<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Por qué debe importarnos si Estados Unidos entra en recesión?

Precio de alimentos, exportaciones y remesas están en vilo por contracción de Estados Unidos.

  • Las exportaciones están entre las más vulnerables en caso de que llegue una recesión a Estados Unidos, principal socio comercial de Colombia. FOTO COLPRENSA
    Las exportaciones están entre las más vulnerables en caso de que llegue una recesión a Estados Unidos, principal socio comercial de Colombia. FOTO COLPRENSA
¿Por qué debe importarnos si Estados Unidos entra en recesión?
DIEGO VARGAS RIAÑO | Publicado el 17 de julio de 2022

De cada cuatro colombianos a los que la firma Kantar consultó sobre las perspectivas económicas del país, tres respondieron que no son favorables. El encarecimiento del costo de vida y más recientemente la subida del dólar han hecho mella y, como si fuera poco, la recesión económica de Estados Unidos pondría más presión.

Entre los analistas más severos está la idea de que ese país ya entró en recesión; los más recatados piensan que eso se dará el próximo año; y el Bank of America –por ejemplo– observa dicho escenario para finales de 2022.

¿Menos exportaciones?

En cualquier caso, Colombia debe estar atento porque desde un inversionista dudando si dirige o no más dólares al país, hasta un mercado más caro en las tiendas de barrio podrían ser los coletazos de dicha coyuntura.

La recesión significaría una caída de la economía de Estados Unidos durante dos trimestres consecutivos y en ese orden los empresarios e inversionistas allí se apretarían el cinturón, por lo cual un primer impacto sería que las exportaciones colombianas se verían afectadas.

La “ecuación” que hacen algunos es simple: la inflación anual llega a niveles récord en Estados Unidos –9,1% a junio, la más alta en 40 años–, luego la Reserva Federal (FED) sube tasas de interés para disminuir el consumo y atajar la inflación, pero el menor consumo implicaría que la economía se contraiga y caiga en recesión; en ese bajón, la industria de ese país compraría menos en el exterior.

De ahí que se viese golpeado Colombia, pues EE. UU. es su primer socio comercial; le compra petróleo, fruta y productos manufacturados, entre otros, y si esa demanda baja el número de dólares que ingresan se reduce también, lo cual pondría más presión al déficit de cuenta corriente.

Dólar más caro

Eso sí, todos los escenarios tienen su “pero”. En el caso de la disminución de las exportaciones está en el hecho de que si el dólar continúa en los mismos niveles de los últimos días, así se vendan menos productos los exportadores podrían respaldarse de los buenos precios de la divisa para compensar.

Las opiniones están divididas, algunos creen que el mercado ya viene dando por descontada la recesión y por eso cuando se confirme con estadísticas oficiales no habrá mayor movimiento. Otros como Juan David Ballén, director de Análisis y Estrategia de la comisionista Casa de Bolsa, consideran que es incierto cuánto durará el alza del dólar.

De todos modos no hay que ir muy lejos para ver los estragos que produce un dólar caro en Colombia. En las últimas semanas hay preocupación por lo que pueda pasar con los precios de frijoles, lentejas y aceite traídos del exterior, así como por las variaciones en el costo de electrodomésticos y servicios y productos turísticos, que están altamente relacionados con esa moneda.

Mientras eso siga ocurriendo y en el escenario que todo agrave cuando llegue la recesión, el profesor de EAE Business School, Josep Beltrán, recomienda bajarle al uso de tarjetas de crédito para compra en dólares en el exterior, adquirir frutas y verduras producidas en Colombia –que encarecerán, pero no tanto como el producto importado– y, si se puede, ahorrar en dólares.

Remesas y mercado

Sumado a todo esto, durante un frenazo de la economía gringa y, por qué no, de otras potencias mundiales, los empleos que suelen verse más afectados son los de los migrantes. Por esa razón el investigador económico de la Universidad Sergio Arboleda, Luis Fernando Ramírez, ve que el flujo de remesas podría reducirse.

Vale recordar que las remesas son la plata que colombianos en el exterior envían a familiares en el país, y el año pasado totalizaron un récord de US$8.597 millones, siendo Estados Unidos el principal origen. Claramente este capital es un importante dinamizador de la economía, sobre todo para el Eje Cafetero o el Valle.

Adicional, la entrada de recursos a través del mercado financiero también estaría entre las grandes damnificadas en la medida que los inversionistas serían más recatados y en vez de poner plata en países emergentes como Colombia, se refugiarían en el dólar mientras esperan a que pase la tormenta.

Acciones y bonos se perfilan como grandes afectados y esta semana sí que se observó, pues el jueves los títulos de deuda pública (TES) a 10 años cerraron a una tasa de 13,47%, algo que los analistas vieron con preocupación pues no se había dado ni siquiera en la etapa más alarmante de la pandemia.

¿Pasará factura al PIB?

Al final la mezcla de tasas altas de la FED, recesión, dólar y potencialmente menores exportaciones y un mercado financiero a la baja le pasarían factura a la economía colombiana, si bien es una de las que más se ha reactivado.

Aunque el Producto Interno Bruto (PIB) crecería 6,5% este año siendo uno de los mejores en el mundo, para 2023 la cosa se tornaría distinta en tanto la desaceleración mundial y los factores mencionados lo llevarían al 2%, según cálculos de BBVA Research.

“La desaceleración global limitará el crecimiento de los sectores más relacionados con las exportaciones (agroindustria), mientras que la moderación del consumo y del comercio exterior reducirán el desempeño del comercio y el transporte. Para el próximo año se navegará en un entorno internacional menos favorable”, proyectaron expertos de la firma

Infográfico

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES Banrepública
no intervendrá

A propósito de la coyuntura macroeconómica en el mundo que ha golpeado a Colombia y tiene el dólar por las nubes, el gerente del Banco de la República, Leonardo Villar, dejó claro que “no hay ninguna intención de intervenir en el mercado cambiario”. Aunque los movimientos del dólar afectan la inflación, dijo Villar, la experiencia indica que la mejor alternativa no es intervenir, sino dejar que la tasa de cambio se mueva libremente.

Diego Andrés Vargas Riaño

En mis bolsillos hay una grabadora y unos audífonos; en mi mente, amor por el periodismo.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección