<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Pagar por contaminar, el plan de Londres para limpiar su aire

  • La idea de la administración londinense es extender la zona de bajas emisiones, que aplica solo en el centro, para cubrir gran parte del área de la ciudad a partir de 2021. FOTO sstock
    La idea de la administración londinense es extender la zona de bajas emisiones, que aplica solo en el centro, para cubrir gran parte del área de la ciudad a partir de 2021. FOTO sstock
Por juan manuel flórez arias | Publicado el 11 de abril de 2019
Infografía
Pagar por contaminar, el plan de Londres para limpiar su aire
en definitiva

La zona de bajas emisiones contaminantes establecida por Londres podría ser un referente para otras ciudades, entre ellas Medellín, que se enfrentan a este problema ambiental.

Kissi-Debrah, una niña de Londres de 7 años, ingresó al hospital 27 veces en tres años por afecciones respiratorias hasta que, en febrero de 2013, murió en medio de un ataque de asma. Contrario al parte médico del momento, la de Kissi no sería una muerte natural. Según aseguró su madre, Rosamund Adoo, en entrevista con The Guardian, se trataría de un efecto directo de la contaminación del aire de la capital británica; por eso emprendió una causa judicial.

Como una respuesta a este fenómeno, que según el estudio de Kings College de la Universidad de Londres genera 9.500 muertes prematuras al año, el alcalde de la ciudad, Sadiq Khan, amplió el radio de la zona de bajas emisiones contaminantes, ahora con operación las 24 horas. En síntesis, la medida establece que los conductores de los vehículos más contaminantes que circulan a diario por el centro de la ciudad, deberán pagar por una multa de 14,5 euros (unos $50.000).

El cobro en la zona de bajas emisiones (Ulez, por sus siglas en inglés) aplicará a unos 40.000 vehículos cuyos motores estén por debajo del estándar Euro 6, la regulación de la Unión Europea de las emisiones contaminantes.

Para hacer una comparación, explica Gabriel Jaime Maya, profesor de Ingeniería ambiental de la Universidad de Medellín, casi ningún vehículo en Colombia –que aún se rige por la norma Euro IV– podría entrar a la zona de bajas emisiones sin pagar la multa.

Un debate ambiental y social

El origen de la Ulez, de acuerdo con Shirley Rodríguez, encargada ambiental de la alcaldía de Londres, es social. Según dijo al diario The Guardian, “los más pobres tienen menos probabilidades de poseer un automóvil, pero es más probable que vivan en un área de alta contaminación”. La expectativa de su administración es lograr eliminar en un plazo de dos años, el 45 % de las emisiones tóxicas en las calles de la capital británica, de acuerdo con la agencia Efe.

Sin embargo, esa misma lógica socio-económica es usada por los contradictores de la zona de bajas emisiones. Según opositores como Gareth Bacon, líder del Partido Conservador en la Asamblea londinense, este cambio afectaría a los más pobres. Según dijo a The Guardian, los afectados serán 3,5 millones de personas que viven en el centro de Londres y se desplazan cotidianamente para hacer compras o llevar a sus hijos a la escuela.

Jiménez señala que, si bien una medida que afecte económicamente a los ciudadanos puede ser efectiva, descuida el tema de la concientización: “Las personas dejarán de circular en vehículos para evitar la multa, no para contribuir a una mejor calidad del aire”, explica.

Momento de ser drásticos

Tras la discusión sobre la conveniencia de este cobro, hay un debate global sobre un problema que, según la Organización Mundial de la Salud, causa al año 7 millones de muertes. Como explica Juan David Ubajoa, miembro del grupo de investigación en Derecho del Medio Ambiente de la U. Externado, no es extraño que los gobernantes busquen alternativas.

Londres, como el lugar en el que surgió la revolución industrial, ha sido también una de las primeras urbes en enfrentar sus consecuencias, no solo desde las administraciones, también desde los jueces. En enero de este año, con el caso de Kissi-Debrah, se abrió la posibilidad a la primera declaración de responsabilidad sobre un gobierno local por una muerte por contaminación del aire.

El fiscal general de Reino Unido, Geoffrey Cox, admitió una nueva investigación del Tribunal Supremo para determinar la causa del fallecimiento de la niña. Así lo confirmó el gobierno en su sitio oficial el 11 de enero. El fiscal, dice el comunicado oficial, “descubrió que existía una posibilidad razonable de persuadir al Tribunal Superior”.

De comprobarse esta hipótesis, medidas como la Ulez tomarían fuerza, pues según los datos en la página del gobierno local de Londres, hay 2 millones de personas, entre ellas 400.000 niños, que viven en áreas de alta contaminación en Londres, respirando el mismo aire que acabó con la vida de Kissi-Debrah

Contexto de la Noticia

Paréntesis ¿una opción en el caso de medellín?

Expertos en calidad del aire como Carmen Zapata, directora del Laboratorio Calaire, el ejemplo de Londres podría ser una opción para el Valle de Aburrá, que en marzo decretó tres alertas ambientales por la calidad del aire. Sin embargo, para Gabriel Maya, profesor de la U. de Medellín, antes de optar por esta medida habría que cumplir otras ya existentes como la renovación vehicular.

Juan Manuel Flórez Arias

Periodista del Área Internacional, formado en la Universidad de Antioquia. Interesado en acercar con las palabras las historias lejanas en la geografía.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección