<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Vida y equidad serán los retos de Aníbal Gaviria
  • Vida y equidad serán los retos de Aníbal Gaviria | Fotos Manuel Saldarriaga | La complicidad entre el alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, y el gobernador, Sergio Fajardo, se hizo evidente. El ministro de Trabajo, Rafael Pardo, acompañó a quien fuera su fórmula a la Presidencia. A su lado, Claudia Márquez, esposa de Gaviria.
    Vida y equidad serán los retos de Aníbal Gaviria | Fotos Manuel Saldarriaga | La complicidad entre el alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, y el gobernador, Sergio Fajardo, se hizo evidente. El ministro de Trabajo, Rafael Pardo, acompañó a quien fuera su fórmula a la Presidencia. A su lado, Claudia Márquez, esposa de Gaviria.
Juliana Henao Gutiérrez | Publicado el 01 de enero de 2012

El abrazo fraternal entre el alcalde Aníbal Gaviria y el gobernador, Sergio Fajardo, fue el de dos amigos determinados a construir una alianza estratégica para asumir las riendas de la ciudad y del departamento.

Así quedó reflejado durante el acto de posesión del mandatario de los medellinenses, que se cumplió ayer en la Plaza de La Libertad, en el corazón administrativo de la ciudad.

El intenso calor que acompañó la tarde dominguera obligó a muchos de los asistentes a la ceremonia, que comenzó puntualmente a la 1:30 de la tarde, a usar gafas de sol. Pero a pesar de la alta temperatura, la mayoría de los presentes conservaron las chaquetas de sus trajes formales, dando cumplimiento al protocolo.

Al evento, el mandatario electo asistió con su esposa Claudia Márquez y sus hijos Emiliana, Guillermo y Adela, a quienes calificó como los soportes de su vida.

Su caluroso saludo de agradecimiento se extendió a sus padres y a sus siete hermanos, entre ellos, el asesinado gobernador Guillermo Gaviria Correa, a quien recordó repetidamente.

Como un católico comprometido quiso encomendar su gobierno a Dios por lo que, durante las primeras horas de la mañana, asistió, junto a su esposa, a una eucaristía que se cumplió en la Basílica Metropolitana.

En el acto, el mandatario demostró la serenidad que lo caracteriza. No pronunció ningún discurso y solo hizo una corta intervención en la que manifestó su deseo de trabajar con dedicación y amor por la ciudad.

Una enorme sonrisa, tras un extendido aplauso, selló la ratificación de Gaviria como el nuevo mandatario local.