos.

De ellos 1.600 millones serán entregados a la Fuerza Aérea Colombiana para comprar tres Bambi Bucke t, sistemas de inyección de espuma y un vehículo de bomberos, entre otros.

La otra estrategia contra la ola de incendios es el pago de recompensas de hasta 20 millones de pesos, anunciada por el Ministerio de Defensa, por información que permita la captura de los pirómanos. Esto, porque en cerca del 98 por ciento de los casos, los incendios no son accidentales.