<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

“Las juntas directivas deben ser hoy más diversas”: Camilo Bueno

El vicepresidente de Crecimiento y Estrategia y Líder del BLC en KPMG explica que los modelos de negocio están cambiando y eso requiere capacidades diversas en las cabezas de las compañías, que en todo caso deben regirse por un buen gobierno corporativo.

  • Camilo Bueno es el vicepresidente de Crecimiento y Estrategia y Líder del BLC en KPMG. Foto Cortesía.
    Camilo Bueno es el vicepresidente de Crecimiento y Estrategia y Líder del BLC en KPMG. Foto Cortesía.
21 de febrero de 2024
bookmark

Más de 250 miembros de juntas directivas de las principales empresas del país hacen parte del programa Board Leadership Center (BLC) que busca fortalecer los liderazgos de sus integrantes y promover el buen gobierno corporativo. En ese trabajo, que lidera la firma consultora KPMG, han encontrado grandes retos, como el hecho de que casi el 60% de las sociedades SAS que se crean carecen de gobiernos corporativos que los ayude a gestionar mejor sus organizaciones. Camilo Bueno, vicepresidente de Crecimiento y Estrategia y Líder del BLC en KPMG, explica el alcance de este proyecto en Colombia.

¿En qué consiste el proyecto?

“El programa se llama Board Leadership Center, mejor conocido como BLC y es el programa global más importante que tenemos nosotros en KPMG para los liderazgos desde las juntas directivas, para ayudarles a sus miembros a desempeñar mejor su rol”.

¿Qué tipo de retos, dificultades, errores son los más frecuentes en las juntas?

“Evidentemente no hay una junta perfecta ni la va a haber ni pretendemos que lo sea. Digamos, el gran propósito de esto es cómo impulsar el buen gobierno corporativo enfocado en la sostenibilidad de las compañías”.

Pero habrá unas juntas mejores que otras ¿ustedes evalúan eso? Entiendo que el BLC tiene un premio.

“Sí, para seguir incentivando el buen gobierno y reconocer que hay unas organizaciones que vienen haciendo las cosas muy bien, creamos el reconocimiento a la Junta Directiva del año y para ello elegimos un grupo extraordinario de jurados en el que están entre otros, la Andi, el Consejo Privado de Competitividad, Microsoft, Mercer, el Cesa, la Universidad de los Andes”.

¿Y quiénes ganaron en esa primera edición?

“Los tres ganadores fueron Bancóldex, Bancolombia y Geopark”.

Curioso, dos bancos, uno público y otro privado.

“Sí, sí, la verdad es que admirable el trabajo que el sector financiero hace sobre esto, también la regulación ahí es muy importante. Eso ayuda a incentivar cada vez más el buen gobierno. En este proceso se evalúan criterios de diversidad en la Junta, de funcionamiento, de composición, de qué temas tratan, de cómo reporta. Es un mensaje para que las compañías sigan queriendo medirse, porque cuando uno se mide es más consciente de dónde puede mejorar”.

Para quienes están en las empresas, hablar de gobierno corporativo no solo es común, sino que es como un mantra al que obedecen, pero para la gente del común, ¿cómo les explicaría por qué es importante?

“Mira, yo lo resumo en hacer las cosas bien, las buenas prácticas en términos de los procesos de las compañías. Las maneras cómo eligen y ascienden a las personas, cómo ayudan a controlar que no haya fraudes o el manejo ético de las organizaciones es lo que podemos llamar Gobierno corporativo. Y cuando hablamos de buen gobierno es cómo hacerlo de tal manera que así a uno no lo estén viendo, uno tenga la convicción de que lo está haciendo de la forma correcta”.

Si uno lo extrapola a lo que es un Estado, un país, pues es la diferencia entre tener una democracia con reglas que se cumplen, o la de tener un tirano que hace lo que le provoque... es como si un presidente de una compañía llegara a hacer lo que quiera, saltándose las reglas...

“Tal cual. Imagínate que en una compañía llegara un presidente a decir yo hago esto y aquello sin ninguna justificación, porque lo considera así. Y no, hay unas reglas, hay unos procedimientos, hay unos procesos, hay unas políticas que uno tiene que cumplir y eso todo enmarcado en un gran sombrero que se llama el gobierno corporativo”.

¿Y en este proyecto del Board Leadership, quiénes están agregados, qué hacen?

“Este es un programa global que lleva muchos años en varios países, en Estados Unidos 30 años, en Europa igual, en Asia un poquito menos, en Brasil 20 años, en México un poco menos, y el tercer país que lo lanza en América Latina es Colombia. Ya cumplimos un año y hoy somos una comunidad maravillosa de juntas directivas, con 250 miembros de las principales empresas del país y estamos incorporando cada vez más a los miembros de Junta de las entidades públicas, que no es muy típico que eso ocurra, pero cada vez es más relevante que participen los funcionarios”.

De hecho, en Medellín tuvimos un caso, con todo ese lío de Hidroituango EPM demandó a los contratistas y la Junta terminó renunciando y eso se vio como una señal de mal gobierno corporativo, ¿qué análisis se desprende de esto?

“Un claro ejemplo de desgobierno corporativo es que pasen esas cosas, una Junta directiva renunciando en mitad de su periodo, eso no es algo usual ni una buena práctica de gobierno corporativo. El ejemplo de EPM pone un gran asterisco al buen gobierno corporativo de ese entonces y, por ende, es un caso estudio de una mala práctica, por decirlo de manera clara”.

A propósito de casos de estudio, ¿cómo ven desde KPMG el cumplimiento del Gobierno corporativo en Colombia?

“Pues mira, hay unos desafíos de país. Si uno mira gran parte de las compañías, si mira los estudios de la Súper Sociedades, el 96% de las compañías de sociedades anónimas tiene una Junta directiva. Sin embargo, solo el 41% de las sociedades SAS tienen Junta directiva, entonces uno tiene que entender que las compañías medianas y pequeñas deben trabajar en el buen gobierno corporativo. Ese es un primer gran desafío de país”.

Y cada vez hay menos sociedades anónimas o ¿no?, es decir, ¿las empresas que se están creando están atendiendo menos al gobierno corporativo?

“Total, digamos que ese es un mensaje de alerta, que hoy las sociedades que más se crean, son quizás menos conscientes de la importancia del buen gobierno y como no es un tema muy sexy, entonces lo aplazan o piensan que no es importante. La recomendación es que le paren bolas desde el inicio. Cuando van creciendo, ahí van a ver la relevancia de tenerlo. Y hay otro reto grande: se habla mucho de diversidad, de equidad e inclusión y el país ha venido recorriendo una agenda sobre todo en asuntos de género, pero si tú miras casi el 100% de los miembros de las juntas directivas en Colombia son administradores de empresas o financieros o abogados. ¿Dónde estamos dejando las demás capacidades que necesita una empresa en el mundo de hoy? Capacidades digitales, de innovación, científicos de datos. Hoy no las vemos. Es muy importante que trabajemos en un concepto de diversidad mucho más amplio que abarque el cómo tenemos juntas más diversas desde las capacidades, eso hace que las juntas sean más productivas”.

Claro, pero las juntas han utilizado más asesores en materia legal o en asuntos financieros. ¿Si se necesita en las juntas, por ejemplo, personas con capacidad de innovación o eso es lo que debe hacer la empresa?

“La respuesta es que definitivamente es un imperativo para las juntas hoy y la razón es que los negocios cambiaron, la inteligencia artificial y la disrupción digital cambió los modelos de los negocios. Y no tener una capacidad desde quién está visualizando el futuro de las organizaciones, no tener una capacidad dentro de ese cuerpo colegiado que hable el idioma digital, que hable el idioma de la innovación, incluso, eso atado a la ciberseguridad. Nuestros últimos estudios del Board Leadership Center en Estados Unidos hablan que el riesgo más importante que están hoy gestionando las juntas directivas es la ciberseguridad, los ataques cibernéticos. Si no hay una capacidad en la Junta para gestionar eso, ¿quién lo hará? La administración cumple su rol, pero quien tiene que retar a la administración y asegurarse que desempeñe bien su trabajo es la Junta directiva”.

¿Qué le sugiere a las pequeñas empresas que de pronto estén pensando en mejorar su gobierno corporativo o en crear su gobierno corporativo?

“Lo primero es tener la convicción de que hay que hacerlo, que hay que tomárselo en serio. Así como es muy importante salir a vender un producto, saber comercializarlo, saber organizarse bien, la casa de puertas para adentro tiene que estar también muy bien organizada y eso es el buen gobierno, organizar la casa de puertas para adentro de tal manera que la sostenibilidad de la empresa funcione muy bien. Te doy un dato que tampoco es bueno en Colombia: el 70% de las juntas directivas en Colombia no tienen un reglamento interno de funcionamiento de la junta”.

¿Qué es lo mínimo de un buen gobierno corporativo?

“El establecimiento de las reglas del juegos del Gobierno corporativo. Y eso es lo que llamamos un reglamento interno de la Junta directiva del buen gobierno y el 70% de las compañías en Colombia no tienen un reglamento interno del funcionamiento de la Junta Directiva. Entonces, fíjate que no solo es tener una Junta directiva, es cómo debe funcionar para que sea armónica con la organización y que sea efectiva, y para eso es muy importante que desde que nace una compañía o hasta las más grandes se tomen muy en serio la conversación del buen gobierno”.

¿Qué viene para este 2024 en el Board Leadership?

“Tuvimos un 2023 maravilloso. Fue el primer año en Colombia. Esto funciona básicamente con mesas de trabajo, por temáticas de Junta y todos los miembros de Junta participan en ellas. Esto no tiene ningún costo, es un mecanismo para dar, no es un mecanismo para recibir, sino para dar, entonces ese es como un gran pilar que tiene el BLC. Y con la particularidad, y es que el concepto de innovación abierta entra a jugar muy fuertemente en el BLC, nada de esto lo hacemos solos. Desde KPMG tenemos un grupo de aliados, universidades, tanques de pensamiento y organizaciones que nos acompañan temáticamente en desarrollar esta agenda académica. Y en el 2024 sigue con cinco grandes componentes, que los vamos a desarrollar en las regiones. El primero es cómo implementar de manera efectiva la agenda y la famosa ESG (Environmental Social and Governance). La segunda gran mesa de trabajo será sobre el rol del Presidente y el Secretario General de la Junta Directiva. Dos de los roles más importantes para el buen funcionamiento de una Junta. Mucha gente me pregunta, bueno, y cómo esos roles se están sofisticando y cuáles son las tendencias de esos roles, vamos a estar hablando de eso. El tercero, disrupción digital, inteligencia artificial, cuál es el rol y las posturas que deben tener las juntas directivas para abordar la Agenda Digital. El penúltimo será toda la agenda geopolítica. Resulta que uno piensa que lo geopolítico no hace parte de la agenda empresarial y hoy más que nunca, nos damos cuenta de que es muy relevante. De hecho, uno de los riesgos más altos que tienen hoy las organizaciones es entender lo geopolítico. Claro, tienen que tener un contexto para poder actuar. Y finalmente terminaremos la agenda del año hablando del futuro del talento donde también abordaremos la diversidad, la equidad y la inclusión”.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD