<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Al amanecer de miércoles habrá espectacular lluvia de estrellas
Ramiro Velásquez Gómez | Publicado el 03 de enero de 2012

Este miércoles al amanecer es día de lluvia de estrellas: las Cuadrántidas, una poco difundida, precisa y muy especial lluvia.

Esta vez, las noticias son muy alentadoras para los observadores colombianos. Esta lluvia dura por lo general unas pocas horas, pero el pico máximo será hacia las 7 u 8 Tiempo Universal Coordinado, o sea las 2 o 3 del amanecer acá.

Estos meteoros son observados, dado su origen, en el Hemisferio Norte, en el que está la mayor parte del país.

Aunque las lluvias de meteoros deben su nombre a la constelación de la cual parecen venir, no existe una constelación Cuadrántida. El nombre se origina en Quadrans Muralis, creada por el francés JeromeLalande en 1795, representando un antiguo instrumento astronómico. Se sitúa entre las constelaciones de El Boyero y el Dragón.

Pero cuando la Unión Astronómica Internacional estableció la lista oficial de 88 constelaciones en los años 30, Quadrans Muralis no fue tenida en cuenta.

La lluvia de meteoros de este origen fue vista por primera vez en 1825.

El punto de donde parecen venir estos meteoros está un poco más al norte de El Boyero (Bootes), hacia el nordeste celeste.

Si bien casi todas las lluvias de meteoros están asociadas a cometas, es decir, son producto del rastro dejado por un cometa en su visita al Sistema Solar Interior, rastro que la Tierra encuentra a su paso y se produce la lluvia, que en verdad son minúsculos granos de material que al entrar en la atmósfera se encienden y se pueden ver.

Esta lluvia fue vinculada en 2003 al asteroide 2003 EH1, siendo junto con las Gemínidas las únicas no asociadas con cometas. 

Para algunos, se trata es del cometa C/1490 Y1 observado por astrónomos chinos, japoneses y coreanos hace 500 años.

Se espera que la tasa de observación mañana miércoles al amanecer sea de unos 40 meteoros por hora.

Los meteoros ingresarán a la Tierra con una velocidad de unos 400 kilómetros por segundo y se vaporizarán unos 50 kilómetros sobre la superficie terrestre.

Para su observación no se requiere ayuda óptica. Solo siéntese en una buena silla o acuéstese sobre una manta, eso sí bien protegido del frío y en un lugar muy oscuro, mire hacia el norte y ¡disfrute!