<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Bajó optimismo de los colombianos frente al desempeño de la economía

  • Desempleo, uno de los temores. FOTO: MORPHART
    Desempleo, uno de los temores. FOTO: MORPHART
Menos optimismo en consumidores nacionales
DIEGO VARGAS RIAÑO | Publicado el 26 de mayo de 2021

Indicador que mide este aspecto cayó 3,8 puntos en abril. Cierres son la causa principal.

Infográfico
5,69
puntos cayó la expectativa de los hogares frente a su situación dentro de 12 meses.

La implementación de modelos como pico y cédula y acordeón 4x3 (cuatro días de apertura y tres de cierre) que fueron algunos de los adoptados en ciudades principales del país ante el tercer pico de la pandemia en abril, desató un desplome en la confianza de los consumidores, que pasó de estar en 34,4 puntos en marzo a 30,6 para el cuarto mes.

Esa fue la radiografía hecha por Juan Daniel Oviedo, director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), sobre esa situación revelada en la décima ronda de la encuesta Pulso Social. Así, el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) presentó su segundo peor desempeño, solo por detrás de los 28,9 puntos que reflejó en julio del año anterior.

Explicó Oviedo que la cifra del mes pasado muestra “un marcado empeoramiento de las percepción de los consumidores” y fue definitivo que los cierres de abril impactaron a sectores sensibles a estos como comercio o industria.

Lo llamativo es que los ciudadanos indicaron mayor pesimismo en los cinco escenarios por los que se les consultó. Por ejemplo, la percepción sobre cómo estaba la situación económica de su hogar respecto a la de 12 meses atrás, cayó 2 puntos entre marzo y abril y se fijó en 33,33.

Respecto a cómo estará un año, la contracción fue de 5,69 unidades hasta fijarse en 48,52. Igualmente, frente a cómo ve la actualidad económica del país comparándola con la de 2020 y sobre cómo pinta dentro de 12 meses, los indicadores bajaron 2,5 y 7,28 puntos, respectivamente, al igual que pasó con la perspectiva sobre poder comprar bienes semidurables, la cual bajó 1,51.

El deterioro lo había alertado el tanque de pensamiento Fedesarrollo, que en su propia medición de la confianza de los consumidores –en el mes pasado– halló una fuerte afectación similar a la de abril del año pasado, que fue “el peor mes de pandemia”, según Luis Fernando Mejía, su director.

El experto consideró que la discusión nacional y las posibles implicaciones en los hogares de la reforma tributaria que fue archivada, también tuvieron efectos definitivos en esa caída del optimismo ciudadano sobre condiciones económicas y expectativas.

Realidad no tan distinta

Mientras el Dane divulgaba sus datos, la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras) entregó cifras sobre las repercusiones del paro nacional en las empresas y dejó ver que las perspectivas ciudadanas frente a la economía no se alejan de la realidad.

Y es que según una encuesta del gremio “el 90,4 % de los empresarios manifestó que de los puestos de trabajo que genera, entre 1 y 5 están en riesgo” por la coyuntura. Además, 53,4 % de las unidades productivas ha operado entre el 1 % y 50 % de su capacidad, en tanto que 22,2 % tuvo que suspender en su totalidad la operación.

El análisis se basó en las respuestas de 12.979 empresarios, quienes advirtieron de las consecuencias que les traería la continuidad de las condiciones actuales: 35,1 % prevé que podría apelar a cerrar parcialmente; 32,5 % pensaría reducir costos para hacer sostenible la operación; 20,2 % disminuiría personal y 12,2 % cerraría (definitivamente).

Según el presidente de Confecámaras, Julián Domínguez, “estas dramáticas cifras muestran la realidad de los empresarios, en su gran mayoría micros y pequeños, de todas las regiones del país, por cuenta de los bloqueos de las carreteras”.

El directivo gremial enfatizó en que las pérdidas de empleos son “incontables”, lo cual implica que “miles de familias están perdiendo su sustento diario”. Así, Domínguez acotó que “los bloqueos nada tienen que ver con la protesta pacífica y son una violación a los derechos fundamentales de los colombianos, a la salud, al trabajo y la libre movilidad”.

