<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Más intriga: ¿que hay en Próxima Centauri?

  • Este dibujo muestra cómo podría ser el planeta Próxima b, el más cercano a la Tierra. Todavía no está claro si puede albergar vida debido a la cercanía a su estrella. FOTO ESO
    Este dibujo muestra cómo podría ser el planeta Próxima b, el más cercano a la Tierra. Todavía no está claro si puede albergar vida debido a la cercanía a su estrella. FOTO ESO
Por Ramiro Velásquez Gómez | Publicado el 23 de abril de 2019
4.850

millones de años sería la edad de Próxima Centauri,
la estrella más cercana

en definitiva

Un posible segundo planeta en Próxima Centauri, la estrella más cercana, hace más interesante ese sistema sobre el cual todavía se discute la posibilidad de que pueda albergar vida.

Si desde 2016 cuando se anunció el descubrimiento de un planeta en la estrella más cercana al Sol los astrónomos no han dejado de poner sus miradas en ese mundo, hoy tienen razones adicionales.

Para ser exactos: hay dos nuevos motivos.

Un estudio no publicado todavía en revista astronómica sugiere que no hay uno sino dos planetas alrededor de Próxima Centauri, una estrella enana roja, el tipo de sol más común en nuestra galaxia: alrededor del 75 %.

El potencial planeta sería Próxima c, de acuerdo con la nomenclatura y sería una Supertierra (mayor que nuestro hogar).

“Solo es un candidato”, explicó Mario Damasso, de la Universidad de Turín en Italia durante una presentación la semana pasada en la Universidad de California en Berkeley.

El otro motivo para los astrónomos es la sugerencia en un artículo en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, de que Próxima b, ese cuerpo terrestre anunciado hace casi tres años, podría tener, pese a todo, unas condiciones adecuadas para que prosperara alguna forma de vida (ver Radiografía).

Las primeras pistas

Damasso y su colega Fabio Del Sordo de la Universidad de Creta analizaron observaciones de la estrella con el instrumento Harps (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher) instalado en un telescopio del Observatorio Europeo del Sur en La Silla, Chile.

Notaron pequeñísimos movimientos inducidos al parecer por los jalones gravitacionales de planetas alrededor. Ese instrumento ayudó a detectar a Próxima b, como lo ha hecho con otros cuerpos extrasolares.

Pero a diferencia de este, el posible nuevo planeta no se encuentra en la zona habitable, esa donde puede haber agua en estado líquido.

Próxima c, que tendría una masa de unas seis veces la terrestre, estaría a 1,5 unidades astronómicas de su pequeña estrella madre. Una unidad equivale a la distancia Tierra-Sol que es de casi 150 millones de kilómetros.

Dado el tamaño de Próxima Centauri, una estrella fulgurante con elevados aumentos aleatorios de brillo, a esa distancia un planeta sería frío. Un mundo congelado.

La estrella tiene 1/8 de la masa del Sol, pero su densidad es 40 veces mayor.

Aquella distancia hará más difícil detectar el posible planeta Próxima c: ni la estrella es visible al ojo humano y se requiere de ayuda óptica para diferenciarla dentro del sistema Alfa Centauri, que tiene otros dos soles. Próxima parece girar alrededor de ellos.

Tal vez, de acuerdo con el par de astrónomos, con el satélite europeo Gaia que hoy hace un mapa del cielo o con el telescopio James Webb que será lanzado en 2021, podría afinarse la mirada para confirmar o no este nuevo mundo.

Si es real, Próxima Centauri sería una joya en el cielo.

Contexto de la Noticia

radiografía Condiciones similares a las de la Tierra

Por estar muy cerca de su estrella, aunque esta es una enana roja, se discute si el planeta Próxima b podría albergar vida. Este se halla bloqueado, siempre da la misma cara a su sol, Próxima Centauri y esta emite repentinos destellos con intensa radiación UV que haría difícil la vida en esa cara y que habría disipado cualquier atmósfera.

Un nuevo estudio, de Jack O’Malley-James y Lisa Kaltenegger, que analizó varios planetas alrededor de enanas rojas y cómo era la Tierra en sus orígenes, mostró que nuestro planeta al principio tenía condiciones más extremas que las de Próxima b. De confirmarse, se abre la posibilidad de que pudiera florecer la vida, más cuando su estrella es solo 200 millones de años más vieja que el Sol. Si la tuviera, sería unicelular.

Ramiro Velásquez Gómez

Los temas de la ciencia, la astronomía y el medio ambiente con énfasis en cambio climático son mis campos de acción periodística. Con vocación por el mundo de los pequeños felinos y la defensa animal.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección