<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

¿Daniel Quintero le puso ‘zancadilla’ al aeropuerto de Sogamoso?

La Alcaldía del municipio boyacense firmó un acuerdo con el exalcalde de Medellín para tener asesoría y de paso renunció a un inversor extranjero interesado en desembolsar US$1.200 millones en el proyeto.

  • ¿Daniel Quintero le puso ‘zancadilla’ al aeropuerto de Sogamoso?
  • ¿Daniel Quintero le puso ‘zancadilla’ al aeropuerto de Sogamoso?
02 de octubre de 2023
bookmark

A pesar de su riqueza, Boyacá no tiene un aeropuerto que le sirva de ancla para asegurar grandes volúmenes de carga y pasajeros. Este territorio ha pasado años observando como florece la industria aeronáutica en otras provincias mientras ellos carecen de la infraestructura básica.

Por ello, la actual administración departamental se fijó como uno de sus grandes objetivos allanar el camino para tener una terminal aérea competente y motora de riqueza.

El Aeropuerto Alberto Lleras Camargo, perteneciente al municipio de Sogamoso, tiene el mayor potencial de ampliación para realizar operaciones nacionales e internacionales. Las esperanzas estaban puestas ahí, pero actualmente hay una situación polémica que involucra a la Alcaldía de Medellín y la pérdida de una inversión por US$1.200 millones destinada a la modernización de esa infraestructura.

La controversia

La queja desde Boyacá apunta a que, hace casi un año, la Alcaldía de Sogamoso suscribió un acuerdo marco con la Alcaldía de Medellín y el objetivo era cooperar en la estructuración del proyecto, pero dicen que ya existen unos estudios preliminares y la necesidad real en el presente es de financiación, no de asesoría.

Una persona con incidencia directa en el proyecto aseguró que bajaron del bus a un inversionista dispuesto a capitalizarlo para acomodar en su lugar al Establecimiento Olaya Herrera.

Este diario habló con Jesús Sánchez, director de esta última entidad, y él detalló que fueron invitados en 2021 por el alcalde de Sogamoso, Rigoberto Alfonso, para observar el aeropuerto, cuya infraestructura es de los años 70 y actualmente no tiene una verdadera operación comercial.

“Nosotros atendimos esa invitación, le presentamos toda nuestra oferta institucional y como resultado, en octubre de 2022, se materializó la suscripción de un convenio marco que permitía generar ese vínculo directo entre la Alcaldía de Sogamoso y el Establecimiento Olaya Herrara”, comentó.

Explicó que eso “permitía aunar todo tipo de esfuerzos, derivado en tres etapas: corto, mediano y largo plazo, desarrollar la infraestructura y atraer operaciones de aviación comercial, tanto de pasajeros como de carga”.

Agregó que han acompañado a Sogamoso en más análisis técnicos del proyecto, dado que ese municipio no tiene dentro de su estructura una entidad experta en temas aeroportuarios. Y aseguró que, aunque el objetivo final es que la terminal se pueda modernizar, operar y comercializar, desde un principio quedó claro que el Establecimiento Olaya Herrera, por ley, no puede hacer inversiones directas o indirectas.

“Como está plasmado en el convenio, es un apoyo cooperacional entre dos entes territoriales, para que aúnen esfuerzos en la búsqueda de recursos para poner en funcionamiento la infraestructura”.

Como el proyecto necesita fondeo, indicó que se han contemplado dos alternativas en aras de capitalizarlo: la primera es la gestión del alcalde de Sogamoso ante el Fondo Nacional de Regalías por $65.000 millones; y la segunda, es una licitación para buscar un socio privado mediante la modalidad de Alianza Público Privada (APP).

“Está claro que en esta etapa de modernización de la infraestructura, la naturaleza que tenemos nosotros no permite que hagamos inversiones de recursos (...) pero sí permite que ya en un escenario de operación aeroportuaria, nosotros podamos prestar el servicio de administración”.

Lo que faltaba era plata

Volviendo con la persona que tuvo participación desde 2017 en etapas de diagnóstico y estructuración, narró que al tener claro el panorama y las necesidades, desde la Gobernación de Boyacá tocaron las puertas de la Aeronáutica Civil.

Esa entidad prestó atención y para el 9 de febrero de 2022 ya estaba entregando detalles del Plan Maestro de Desarrollo 2050, que incluía al Aeropuerto Alberto Lleras Camargo.

“El proyecto que nos entrega la Aerocivil es de los más ambiciosos que tiene Colombia en infraestructura aeronáutica; con una pista de 4.600 metros de largo. Luego, lo que definimos fue salir a buscar esos recursos (...)”, señaló la fuente.

En efecto, EL COLOMBIANO tuvo acceso al contrato de consultoría número 2020625 en el que se presentan: “Inventario, diagnóstico, planificación, estudios y diseños fase III y formulación de los proyectos de inversión para el mejoramiento de los aeródromos de las entidades territoriales”.

Ahí entregaban unos insumos iniciales y lo que faltaba era quién pusiera la plata para avanzar con estudios de prefactibilidad y factibilidad. Fue entonces que Procolombia conectó a la Gobernación de Boyacá con Yun Capital, firma cuya casa matriz está en Nueva York y se especializa en el fondeo de iniciativas con alto potencial de desarrollo social y económico.

El 3 de octubre de 2022, la directora ejecutiva de Yun Capital, Jung Yun, vino al país y manifestó su intención de invertir US$1.200 millones en el proyecto, incluidos US$10 millones adicionales para los estudios (ver Paréntesis).

Sin embargo, el alcalde de Sogamoso le indicó que tenía unas conversaciones adelantadas con la Alcaldía de Medellín y, a pesar de la insistencia por parte de otros funcionarios, el mandatario firmó el acuerdo marco con Daniel Quintero, cerrando además la puerta a la inversión de Yun Capital.

Al cierre de esta edición, Rigoberto Alfonso no había contestado la solicitud de entrevista, pero el argumento que ha entregado en otros espacios es que no basta con que un inversionista quiera fondear un proyecto, pues hace falta una licitación en la que participen otros interesados en la concesión. Sin embargo, con el convenio marco se decantó por el Establecimiento Olaya Herrera sin trámite de concurso público.

La contraparte defiende que en este caso el factor clave es la voluntad: “De otra manera, en el país no se hubieran podido realizar otros grandes proyectos de infraestructura mediante la modalidad de Alianza Público-Privado (APP) o Iniciativa Privada (IP)”.

Queda esperar el cambio en elecciones

Nicolás Jiménez, representante para Colombia de Yun Capital, habló con EL COLOMBIANO y confirmó que la firma tuvo un interés genuino en tomar la concesión integral del Aeropuerto Alberto Lleras Camargo y hacer la inversión total para ponerlo a operar y proyectarlo como uno de los hub de logística más fuertes de América Latina, razón por la que nunca comprendió la negativa del alcalde Rigoberto Alfonso para trabajar conjuntamente y sacar la iniciativa adelante. Además, el ejecutivo confirmó que, apalancándose en los contactos que Yun Capital tiene en todo el mundo, estaban listos para atraer diversas compañías de logística, lo que derivaría en una inyección económica para el departamento a través de la generación de nuevos empleos. Indicó que la directora ejecutiva, Jung Yun, tiene un fuerte interés en Colombia y no todo está perdido. Pero afirmó que resta esperar al cambio del alcalde y envió un mensaje a quien llegue: “Si nos sentamos con tranquilidad podemos lograr un gran acuerdo”.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*