<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La red de la hospitalidad viajera

  • La red de la hospitalidad viajera
  • La red de la hospitalidad viajera
  • La red de la hospitalidad viajera
Publicado el 07 de abril de 2015

Couchsurfing le permite vivir en casas locales y aprender de su día a día sin que se siente turista.

No es una plataforma solo para buscar hospedaje gratis. Couchsurfing es una red social que busca que las personas tengan un intercambio cultural. Allí los viajeros del mundo se ponen en contacto para compartir experiencias, idiomas y toda suerte de expresiones de la vida diaria.

El fotógrafo alemán Malte Jäger denomina a Couchsurfing como ´la red social de la hospitalidad´, pues en ella interactúan viajeros distintos a los que normalmente usan agencias u hoteles en sus recorridos. Prefieren recurrir a personas que no conocen pero que les pueden abrir las puertas de sus casas para recibirlos y hospedarlos.

Malte se inspiró en Couchsurfing para su trabajo artístico. En su serie de fotodocumental ´Couchsurfing the world´-viajeros del mundo-, recopiló fotografías de sus viajes, en las que capturó escenas cotidianas de las personas que se valen de esta red social para conocer lugares.

“Los usuarios de las redes de la hospitalidad viajan para aprender sobre el lugar, la gente, las costumbres y la cultura... no se quedan solo con los espectáculos turísticos”, escribió en la descripción de su serie fotográfica.

Uno de los aspectos que destaca Malte sobre Couchsurfing, es que trasciende el contacto digital y que, por lo general, la experiencia es llevada al plano real. “El contacto en esta red está basado en la mutua curiosidad e intenta crear una conexión real. El interés tanto del que es anfitrión como del visitante no es financiero”, agregó Malte.

Para entender de manera más profunda la hospitalidad en esta red, Malte hizo cinco viajes en los que documentó las motivaciones y la manera en la que los viajeros se apropian de los lugares a los que arriban.

Fotografías en Estados Unidos, India y algunos países de Europa muestran de manera íntima cómo es la relación de confianza entre las personas se conectan por Couchsurfing.

Su historia en Medellín

Usted no necesita planear ni realizar un viaje para crear un perfil en Couchsurfing. Si le gusta conversar y contar historias de Medellín, si le interesa conocer cómo es la vida en otros países o si quiere aprender o practicar otro idioma, esta red es para usted.

Pese a que tiene más de una década de existencia, en los últimos cinco años esta red ha ganado popularidad en Colombia. Según datos oficiales, actualmente hay unos 50 mil perfiles activos en el país.

Medellín no es la excepción. En la ciudad la comunidad además de crecer se ha organizado en grupos específicos. Uno de los más populares es ‘Intercambio de Idiomas’, en el que tanto viajeros como locales pueden resolver dudas, enseñar o aprender un idioma nuevo.

Henry Gómez es uno de los administradores de este grupo. Inició su participación en Couchsurfing precisamente para practicar inglés en 2010 y de a pocos se convirtió en uno de los líderes de los encuentros. “ Es muy interesante poder aprender con un nativo, porque además del idioma se conoce sobre la cultura del país, expresiones puntuales y demás. Yo por ejemplo estudié francés de esa manera y ahora puedo conversar fluidamente”, cuenta Henry.

Si usted no quiere o no puede hospedar personas, también tiene la posibilidad de intercambiar conocimientos. Puede salir a conversar o a tomarse un café mientras comparte historias.

“Como mi perfil es muy centrado en deportes extremos, por lo general, los viajeros me buscan para salir a escalar o para pedirme información sobre lugares en los que se puede practicar este deporte”, expresa Sergio Alonso Londoño, @SergioAL_ en Twitter, miembro de la comunidad desde hace cuatro años.

“Yo he hospedado en Medellín a personas de Japón, China, India, Australia y muchos más países. Cuando lo hago no es solo porque en casa hay una cama o un sofá extra, sino porque en verdad tengo tiempo para compartir con la persona”, afirma Sergio.

Por su parte, Henry le recomienda a quienes deseen hacer parte de Couchsurfing que lean las reglas de la comunidad antes de acceder a ella. “Esta red no está pensada para conseguir pareja, ni para salir de fiesta con extranjeros. Tampoco es solo para viajar barato, se trata de compartir”, agrega.

La participación en esta red social es gratuita. Sólo debe ingresar a www.couchsurfing.com, crear su perfil y expresar sus intereses personales..

Marggie Riaza

Lectora sin remedio y contadora de historias. En general, diletante. Periodista de El Colombiano.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS