<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Dolarizar a Colombia, una salida poco recomendable

  • El debate vuelve a ponerse sobre la mesa luego de que la Tasa Representativa del Mercado tocara un nuevo máximo y cerrara en $3.497. FOTO COLPRENSA
    El debate vuelve a ponerse sobre la mesa luego de que la Tasa Representativa del Mercado tocara un nuevo máximo y cerrara en $3.497. FOTO COLPRENSA
Publicado el 03 de octubre de 2019
Infografía
Dolarizar a Colombia, una salida poco recomendable
$3.320,01

era el precio promedio del dólar que estimaba la encuesta de Banrep para cierre de 2019.

en definitiva

Perder capacidad en el manejo de la política monetaria nacional es una de las consecuencias más grandes de pensar en que Colombia cambie su moneda por el dólar estadounidense.

¿Imagina pagar el bus con un billete de cinco dólares o recibir un sueldo en esa moneda para comprar bienes y servicios que también se fijen en dólares? La figura se llama: dolarización de la economía, y ha sido utilizada por países como Panamá, Ecuador y El Salvador para hacerle quite a crisis financieras generadas, entre otras razones, por la devaluación de sus divisas frente al dólar o euro.

En Colombia la opción de dolarizar se debate desde agosto, momento en el que Steve Hanke, profesor de la Universidad Johns Hopkins, planteó la iniciativa en un columna titulada Es tiempo para Colombia de botar el peso, publicada en la revista Forbes.

Según el académico, eliminar la moneda local acabaría con la fuga de capitales en dólares, aumentaría la inversión y reduciría la deuda.

La propuesta vuelve a tomar relevancia luego de que ayer la divisa tocara el máximo histórico en su negociación en la Bolsa de Valores de Colombia: 3.503 pesos. El fenómeno supone retos y plantea dudas de qué hacer para que la devaluación no genere mayores traumatismos para las finanzas de los consumidores.

Lo primero que se debe decir es que pese al récord el precio promedio está en 3.242,79 pesos. El dato que preocupa es el de la Tasa Representativa del Mercado, que se situó en 3.497 durante la jornada de ayer, por encima de lo que la última Encuesta Mensual de Expectativas Económicas del Banco de la República preveía para cierre de 2019: 3.320,01 pesos, en promedio.

¿Qué hacer para detener la devaluación? Si se compara el precio promedio del periodo (enero-octubre 2 de 2018), en 2.886,73, frente al de 2019, va en 12,33 % lo que preocupa (ver Opinión).

Según analistas consultados por EL COLOMBIANO, eliminar el peso sería errado, pues “no hay las condiciones macroeconómicas para que el cambio sea una solución”, dice Ramón Javier Mesa, profesor de economía de la Universidad de Antioquia.

Esas condiciones se refieren a índices de inflación desbordados “y Colombia en esa cifra ha sido estable (3,75 % anual). Hay que tener en cuenta que la dolarización también genera una pérdida de soberanía monetaria, pues se rige por lo que haga Estados Unidos; además no significa una solución definitiva: habría que ver lo que pasó con Ecuador”, menciona Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo.

El experto se refiere a que a pensar de que esa nación cambió de divisa hace 20 años, las perspectivas económicas no han sido las mejores, tanto que su Gobierno rebajó las proyecciones de crecimiento de 1,4 % a 0,2 % para 2019.

Las soluciones

“Habría que pensar en cómo se puede diversificar la oferta exportadora para reactivar la entrada de dólares”, añade Mesa; pero el valor de esas ventas cayó 3,8 %, a agosto, según el Dane, pese a un dólar favorable (ver 0pinión).

Martín Jaramillo, profesor de economía en la Universidad Gran Colombia, explica que otra solución está en que la política económica dé más libertades a los bancos “para que se generen, por ejemplo, cuentas de ahorro en con monedas fortalecidas. También habría que mirar si los fondos pensionales en dólares pueden empezar a ganar interés”.

Lo cierto es que Colombia debe estimular la entrada y permanencia de dólares, porque si bien el Presupuesto General de la Nación de 2020 hace cuentas en ingresos generados, entre otros, de las exportaciones de petróleo con un dólar a 3.149 (y no de 3.400): “es vital mantener la balanza equilibrada para edificar confianza y estabilidad jurídica”, puntualiza Mejía.

La última propuesta surge de pensar en una rebaja de tasas de interés para motivar la llegada de inversionistas, plan que el Banco de la República ha descartado pues la devaluación del peso no se ha trasladado a la inflación, y el fortalecimiento del dólar responde a fenómenos “netamente externos (la guerra arancelaria entre Estados Unidos y China)”, según referenció su gerente Juan José Echavarría .

