<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

El ‘boom’ del acaí, la exótica fruta de Brasil considerada superalimento que representa amenaza para la Amazonía

El aumento de los monocultivos del acaí amenaza a una de las regiones más ricas en biodiversidad del mundo, según expertos.

  • Brasil es el principal productor mundial de acaí. Foto: AFP
    Brasil es el principal productor mundial de acaí. Foto: AFP
26 de agosto de 2023
bookmark

El ‘boom’ del acaí ha beneficiado económicamente a los productores tradicionales de la Amazonía, pero al mismo tiempo amenaza la biodiversidad de la selva tropical por el aumento del monocultivo.

De origen indígena, el acaí puro siempre integró la dieta de los paraenses, que lo degustan junto con pescado frito y otros platos locales. Por sus propiedades nutritivas y antioxidantes, en las últimas dos décadas se popularizó como un “superalimento” en Brasil y en países como Estados Unidos y Japón, que lo importan para elaborar jugos, batidos y postres con granola y frutas.

Esto disparó la demanda y benefició a los productores locales, poniendo al acaí como un ejemplo de “bioeconomía”, que permite generar ingresos para los habitantes de la Amazonía sin deforestar.

Pero estudios muestran que la expansión está provocando la pérdida de biodiversidad en algunas regiones debido a la sustitución de otras especies.

Naturalmente crecen unas 50, 60 o hasta 100 plantas de acaí por hectárea (...) Cuando pasa de 200, se pierde el 60% de la diversidad de otras especies también nativas de áreas inundables”, dice a la AFP el biólogo Madson Freitas, investigador del Museo Paraense Emílio Goeldi, autor de un estudio sobre este fenómeno, llamado “açaización”.

Podría interesarle: Erradicación manual de cultivos de coca bajó 28.943 hectáreas en el último año

La pérdida de especies vegetales afecta inclusive al acaí, que se vuelve menos productivo por la pérdida de polinizadores, como abejas, hormigas y avispas, añade Freitas. Los períodos prolongados de sequía, que pueden intensificarse debido al cambio climático, también afectan el desarrollo de los frutos.

Freitas, él mismo originario de una comunidad quilombola de Pará, cree que reforzar las reglas de conservación y la fiscalización puede ayudar a combatir el monocultivo. Pero es preciso dar incentivos a los productores para que “mantengan la selva en pie”, apunta.

Salomao Santos, dirigente de la organización Malungu, que representa a las comunidades quilombolas en Pará y líder comunitario del poblado de Igarapé São João, admite que el monocultivo “se puede transformar en un problema”.

Lea también: Cosecha de planes para cuidar la agroindustria

“Quienes vivimos en la Amazonía no vivimos de una sola especie”, afirma este hombre, que teme que el acaí deje de sustentarlos, como ya ocurrió con los ciclos económicos de la caña de azúcar, el caucho y la alfarería.

Las comunidades quilombolas de Brasil, que según el censo son 3.500, con alrededor de 1,3 millones de personas, a menudo se sienten invisibles a los ojos de la sociedad. “Prestamos un gran servicio ambiental al mundo, preservando la selva”, indica Santos. “Ahora queremos que el Estado y todos quienes se beneficiaron del sudor y la sangre de quienes fueron esclavizados paguen su deuda con nosotros”.

¿Qué es y dónde crece el acaí?

El árbol de acaí, llamado también acaí o açaízeiro, es una palmera nativa de la región amazónica que puede superar los 20 metros de altura. Sus frutos, pequeñas bayas negras con una fina pulpa, son extraídos manualmente por los productores, que trepan las palmeras para cortar los racimos cuando el fruto está maduro.

Podría interesarle: Los arándanos y otras frutas que le pueden ayudar a su salud renal

La vasta mayoría de la producción proviene de áreas inundables de la Amazonía, donde el acaí es nativo, pero también existen plantaciones en tierra firme. En el pasado, las palmeras solo daban frutos durante la cosecha (de agosto a enero), pero el perfeccionamiento de las técnicas agrícolas ha permitido mantener cierto volumen de producción el resto del año.

Proceso de cosecha

Bajo el sol agobiante del verano amazónico, el brasileño Jose Diogo trepa a una palmera con agilidad y corta un racimo de frutos negros: está empezando la cosecha de acaí, sustento de su comunidad descendiente de afrobrasileños que antaño fueron esclavizados.

El poblado de Igarapé São João, a 120 km al sur de la ciudad de Belém (Pará, norte), es un caserío rural a orillas del río Itacuruçá, un área de suelos inundables donde el acaí crece naturalmente.

“Cuando empieza la cosecha (que va de agosto a enero), las cosas mejoran mucho para nosotros”, dice Diogo, de 41 años, quien gracias a su trabajo consiguió empezar la construcción de su casa.

Lea también: Encapuchados destruyen e invaden los predios de cultivos de caña en Cauca

Diogo raspa el racimo y deja caer los frutos dentro de un cesto. En un buen día, explica, logra llenar 25 de 14 kg, que vende por entre 12 y 25 reales cada uno (2,4 a 5 dólares). Intermediarios compran los frutos a la comunidad y los llevan por barco hasta la gran ciudad amazónica de Belém, para venderlos a más tardar al día siguiente en el centenario mercado Ver-o-peso y evitar que la fruta perezca.

Cada madrugada, el ajetreo es grande junto al muelle: decenas de hombres sudados descargan los frutos de los barcos para venderlos a los fabricantes de pulpa, jugo y otros derivados. “En una noche en que vienen todos nuestros clientes, gano entre 250 y 300 reales (entre 50 y 60 dólares)”, asegura Maycon de Souza, de 30 años, tras apilar tres cestos en su cabeza y otros dos encajados en el hombro derecho: 70 kg en total.

‘Boom’ de la producción

Brasil es el principal productor mundial de acaí y más del 90% de la producción proviene del estado norteño de Pará. En 2021, Pará produjo casi 1,4 millones de toneladas de acaí, lo cual movió más de 5.000 millones de reales en la economía local (USD 1.000 millones al cambio actual), según datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas.

Lea también: ¿Lula no le copia a Petro? Extracción petrolera provocó desencuentro entre ambos presidentes

Las exportaciones de productos derivados del acaí crecieron exponencialmente en los últimos años: pasaron de solo 60 kg en 1999 a más de 15.000 toneladas en 2021, según estimaciones del gobierno de Pará basados en datos de comercio exterior. Los principales importadores son Estados Unidos, Japón, Australia y países europeos.

En Pará, el acaí es parte de la dieta de los lugareños, que lo comen en cuencos junto con el almuerzo y la cena, engrosado a menudo con harina de mandioca. Además de su uso gastronómico, el acaí es un insumo de cosméticos como lociones hidratantes y champú, y sus semillas son reaprovechadas para artesanías.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*