<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Medellín vista con ojos internacionales
Eva Weber Güskar | Publicado el 08 de febrero de 2010
Una multitud en la estación del bus. Los lugares están llenos de gente. Gritando y gritando. ¿Qué pasa? me pregunto, ya que los viajeros en América del Sur estamos siempre alertas, sobre todo si somos nuevos en Colombia.

"Concierto", gritó uno de los integrantes de un grupo musical de color negro, el cual estaba sentado en un autobús proveniente de Cartagena, quien colgó la caja de su trompeta en la espalda.

En el centro profundo de la terminal de buses se encontraba una banda de colombianos, la cual era ovacionada en ese momento por un público festivo.

Caras sonrientes, los cuerpos en movimiento y esto para los extranjeros se convierte en personas amistosas ofreciendo información.

La reputación antes mencionada se confirma claramente: en Medellín, se dice que se encuentran las personas más cálidas del mundo. Y en Medellín te gusta la danza y la música.

Hasta hace pocos años, la ciudad todavía estaba triste: la mafia de las drogas con su capo, Pablo Escobar, había convertido a Medellín hasta la década de 1980, en la capital mundial del tráfico de cocaína, trayendo todos los efectos secundarios ya conocidos. Las estadísticas en esa época mostraron que en esta ciudad la tasa de homicidios era la más alta del mundo.

Una de las más seguras
Ahora Medellín es una de las ciudades más seguras del país, comparable con las principales ciudades de los Estados Unidos.

Escobar ya está colgado en el museo: un hombre con pantalones oscuros y su camisa de color blanco abierta; con una mano delante de él a la defensiva y la otra se mantiene cerrada con una pistola en la cabeza sobre los techos de teja. Es la pintura sobre este personaje de la ciudad, retratada en óleo por Fernando Botero, uno de los artistas de renombre internacional procedente de Medellín.

El gran cambio trajo otro hijo famoso de la ciudad: Álvaro Uribe, actual Presidente de Colombia.

En este caso todos están de acuerdo aquí, desde los conductores de autobús, pasando por el hotelero y terminando con el pastor. De hecho, especialmente durante los años de su mandato, la situación en Medellín ha cambiado tanto que uno se puede movilizar en gran parte de la ciudad sin ningún problema.

Eterna primavera
Medellín es la ciudad de la eterna primavera, una primavera cálida de 23 grados, que deja cada día una pequeña lluvia apropiada para limpiar el aire. Una isla de clima, llena de felicidad en Colombia, que se mueve entre los extremos de calor húmedo en la costa y el frío glacial en los Andes.

El lugar de las esculturas que se encuentra en frente del museo, está ocupado por las enormes figuras de bronce, acompañadas por los vendedores de café de la Plaza Botero que empujan sus carros alrededor.

Carros que también se ven llenos con termos, caramelos o mangos cortados en vasos de plástico. Ellos se mantienen en esta plaza, entre las figuras de arte, los árboles con hojas verdes y muy cerca de la cafetería del museo donde el café cuesta cerca de diez veces más que el que ellos venden.