<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

¿Qué son y por qué Rusia dice que entrega de bombas de racimo a Ucrania significaría la tercera guerra mundial?

Estas armas están prohibidas en varios países, en particular en los países europeos, signatarios de la Convención de Oslo de 2008, de la que ni Estados Unidos ni Ucrania ni Rusia son parte.

  • Estados Unidos le enviará bombas de racimo a Ucrania, un armamento prohibido en un centenar de países. FOTO: CORTESÍA
    Estados Unidos le enviará bombas de racimo a Ucrania, un armamento prohibido en un centenar de países. FOTO: CORTESÍA
08 de julio de 2023
bookmark

Estados Unidos se comprometió a suministrar a Ucrania bombas de racimo, un armamento prohibido en gran parte del mundo que explota en el aire dispersando una gran cantidad de submuniciones sobre una zona extensa. Así, la administración de Biden abrió una discusión de escala global y en el aire ya hay incluso advertencia sobre una tercera guerra mundial.

“Una ayuda militar indispensable, vasta y oportuna”, reaccionó el viernes en redes sociales el presidente Volodímir Zelenski, que agradeció a Washington adoptar “medidas decisivas” para “acercar” a su país “a la paz”. Según el mandatario ucraniano, la lentitud en el suministro de armas ha retrasado su contraofensiva lanzada en junio y ha dado tiempo a Rusia a reforzar sus defensas en las zonas ocupadas.

Le recomendamos: EE. UU. envía bombas de racimo hasta Ucrania

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el viernes que tomó la “difícil decisión” de entregar bombas de racimo a Kiev, que se quedó “sin municiones”, lo que causó fuertes críticas a las ONG. El problema es que estas armas están prohibidas en numerosos países, sobre todo europeos, signatarios de la Convención de Oslo de 2008, que ni Estados Unidos ni Ucrania firmaron.

¿Qué son las bombas de racimo y por qué la controversia?

Las municiones de racimo explotan en el aire dispersando una gran cantidad de submuniciones sobre una zona extensa. Las bombas de racimo fueron diseñadas para ser utilizadas durante la Guerra Fría, específicamente para efectuar bombardeos a gran escala de formaciones masivas de tanques e infantería.

Según Human Rights Watch (HRW), la realidad es que las bombas de racimo presentan limitaciones e inconvenientes que pueden entorpecer las operaciones militares, porque, en especial, la presencia de fragmentos sin detonar puede poner en peligro la seguridad de las tropas de las propias fuerzas y reducir su movilidad.

Puede leer: Murió la escritora ucraniana Victoria Amelina, herida en el ataque ruso que presenciaron Sergio Jaramillo y Héctor Abad

Además, según análisis de esa organización de derechos humanos, muchas bombas de racimo en depósito están alcanzando el término de su vida útil y se volverán armas peligrosas en caso de ser utilizadas. Un tiempo de depósito prolongado podría incrementar el número de submuniciones sin estallar dejadas tras el uso de dichas armas.

“Debería existir una presunción de que cualquier ataque llevado a cabo con bombas de racimo en una zona poblada es un acto indiscriminado y, por lo tanto, ilegal en el marco del Derecho Humanitario Internacional (DHI). Si bien ciertos ataques con municiones unitarias en áreas pobladas pueden ser considerados lícitos, aquellos que son indiscriminados o desproporcionados constituyen una violación al DHI. Es inadmisible sostener que la única alternativa posible a un ataque ilegal por medio de bombas de racimo sea un ataque ilegal con armas unitarias”, advierte HRW.

En ese contexto, el vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitri Medvédev, aseguró, tras el anuncio de Estados Unidos, que el compromiso de enviar bombas de racimo a Ucrania, significaría una “tercera guerra mundial”.

Rusia acusa a Estados Unidos de ser cómplice de la muerte de civiles

Por su parte, Rusia reaccionó este sábado 8 de julio y aseguró que la decisión de Estados Unidos de entregar bombas de racimo a Ucrania es una muestra de “debilidad” que convertirá a Washington en “cómplice” de las muertes de civiles que las bombas de racimo puedan ocasionar.

En contexto: Rusia convocó al embajador colombiano para protestar por críticas contra su bombardeo en Ucrania

“El envío de armas de fragmentación es un acto desesperado y una muestra de debilidad en el contexto del fracaso de la tan alardeada contraofensiva ucraniana”, afirmó en un comunicado la portavoz de la cancillería rusa, María Zajárova.

La diplomacia rusa denunció un “intento cínico de prolongar la agonía de las actuales autoridades ucranianas sin preocuparse por las víctimas civiles” de estas bombas, que matan a ciegas, esparciendo pequeñas cargas explosivas, antes o después del impacto.

“Al proporcionar municiones de racimo, Washington se convertirá de facto en cómplice del minado y compartirá plenamente la responsabilidad de las muertes causadas por las explosiones, incluidas las de niños rusos y ucranianos”, añadió.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*