<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
EL REBUSQUE PARA EL PAN DE CADA DÍA
Por JORGE ACEVEDO GIRALDO | Publicado el 18 de mayo de 2013
Si nos atenemos a las mismas cifras oficiales del Dane sobre empleo en Colombia, lo que sí está aumentando son las labores de informales, o sea el "rebusque".

Este panorama laboral obedece a que para muchas personas el trabajo informal o "rebusque" es producto de la necesidad, y algo de ingenio, pues en sus hogares podrá faltar un trabajo decente, digno y bien remunerado, pero nunca "el pan de cada día".

Las principales ciudades colombianas están cada día más invadidas de vendedores de minutos a celular, vendedores ambulantes o estacionarios, vendedores y vendedoras de los productos de catálogo, loteros, taxistas, lustrabotas, mototaxistas, ciclotaxistas y recicladores.

Además, en los terminales aéreos y de transporte terrestre existe un buen número de maleteros, revoladores y limosneros; en los semáforos y vías se instalan vendedores, y como si lo anterior fuera poco, ahora existe todo un batallón de personas que se dedican a las actividades de calibradores de rutas del transporte urbano.

Esto tendrá que cambiar, pues el desempleo es uno de los más graves problemas colombianos y lo peor es que genera otros.