<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
EL FIN DE LOS ESPERMATOZOIDES
  • EL FIN DE LOS ESPERMATOZOIDES |
    EL FIN DE LOS ESPERMATOZOIDES |
Por RAMIRO VELÁSQUEZ GÓMEZ | Publicado el 27 de diciembre de 2012

Se acaba 2012 y con él parece que se terminan nuestros espermatozoides y quizás ese sea el destino final de la humanidad, la no fertilidad antes que asteroides, tsunamis y no sé qué más.

Bueno, es un poco exagerado pero la inquietud volvió a plantearse este diciembre. ¿Qué tal que los hijos hubiera que hacerlos de otra manera, vía quirúrgica, y no en la agradable forma (para muchos, no para todos) como se han producido hasta hoy?

Un extenso estudio francés del equipo de Joëlle Le Moal publicado en Human Reproduction reportó una estrepitosa caída en el conteo de espermatozoides, de 73,6 millones por milímetro a 49,9 entre 1989 y 2005, aunque el nivel aún está lejos de caer en la categoría de infertilidad.

Estudios previos han arrojado resultados contradictorios, por lo cual no todos los investigadores están de acuerdo en que exista un descenso general en la población.

En Suecia, por ejemplo, un estudio en 2011 de J. Axelsson y colegas publicado en la misma revista no halló evidencias de una disminución.

Hace 20 años, un estudio danés presentado en el British Medical Journal habló de un 50 por ciento de disminución a nivel global en el conteo de espermatozoides.

Hay de todo. Eso sí, se sabe que factores ambientales y de estilo de vida inciden en la fertilidad, desde el cigarrillo hasta el alcohol y la dieta, pasando por la abstinencia y los cambios estacionales. Hay varios químicos, comunes en nuestros hogares y artículos, que afectan también.

Puede que los nuevos datos estén lejos del punto crítico, pero pareciera que con el desarrollo tecnológico que viene del siglo pasado sí se estuvieran creando problemas a la fertilidad.

En el norte de Europa 1 de cada 5 hombres jóvenes tienen bajos niveles de espermatozoides.

Si a todo esto se suma que la mujer está retrasando la edad reproductiva hasta los 30-35 años, cuando su fertilidad puede descender hasta un 50 por ciento, preocupa a estudiosos del tema.

Faltan más investigaciones globales para tener datos completos e incontrovertibles, pero el asunto inquieta porque así nunca se deje de procrear, qué pereza hacer una larga fila de hombres silbando y mirando para el techo en una clínica de fertilidad a la espera de una ayudita extra.

Maullido: Feliz año para todos. La esperanza es que 2013 sea un buen año para mucha más gente y eso depende de cada uno de nosotros.