Contexto de la Noticia

Opinión Los riesgos de la mayor devaluación del peso

Ramón Javier Mesa Callejas

Profesor Facultad de Ciencias Económicas

Universidad de Antioquia. ramon.mesa@udea.edu.co

En el último mes las alzas del precio del dólar en Colombia vienen reactivando el debate sobre los efectos de este fenómeno en la economía. Prueba de ello, la cotización de la divisa norteamericana ya superó la barrera de los $3.500 en el mercado cambiario nacional

El lento crecimiento de la economía global, la inestabilidad en el precio de las materias primas, sobre todo del petróleo, y la incertidumbre prologada de los efectos de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que se ven reflejadas en la debilidad del comercio mundial, la inestabilidad de las cadenas de valor y las tendencias divergentes del sector manufacturero y el de servicios, son factores que contribuyen a explicar en gran medida esta coyuntura alcista de la divisa en el país. A nivel interno, se suma el creciente déficit en cuenta corriente que este año podría superar el 4.5 % del PIB.

En teoría, un mayor precio del dólar favorece la demanda externa en la medida que aumentan las exportaciones y encarece las importaciones, beneficiando los sectores agrícolas e industriales que podrían sacar partida e impulsar su actividad productiva a nivel internacional y local; igualmente, un mayor precio del dólar puede estimular el turismo hacia Colombia y ser fuente de crecimiento de la economía.

Sin embargo, la realidad parece ser otra. La evidencia está demostrando que: las exportaciones no mejoran, especialmente aquellas que son diferentes a los hidrocarburos y son sensibles a la tasa de cambio; las importaciones crecen, el turismo se reactiva gracias a la buena imagen del país, la devaluación desde hace rato no es fuente de crecimiento y la Andi señalaba en su encuesta del mes de mayo que el alza en el precio del dólar era el principal problema que enfrentaban los empresarios.

Hoy, el creciente ritmo de devaluación del peso puede convertirse en un problema en la medida que comprometan las metas de inflación. Esto se puede dar, bien sea por el aumento de los precios de los insumos y los bienes de capital importado, y porque eleva el costo de la canasta familiar ante el mayor valor de los precios de los bienes de consumo final procedentes del exterior. Igualmente, el aumento en pesos del servicio de la deuda externa ante la creciente devaluación, acelera las presiones de gastos y con ello una mayor inflación. Desde la perspectiva financiera, existe el riesgo de la fuga de capitales por el deterioro de la rentabilidad interna y la caída del volumen de utilidades en dólares de las empresas extranjeras.

Sin duda, el riesgo mayor es la inestabilidad en la política de estabilización. La afectación de las metas de inflación trae consigo la adopción de políticas de corto plazo restrictivas, asociadas con el alza en las tasas de interés y la necesidad de contener el déficit fiscal por la vía del recorte del gasto y la urgencia de nuevos tributos, entre otras.

Bajo este escenario, la posibilidad de mayor crecimiento económico se esfuma y los mayores costos recaen sobre los hogares, especialmente, de los más vulnerables y los pobres, cuya inflación vía ingresos supera el 4.13%, más de 1 punto por encima del valor meta establecido para este año.

A FAVOR exportadores y cuentas locales

Las ventas al exterior dan más pesos por dólar. A pesar de que el precio del petróleo caiga, “el país lo sopesa con una divisa alta”, dice Raúl Ávila, profesor de U. Nacional.

EN CONTRA importadores y créditos

Los compradores en el exterior verán un alza en la adquisición de bienes y servicios en dólares. Si se tienen gastos en esa moneda, como los pagos de Uber, se encarecen.

OPINIóN las explicaciones del gobierno

alberto carrasquilla
Ministro de Hacienda
“Hay volatilidad porque a los inversionistas que existen en los mercados internacionales de capital les gustan los activos más líquidos. Se ha caído el precio del petróleo, ya está por debajo de los 60 dólares (...) La economía colombiana está preparada para asumir esos 3.500 pesos. La situación fiscal está cubierta, es cierto que tenemos que pagar en la deuda más pesos con la devaluación, pero se generan más ingresos por lo que el Gobierno tiene en empresas exportadoras como Ecopetrol, o por dividendos. Por cada 100 pesos de devaluación, por encima de $3.250, hay un billón más de ingresos fiscales. La penetración de la depreciación a la inflación no se ha visto; aunque tendrá que ser vigilada”.
Sergio Rodríguez Sarmiento

Tengo más libros de fútbol que calzoncillos y medias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección