<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
GAZA BAJO ATAQUE
  • GAZA BAJO ATAQUE |
    GAZA BAJO ATAQUE |
Por NOAM CHOMSKY | Publicado el 03 de diciembre de 2012

Un anciano en Gaza sostenía una pancarta que decía: "Me quitan mi agua, queman mis olivos, destruyen mi casa, me quitan mi empleo, roban mis tierras, encarcelan a mi padre, matan a mi madre, bombardean mi país, nos matan de hambre, nos humillan, pero yo tengo la culpa: Disparo un cohete en respuesta".

El mensaje del anciano ofrece el contexto adecuado para el más reciente episodio en el feroz castigo a Gaza. Los crímenes se remontan a 1948, cuando cientos de miles de palestinos huyeron de sus casas aterrorizados o fueron expulsados a Gaza por las conquistadoras fuerzas israelíes, que continuaron llevando palestinos en camiones a la frontera durante años tras el cese el fuego oficial.

El castigo adoptó nuevas formas cuando Israel conquistó Gaza en 1967. Las expulsiones desde Gaza fueron llevadas a cabo bajo las órdenes directas del general Yeshayahu Gavish, comandante del Comando Sur de las Fuerzas de Defensa de Israel. Las expulsiones desde Cisjordania fueron mucho más extremas, e Israel recurrió a medios tortuosos para evitar el regreso de los expulsados, en violación directa de las órdenes del Consejo de Seguridad de la ONU.

Las razones quedaron en claro en discusiones internas inmediatamente después de la guerra. Golda Meir, posteriormente primera ministra, informó a sus colegas del Partido Laborista que Israel conservaría la Franja de Gaza mientras "se libre de sus árabes". El ministro de Defensa Moshe Dayan y otros estuvieron de acuerdo.

El Primer Ministro Levi Eshkol explicó que a los expulsados no se les podía permitir regresar porque "no podemos aumentar la población árabe en Israel", refiriéndose a los territorios recién ocupados, ya considerados parte de Israel.

De acuerdo con esta concepción, todos los mapas de Israel fueron cambiados, eliminando la Línea Verde (las fronteras reconocidas internacionalmente); aunque la publicación de los mapas fue retrasada para permitir que Abba Eban, embajador israelí ante la ONU, consiguiera lo que él llamó un "estancamiento favorable" en la Asamblea General ocultando las intenciones de Israel.

El actual aumento de la violencia estadounidense-israelí data de enero de 2006, cuando los palestinos votaron "de la manera equivocada" en la primera elección libre en el mundo árabe.

Israel y Estados Unidos reaccionaron a la vez con un duro castigo contra los facinerosos, y con preparativos para un golpe militar que derrocara al gobierno electo, el procedimiento de rutina. El castigo se intensificó radicalmente en 2007, cuando el intento de golpe fue sofocado y el electo gobierno de Hamas estableció control pleno sobre Gaza.

Una breve tregua en 2008 fue cumplida por Hamas hasta que Israel la rompió en noviembre. Ignorando ofertas de tregua adicionales, Israel lanzó la cruenta operación Plomo Fundido en diciembre.

Así han seguido las cosas, mientras Estados Unidos e Israel continúan rechazando los llamados de Hamas a una tregua a largo plazo y un acuerdo político para una solución de dos Estados en concordancia con el consenso internacional que Estados Unidos ha bloqueado desde 1976, cuando vetó una resolución del Consejo de Seguridad a ese respecto, presentada por los principales Estados árabes.

Esta semana, Washington dedicó todos los esfuerzos posibles a bloquear una iniciativa palestina para mejorar su estatus en la ONU pero fracasó, en virtual aislamiento internacional como es común. Las razones fueron reveladoras: Palestina podría acercarse al Tribunal Penal Internacional para denunciar los crímenes de Israel respaldados por Estados Unidos.

Un elemento de la tortura incesante de Gaza es la "zona de amortiguamiento" de Israel dentro de Gaza, por la cual los palestinos tienen prohibido ingresar a casi la mitad de las limitadas tierras árables de Gaza.

De enero de 2012 al lanzamiento del más reciente ataque asesino de Israel el 14 de noviembre, la Operación Pilar de Defensa, un israelí murió por disparos desde Gaza mientras que 78 palestinos murieron por los disparos israelíes.

La historia completa es naturalmente más compleja, y más fea. El primer acto de la Operación Pilar de Defensa fue asesinar a Ahmed Jabar i.

Aluf Benn, editor del periódico Haaretz, lo describe como el "subcontratista" y el "guardia fronterizo" de Israel en Gaza, quien aplicó una relativa calma ahí durante más de cinco años.

El pretexto para el asesinato fue que durante estos cinco años Jabari había estado creando una fuerza militar de Hamas, con misiles procedentes de Irán. Una razón más creíble fue ofrecida por el activista de la paz israelí Gershon Baskin, quien había estado involucrado en negociaciones directas con Jabari durante años, incluyendo planes para la eventual liberación del soldado israelí capturado Gilad Shalit.

Baskin reporta que horas antes de que fuera asesinado, Jabari "recibió el borrador de un acuerdo de tregua permanente con Israel, que incluía mecanismos para mantener el cese el fuego en caso de un altercado entre Israel y las facciones en la Franja de Gaza".

Por eso lo mataron.