<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

“El Foro dejará huella en Medellín y el país”: Carlos Julio Ardila

  • Foto esteban vanegas
    Foto esteban vanegas
Por Juan Felipe Sierra Suárez y Juan Fernando Rojas T. | Publicado el 15 de junio de 2016
En definitiva

A juicio de Carlos Julio Ardila Gaviria, esta cita regional del Foro Económico Mundial tiene relevancia en función de los retos que enfrentan gobiernos y empresarios latinoamericanos.

Que el sector privado participe en diseñar e implementar políticas públicas; la educación y la política industrial como tarea prioritaria de los gobiernos para impulsar la competitividad; y la huella que dejará en Medellín la reunión para América Latina del Foro Económico Mundial, y más importante, la huella que dejará la ciudad en los asistentes.

En esas tres ideas es insistente el empresario colombiano Carlos Julio Ardila Gaviria, en sus respuestas por escrito a un cuestionario de EL COLOMBIANO, a propósito de que es uno de los cinco copresidentes del Foro que comienza mañana en el hotel Intercontinental. Según el consejero Delegado de la Organización Ardila Lülle, uno de los principales conglomerados del país, la cita continental servirá para la “construcción de nuestro futuro”.

¿Qué oportunidades trae este evento a Medellín?

“Dejará huella en la ciudad y el país. Para Medellín es una oportunidad única para mostrarse como la ciudad innovadora que es, especialmente en lo social, y que cuenta con la mejor plataforma innovadora para crecer en América Latina. Medellín apuesta a la innovación, a la ciencia y a la tecnología. Es, tal vez, el mejor ejemplo de renacimiento urbano que yo conozca, y un ejemplo también que, con la colaboración entre el gobierno local, el gobierno nacional, el sector privado y los ciudadanos, cualquier cosa es posible. Como dije antes, este es un evento que dejará huella en la ciudad, pero más importante es que la ciudad va a dejar huella en los asistentes”.

¿Y dividendos para el país?

“Por una parte vendrán muchos invitados internacionales y es la oportunidad para mostrarles nuestra evolución y las oportunidades que tenemos. Por otro lado, es un escenario de altísimo nivel y presenciaremos debates actuales que nos servirán mucho en el proceso de construcción de nuestro futuro, dará elementos de juicio a todos sobre lo que es y será el desarrollo económico de nuestras naciones. El foro no se termina el viernes en Medellín. Los temas hablados y las conclusiones que salgan de las sesiones de esta semana se continuarán discutiendo en otros foros del WEF alrededor del mundo y en otros salones académicos y empresariales, dada la importancia global que tiene esta organización internacional”.

¿Cuál es la receta para que América Latina formule sólidas políticas públicas que faciliten el crecimiento?

“Es importante poder contar con políticas de Estado que establezcan un marco claro de credibilidad y estabilidad de condiciones para la inversión y crear así un buen clima para los negocios. El crecimiento económico depende de la prosperidad empresarial y de la generación de oportunidades para las personas. En los últimos lustros, varios países de nuestra región se han embarcado en procesos populistas que se han alejado de este modelo, y el resultado es un importante aumento de la pobreza, el debilitamiento del tejido empresarial, y un nulo crecimiento económico”.

¿Y para el caso Colombia?

“En el caso colombiano y de la mayoría de las grandes economías latinoamericanas se deben dar las condiciones para que las empresas y los emprendedores puedan crecer invirtiendo en innovación. El apoyo decidido en la innovación, a la diversificación productiva y, en general, a la promoción de condiciones que les permitan a las empresas prosperar en un entorno competitivo, deben ser el foco de las políticas públicas de desarrollo empresarial”.

¿Cuáles son los temas a priorizar por los gobiernos para construir un crecimiento sólido en la región?

“Son muchos los frentes en los que deben trabajar los gobiernos latinoamericanos para impulsar la competitividad empresarial y el crecimiento económico. Destaco dos: la formación de capital humano, pues deben asignarse recursos que tengan uso eficiente, pues son estas personas las generadoras de ideas y quienes, a fin de cuentas, resuelven problemas que enfrentan las compañías; y una política industrial moderna que debe impulsar a empresarios para que innoven y se modernicen”.

¿Y cuáles son esos puntos críticos en que se debe trabajar para reimpulsar el crecimiento, tema del Foro?

“Nuestros países deben seguir trabajando arduamente en la creación de un mejor clima de inversión, facilitar la creación de empresas y generar empleos de calidad. También es importante revisar la alta tasa de impuestos que se cobra a las empresas en América Latina, es una carga impositiva que desestimula la inversión en nuestros países, fomenta la evasión y desincentiva la tan necesaria formalización empresarial. En el caso colombiano, destacaría, además, los problemas de logística e infraestructura de transporte que han limitado la competitividad de las empresas. Afortunadamente, es un tema en el que el gobierno viene haciendo un gran esfuerzo y lo cierto es que ya se nota. Igualmente, contamos con una tradición de manejo serio de las finanzas públicas, que nos permite tener un alto grado de credibilidad en los mercados”.

¿En qué deben ocuparse las autoridades económicas de la región?

