<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
¿Se rompió el pacto del fusil en Medellín?
Stephen Arboleda L. | Publicado el 14 de mayo de 2014

La comuna 8 estaba tranquila. Tanto, que se notaba la ausencia de Policía en las esquinas de La Sierra, en Villa Liliam y en los Barrios de Jesús. El martes, todo parecía normal.

El lunes en la noche las alarmas se prendieron. Hace casi un año que las balaceras dejaron de tronar en las noches en estos barrios, sin embargo, ese día lo que sonó alcanzó a preocupar a muchos.

“La balacera fue más arriba”, advierte una señora en Caicedo. En ese “más arriba”, unos jóvenes dicen que no hubo disparos, que les dijeron que era pólvora.

El secretario (e) de Seguridad de Medellín, Arnulfo Serna, advierte que se tuvo un reporte de unos disparos en ese sector.

“Oficialmente tenemos el reporte de que se registraron unos disparos después de las 9:00 de la noche, no hay una información precisa de que se trate de enfrentamientos”, advierte Serna.

El director de la Corporación para la Paz y el Desarrollo Social (Corpades), Fernando Quijano dio la alerta, habló de disparos por 40 minutos entre facciones de ‘Urabeños’ y ‘la Oficina’. 

El general José Ángel Mendoza dice lo contrario.

“Seguramente tendría que haberme enterado. Los dos puntos están muy cerca a la estación de Policía de Buenos Aires. No entró al 123 ninguna llamada que hablara de disparos. Son temas que no corresponden a la realidad. Tengo entendido que hubo dos minutos de pólvora”, dice Mendoza.

¿Un pacto roto?
Una balacera nuevamente en la comuna 8 significa que algo más allá de lo evidente pasa en la ciudad, que el llamado ‘pacto del fusil’, negado por las autoridades desde que se conoció el 14 de julio del año pasado, y un hecho entre la banda criminal de ‘los Urabeños’ y la llamada ‘Oficina’, se habría roto. Esta zona fue uno de los epicentros de la guerra que entre 2008 y 2013 sostuvieron estas dos facciones delincuenciales.

Síntomas
Los antecedentes no se limitan a una balacera en esta comuna.

El martes el cuerpo de un hombre, amarrado, fue arrojado en el barrio París de Bello. En el sur, en La Estrella, hallaron un cuerpo en el río Medellín.

Hoy sepultan a un reconocido comerciante de San Cristóbal, fue baleado el fin de semana.

Solo entre el sábado y el domingo pasado se registraron 15 homicidios en el Valle de Aburrá. Seis de las víctimas murieron en casos de doble homicidio.

En La Loma de San Cristóbal, ocurrieron tres homicidios, hace unos días, en la misma zona hubo un triple homicidio. Hay cuatro familias desplazadas, la zozobra retornó a este sector, el miedo porque hay enfrentamiento entre combos delincuenciales, otra vez.

En el centro no paran las muertes. Según Medicina Legal entre enero y abril, solo en la comuna 10, de La Candelaria, se registraron 48 homicidios. Van tres en la última semana, el último caso, una mujer abaleada en un bus el pasado lunes, era trabajadora sexual.

La más reciente denuncia, es más una alerta. El concejal de Medellín, Luis Bernardo Vélez afirmó ayer que las fronteras invisibles volvieron al deprimido sector de Lovaina. En esta zona se han registrado 6 homicidios en dos semanas, es límite entre Campo Valdés, Aranjuez y el Centro.

¿Aires de guerra?
“Algo está pasando grave en La Loma. Se está presentando una situación grave en las fronteras entre Campo Valdés y Lovaina, entre bandas enfrentadas. Además de un ajuste en el interior de ‘el pacto del fusil’, es posible que se estén presentando fracturas en varios puntos de la ciudad”, afirma Fernando Quijano.

La reducción de homicidios en Medellín es tangible. Hasta el 11 de mayo se habían cometido 265 asesinatos, 155 casos menos que en el mismo lapso de 2013. Sin embargo, esta semana ya es una de las más violentas del año.

“Nosotros no tenemos conocimiento sobre la ruptura de este denominado ‘pacto del fusil’. Vemos y nos preocupa la situación que se ha venido presentando en los últimos días en diferentes partes de la ciudad, no solo en La Loma”, advierte Jesús Sánchez, personero Delegado para los Derechos Humanos de Medellín.

El pacto es calificado de ilegal, desconocido por las autoridades, una realidad para las comunas, y también en los números que demuestran la reducción del 37 por ciento en materia de homicidios en la ciudad.

“Desde el año pasado que comenzó lo de este supuesto ‘pacto del fusil’, lo hemos venido reiterando. En caso de que el pacto exista es un pacto entre ilegales, y por supuesto la institucionalidad tiene que estar al margen de esto”, afirma el secretario de Seguridad Serna.