<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
E.U. apoyó operación Camaleón
Colprensa | Publicado el 17 de junio de 2010

El embajador de los Estados Unidos en Colombia, William Brownfield, calificó la operación Camaleón como "magnífica y sensacional" y dijo sentirse satisfecho por el apoyo que su gobierno suministró a esta acción militar.

"Nosotros pudimos brindar un mínimo de apoyo en inteligencia a la operación, pero la verdad es que así como ocurrió hace dos años con la Operación Jaque, Camaleón fue un concepto colombiano, un plan colombiano, gracias al cual cuatro familias colombianas ya tienen a sus padres, esposos, hermanos, hijos en casa otra vez", afirmó el diplomático

El Embajador explicó que esta colaboración no es diferente al acuerdo de cooperación entre E.U. y Colombia que se viene adelantando desde hace más de 10 años y afirmó que los policías y militares que participaron en la Operación Camaleón son unos héroes.

Brownfield hizo un llamado a las Farc para que "liberen a los secuestrados porque el secuestro es repulsivo y repugnante y rechazado en todo el mundo civilizado".

Críticas a informe de ONU
De otro lado, el embajador de E.U. afirmó que su gobierno no está de acuerdo con el informe de la Relatora Especial de la ONU sobre la independencia de la rama judicial.

"Respetamos enormemente la opinión de la relatora de la ONU, Gabriela Knaul de Alburqueque, y sus conclusiones, pero lamentamos que  no consultó con el gobierno norteamericano antes de finalizar su informe", aseveró.

El informe se refiere a que los paramilitares extraditados a E.U. no han podido colaborar con el proceso de Justicia y Paz debido a su extradición.

Brownfield dijo que "si ella hubiera consultado con nosotros, le hubiéramos dicho que en los últimos dos años hubo más de 100 entrevistas y versiones libres con esos quince extraditados".

En un aparte del informe de la ONU se señala que "la extradición a dicho país (Estados Unidos) ha impedido la comparecencia física de estas personas ante los jueces colombianos, para informar sobre los crímenes de lesa humanidad y las violaciones a los derechos humanos que cometieron, así como sobre sus relaciones con políticos colombianos, principalmente congresistas y funcionarios".