“Debe trabajarse de manera intensa en los instrumentos de política monetaria para controlar a toda costa la inflación, producto de la importante devaluación de la mayoría de las monedas latinoamericanas y el consecuente aumento de los costos de importación. Igualmente debemos mantener una política fiscal sana, amigable con la inversión, controlando el déficit fiscal, mejorando la calidad del gasto público y combatiendo la evasión fiscal”.

¿Cuál es el papel del sector privado en construir políticas públicas para el desarrollo en América Latina?

“Debe participar en los procesos de diseño e implementación de políticas públicas de manera activa, involucrando a sus directivos, en estos propósitos, para que interactúen positivamente con los gobiernos nacionales y locales. No tiene sentido esperar a que los funcionarios públicos resulten entendiendo solos cuáles son las necesidades, desafíos y retos para las empresas, sin el acompañamiento de estas. Son tareas que pueden y deben ser acompañadas por los gremios. Los empresarios tienen el deber de gestionar la innovación de sus productos al interior de sus empresas así como interactuar con los agentes del gobierno nacional y local en la definición e implementación de las políticas públicas. Las empresas son responsables de dinamizar el crecimiento económico. Cuando se reportan las cifras nacionales de crecimiento, lo que están reflejando es el desempeño del aparato productivo del país”.

¿Cómo pueden aportar los empresarios a la lucha contra la corrupción?

“Usualmente se relaciona la corrupción con agentes del gobierno, pero en muchos casos no es así. Siempre hay por lo menos dos partes involucradas: ‘quien paga por la peca y quien peca por la paga’. Se deben implantar las mejores prácticas y unos códigos de conducta muy estrictos que creen una cultura ética dentro la compañía, pues el control es una mezcla de vigilancia y transparencia. Las empresas tienen la capacidad y el conocimiento para compartir con el Gobierno sus experiencias de transparencia y manejo eficiente de recursos, que fácilmente se pueden replicar a todos los niveles de gobierno. Hacer frente a la corrupción en América Latina es un imperativo. La corrupción es un grave problema social, político, legal, ético y económico que afecta a todos los sectores de la sociedad. La corrupción es una práctica que limita las posibilidades de desarrollo asignando recursos de manera ineficiente y privilegiando a algunas personas y, además, limitando la competencia entre los mismos empresarios”.

¿Cómo prevé que será para Colombia la cuarta revolución, otro de los temas que se tratarán en el WEF?

“La cuarta revolución industrial, de la que habla el WEF, traerá cambios que hasta ahora solo cabían en nuestra imaginación y todavía no sabemos cómo nos va a impactar. En esta revolución van a confluir los nuevos avances e inventos tecnológicos de diversos campos tales como vehículos autónomos, robótica, inteligencia artificial, impresión en tercera dimensión, almacenamiento de energía, biotecnología y edición genética, temas que traerán en muchos casos debates éticos y morales. Esta nueva manera de usar la tecnología nos va a afectar a todos: a nuestros países, a nuestros gobiernos, a nuestras comunidades, a nuestras empresas y a nosotros personalmente. Es una fusión de tecnologías a través del mundo físico, digital y biológico. ¿Qué significan estos cambios o qué van a significar? ¿Cuánta mano de obra se va a desplazar? ¿Cómo se crearán nuevos puestos de trabajo? ¿Cómo vamos a ser afectados todos en general? No lo sabemos, muy difícil decirlo hoy. Lo cierto es que vamos a necesitar una educación de calidad para nuestros niños y jóvenes, y este es un reto que no debe escapar a nuestros gobiernos”.

Por último, la agenda privada permitirá contactos de alto nivel entre empresarios, ¿cuál es su expectativa en ese espacio paralelo”

“Poder convencer a algunos de los empresarios para que vengan a Colombia, la conozcan, la disfruten, se entusiasmen, se enamoren, e inviertan en ella”.

<b>Carlos Julio Ardila Gaviria, consejero de la Organización Ardila Lülle.</b><b><span style="text-transform:uppercase"> FOTO</span></b><b> <br /></b><b><span style="text-transform:uppercase">CORTESÍA REVISTA SEMANA</span></b>
Carlos Julio Ardila Gaviria, consejero de la Organización Ardila Lülle. FOTO
CORTESÍA REVISTA SEMANA

Contexto de la Noticia

PROTAGONISTAS Un empresario de muy bajo perfil

Carlos julio Ardila Gaviria
Organización Ardilla Lülle
Es el mayor de los cuatro hijos del empresario santandereano Carlos Ardila Lülle, y como tal, ha sido miembro de las juntas directivas de empresas como Postobón, Incauca y RCN (radio y televisión). Es administrador de empresas de la Universidad Georgetown (Washington), con estudios de posgrado en Miami (MBA) y París. Tras vivir por años en Nueva York, fue embajador de Colombia en España, en la presidencia de Andrés Pastrana (1998-2001). Una crónica de Las2orillas.co habla de su timidez y su mecenazgo en temas culturales en Cartagena.
Juan Felipe Sierra Suárez

Periodista de Economía y Negocios. Amante de la vida, con una familia que inspira a esforzarse todos los días a hacer mejor las cosas, una de ellas el periodismo. Egresado de la UPB.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección