<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Votos de fe de Gilinski, ¿en Petro o en el GEA?

Invertir US$872 millones por el 32,5% de Grupo Argos en vísperas de las elecciones tiene varias explicaciones.

  • Con las Ofertas Públicas de Adquisición (OPA) lanzadas por los grupos Nutresa, Sura y Argos, la familia Gilinski avanza en la idea de integrar a Bancolombia y GNB Sudameris. FOTO Carlos Velásquez
    Con las Ofertas Públicas de Adquisición (OPA) lanzadas por los grupos Nutresa, Sura y Argos, la familia Gilinski avanza en la idea de integrar a Bancolombia y GNB Sudameris. FOTO Carlos Velásquez
Publicado el 22 de mayo de 2022

A una semana de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, buena parte de los indicadores económicos que dan cuenta de la dinámica de los negocios parece gozar de buena salud.

El mercado accionario, por ejemplo, ha tenido un comportamiento positivo en lo corrido del año con un ascenso del 3,42%, impulsado en parte por las Ofertas Públicas de Adquisición (OPA) lanzadas por Jaime Gilinski por compañías del denominado Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), que han alcanzado valorizaciones de 54% como el caso de las acciones de Sura y del 43,2% las de Nutresa.

Para esas operaciones el banquero caleño ha desembolsado US$2.500,3 millones, y ahora está decidido a cancelar otros US$872 millones para quedarse hasta con el 32,5% del Grupo Argos. Todo esto contando con la chequera de Tahnoon bin Zayed Al Nahyan, uno de los hombres más ricos del mundo y miembro de la familia real de Abu Dabi.

Pero, en vísperas de la jornada electoral del próximo 29 de mayo, ¿cuál es el mensaje que está recibiendo el mercado y la economía con los anuncios de oferta que hace Gilinski?

En neutra? En primera?

En este periodo electoral, al igual que hace cuatro años, se ha dicho que múltiples contratos –así como la ejecución de algunas inversiones y el desarrollo de varios proyectos empresariales– están atados a la llamada “cláusula Petro”, es decir que su futura realización dependería de lo que pase con este aspirante en las urnas.

Para algunos representantes del sector privado paisa la cláusula es real, y aseguran que efectivamente muchas inversiones o negocios están parados bajo esta condición, por temor al colapso de la economía colombiana durante un eventual mandato de Petro, que iniciaría en agosto.

“Sabemos también que él va detrás de varios sectores económicos, lo que se traduciría en el exterminio de estos. El mensaje es claro: la economía seguiría los pasos de Venezuela”, anotaron.

Para otros, más allá de la existencia de la cláusula el mensaje de fondo es que hoy más que nunca el país necesita seguridad jurídica y condiciones de estabilidad futura para la dinámica inversionista nacional y extranjera.

También consideran que después de varios años en los que estos dos factores han mostrado un desempeño favorable, pese incluso a la pandemia y a los paros y bloqueos, hoy más que nunca el país reclama una señal oportuna para garantizar una reactivación sostenible de la economía, con su consecuente generación de empleo.

“Es claro el principio que sin empresas no hay empleo y sin empleo no hay desarrollo. Cualquiera sea quien ocupe la Presidencia de la República creemos que su mayor responsabilidad económica es brindarle a nuestros empresarios y comerciantes la tranquilidad de que sus intereses, sus proyecciones y sus inversiones gozarán de todas las garantías para su preservación y protección”, comentaron.

Objetivo claro

Lo evidente es que la cercanía de los comicios no espanta a Gilinski, quien tomó el camino largo para llegar a su pretendida integración entre Bancolombia y GNB Sudameris, al iniciar en noviembre del año pasado una serie de ofertas por sociedades del GEA.

Con el 34,5% de las acciones de Sura, que es dueña del 45,77% de Bancolombia, Gilinski ya tiene una participación indirecta en el establecimiento financiero.

Ahora la séptima OPA, cuyas condiciones se conocerán próximamente, será por el Grupo Argos, la holding de infraestructura que es dueña del 34,1% de Sura y del 9,9% de Nutresa.

Según Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, este anuncio muestra un nivel de confianza muy alto de los inversionistas, locales e internacionales, en el futuro de la economía colombiana, que ha mostrado señales de recuperación durante 2021, y entre enero y marzo de este año creció al 8,5%.

“Estas cifras dan una visión optimista del futuro económico del país, incluso en el contexto de la natural incertidumbre que surge alrededor de un proceso electoral como el que vive el país en la actualidad, e independiente de los resultados”, comentó Mejía.

Para Jaime Andrés Correa García, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Antioquia, esta movida se entiende como una apuesta de país porque supone recursos importantes de largo plazo, sin embargo, en el escenario político actual llama la atención sobre qué otros intereses buscan gestionar los Gilinski a nivel nacional, y en el convulsionado escenario local de Medellín y Antioquia.

“Parece que por lo menos en el corto plazo los Gilinski hacen caso omiso a la cláusula Petro quien es favorito en las encuestas, lo cual, según algunos analistas, establece la posibilidad de salida de inversiones y rompimiento de contratos ante una victoria del candidato del Pacto Histórico. Es posible que este nivel de inversión no se vea sometido a la aplicación de esta cláusula”, explicó el docente.

Desde la óptica de Germán Valencia, docente del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de Antioquia, hay una idea de que Petro va a ganar, y también hay miedos a que haga una movida a asociada a la propiedad privada, o a las inversiones.

“Pero, los grandes empresarios no le temen a eso, saben que en Colombia la propiedad privada es sagrada, saben que el efecto Petro no tiene ningún impacto sobre la gran industria, que es solo una estrategia de los políticos para generar temor en la población”, mencionó.

Igualmente, sugirió que Gilinski puede aprovechar el momento de incertidumbre y comprar, si hay personas con temor dentro de los accionistas minoritarios van a estar más dispuestos a vender acciones para comprar, por ejemplo, dólares o hacer inversiones en el extranjero, como una forma de salvaguardar su capital.

El decano de la Escuela de Ciencias Económicas y Administrativas de la EIA, Mauricio Alviar, señaló que la tercera OPA por Nutresa que fue declarada desierta por no cumplir el tope mínimo, le pondrá un condimento adicional a la oferta por Grupo Argos.

“Los accionistas estarán a la expectativa de qué ocurre con el ofrecimiento, y si se elevará el precio como ocurrió en las tres rondas lanzadas por Nutresa. Me temo que no van a lograr el objetivo del 26% al 32,5% de esa compra”, dijo.

Además, dijo Alviar, el ambiente electoral hará que los interesados en vender esperen a que se despeje ese panorama, entre el 29 de mayo y el 19 de junio.

¿Cerca o lejos de Petro?

Desde algunos sectores de la economía paisa se afirma que las OPA que viene liderando el Grupo Gilinski en cercanías del proceso electoral resultan impactantes, y sugieren que, a diferencia del común de los empresarios, es posible que Jaime Gilinski pudiera empatizar o estar de alguna manera alineado con la visión política y de liderazgo de Petro.

“Los antecedentes señalan que entre los Gilinski y Petro existe una vieja y reiterada relación de apoyo a su labor política, y esto podría explicar cierto nivel de confianza y cercanía para avanzar sin pausa en el agresivo proceso de adquisiciones que actualmente adelanta contra el GEA”, se planteó.

No obstante, el experto tributarista Julio César Leal, asegura que proponer una OPA en este momento es un claro mensaje de que Petro no va a ganar. “Aunque Gilinski siempre lo ha apoyado, es evidente que las encuestas están mostrando una tendencia a favorecer a Federico Gutiérrez, que es un candidato que genera confianza entre los inversionistas porque no habrá una expropiación” (ver Qué sigue?).

Contexto de la Noticia

¿Qué sigue? Interés por el cemento

El consultor Julio César Leal, sostiene que como inversionista principal en el proyecto Panamá Pacífico, Jaime Gilinski necesita este material de construcción para su plan de expansión en ese espacio que es cinco veces más grande que Central Park. “Él compró allá a US$5 el pie cuadrado y ahora está vendiéndolo a US$90, es decir que el crecimiento de esa inversión es descomunal, y requiere el control del cemento y por eso la OPA por Grupo Argos que es la matriz de Cementos Argos que tiene presencia en Colombia, Centroamérica e incluso en parte de Estados Unidos”, expresó Leal.

Ferney Arias Jiménez

Periodista de economía de El Colombiano. Oidor de tangos. Sueño con una Hermosa sonrisa de luna.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección