<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Policía se mueve en El Poblado
Gustavo Ospina Zapata | Publicado el 25 de junio de 2008
Que los delincuentes acechan a El Poblado, no hay duda. Una población fija de 120 mil personas y flotante de 300.000, la mayoría de estrato cinco y seis, siempre es una tentación para los amigos de lo ajeno.

Las estadísticas dicen que en lo que va corrido de este año se han presentado 17 robos a apartamentos, contra diez casos ocurridos en el mismo periodo del año pasado, lo que indica un incremento en siete casos.

Pero las frías cifras de los asaltos no deben opacar la acción positiva que ha logrado la Policía Metropolitana, la desarrollada por la Estación Poblado, al mando del coronel Luis Fernando Peralta Lizcano, quien este año ha logrado desmantelar tres sofisticadas bandas.

El oficial precisa que un factor que influye en algunos casos de robos a apartamentos es que los delincuentes han sofisticado sus métodos de robo y en algunos casos lo hacen sin siquiera ingresar a las residencias.

"Hemos logrado la captura de dos bandas en flagrancia, a punto de inteligencia, de trabajar unidos con la comunidad, con las empresas de vigilancia y con las administradoras de las unidades", manifestó el coronel Peralta.

Destacó tres casos de combos dedicados a este delito que han caído en las garras de la autoridad y han podido ser judicializados con pruebas concretas ante la Fiscalía.

El primero ocurrió el 7 de enero de 2007, cuando fueron aprehendidos dos hombres de 26 y 22 años, el primero oriundo de Zarzal (Valle), y el segundo de Cúcuta, capturados cuando cometían un asalto a una residencia del barrio San Lucas. A estos sujetos se les incautaron dos revólveres calibre 32 y se les decomisó lo robado: joyas, dólares, un reloj y dinero en efectivo, todo por un valor de 280 millones de pesos.

El segundo ocurrió el 19 de abril, fecha cuando fueron aprehendidos dos hombres y dos mujeres en momentos en que amenazaban con un revólver a la propietaria de un apartamento en la Unidad Residencial La Campiña. A estas personas, conocidas como la banda de Los Rolos, les fue incautado un revólver, recuperado un vehículo que habían hurtado, e inmovilizados otros dos utilizados para el pretendido asalto. El positivo incluyó la recuperación de 120 millones de pesos que habían robado.

Y siete días después, desmantelaron una banda integrada por seis delincuentes, a la cual le inmovilizaron un vehículo y lograron la recuperación de los elementos hurtados en una residencia.

Más solidaridad
Para el oficial que tiene a su cargo la seguridad de esta zona de Medellín, dos factores influyen en que algunos asaltantes logren su cometido: la ingenuidad y la falta de solidaridad de muchos residentes.

"La gente cree que el delincuente es malacaroso, pero eso ha cambiado, está bien vestido y va a cocteles en los hoteles, son personas bien vestidas, mujeres bonitas y operan con inteligencia".

La gente cae en engaños como el del delincuente que llama a la casa del ciudadano y se identifica como de la Fiscalía anunciándole a la empleada que ha sido detenido el señor y se producirá un allanamiento. Luego llama un supuesto abogado que le dice a la empleada "que saque todo lo de valor, para que no se vaya a perder". Quien responde, sea la esposa o la empleada, comen cuento y cuando van a verificar no pueden llamar porque le han bloqueado el teléfono y también el del supuesto detenido, a quien han llamado antes identificándose como técnicos de una compañía celular y le piden apagarlo una hora por daño en la red.

A veces, hay poca colaboración con la Policía.

"Hacemos prevención, reunimos la comunidad, los vigilantes, los frentes se seguridad local, las escuelas de seguridad ciudadana y los resultados se ven", afirma el mayor Jaime Guío, gerente de la Meta de Hurto a residencias del área metropolitana.

Alfonso Páramo, de la Policía Comunitaria, dice que hay programas para que la población tome conciencia de sistemas apropiados de seguridad.