Siguiendo la pista a las revelaciones de Confecámaras, hay que decir que el aspecto laboral es, sin duda, uno de los que más causa incertidumbre. Esto, toda vez que en la encuesta Pulso Social el índice de personas que creen que el empleo en el país disminuirá se disparó, de 46,6 puntos en marzo, hasta 67,7 durante abril.

Como es de esperarse, en contraparte la perspectiva de quienes prevén que aumentará se redujo de 21 a 11,1 unidades, mientras que la visión de que permanecerá igual pasó de 32,4 a 21,3, es decir, hay un optimismo reducido en el frente laboral de cara a lo que viene.

Por eso, manifestó la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), es prioritario tener en cuenta que las restricciones a la movilidad están directamente relacionadas con la afectación al empleo en Colombia, algo que, expresa, se observa en el crecimiento del índice de desocupación en lapsos como abril - julio de 2020, o enero de este año, que percibieron el golpe de los cierres económicos con mayor fuerza.

Los llamados

Frente a esta situación, Anif llamó a los gobiernos locales a levantar las restricciones de ley seca, toque de queda en cualquier horario y pico y cédula, entendiendo que le quitan volumen a la reactivación. “Esta flexibilización es indispensable para atender la actual crisis de desempleo y pobreza y contribuirá a desescalar el descontento social que ha impulsado protestas masivas en varias ciudades”.

También recomendó que se ofrezcan alivios a los sectores económicos más golpeados e incentivos al empleo femenino y juvenil. “Se debe apelar a estrategias pedagógicas y comunitarias de mitigación de contagios (...) en reemplazo de las políticas coercitivas que, dada la actual coyuntura, podrían ser aún más contraproducentes”.

Pero, de fondo, una de las estrategias para dar certeza y confianza a la ciudadanía y también a los agentes macroeconómicos es que se materialice un proyecto que demuestre que es posible equilibrar las finanzas del país, así como atender las necesidades de la población más vulnerable, dice Yenny Saldarriaga, CEO de la firma Mundial de Contadores.

“La reforma fiscal, tributria, o solidaria se hace necesaria para un país como Colombia, donde no solo el déficit fiscal hoy es su vivencia, sino también la crisis sociopolítica. Se debe demostrar que la economía puede avanzar”, postuló Saldarriaga.

En tal sentido, el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, expresó ayer que el país está abocado a una serie de necesidades como responder al gasto social y a las demandas y reclamos de jóvenes, mujeres que perdieron su empleo, micros y pequeños empresarios y personas que están en la informalidad.

Atenderlas, adhirió, requerirá de la lucha contra la evasión fiscal y austeridad del gasto público, entre otras medidas. “Invitamos a los colombianos a que en este diálogo de consensos encontremos fuentes alternativas de financiación permanentes para financiar ese gasto social, lograr la reactivación de la economía y contribuir al propósito de la estabilidad y responsabilidad en las finanzas públicas”.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS intención de vacunación

La encuesta Pulso Social también mide la percepción ciudadana sobre aplicarse o no la vacuna anticovid-19. Así, en las 23 ciudades principales del país el 75,3 % de las personas asegura que está interesado en hacerlo, mientras que el 24,7 % dice que no. Al dividir las posturas por sexo, en los hombres el sí representa el 75,4 %, mientras que en las mujeres 75,2 %; quienes dicen que no, por su parte, son el 24,6 % y 24,8 %, respectivamente. Según el Dane, al desagregar por edades esos datos la intención de vacunarse entre los que tienen 10 a 24 años es del 71,7 %; para el rango de 25 a 54 años asciende a 73,3 % y para aquellos de 55 años o más escala hasta 80,1 %. Respecto al Valle de Aburrá el 77,5 % de las personas lo haría y el restante 22,5 %, no. Se trata de la segunda área con mayor disposición, tras Tunja.

Diego Andrés Vargas Riaño

En mis bolsillos hay una grabadora y unos audífonos; en mi mente, amor por el periodismo.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección