<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Se compite y hasta se amanece jugando

  • Los torneos en Juegósfera se trasmiten por Facebook y YouTube. La idea es que aficionados puedan ver y repetir partidas. FOTO Carlos Velásquez
    Los torneos en Juegósfera se trasmiten por Facebook y YouTube. La idea es que aficionados puedan ver y repetir partidas. FOTO Carlos Velásquez
Por laura tamayo goyeneche | Publicado el 20 de diciembre de 2019
21

entre computadores, Nintendo Switch, Play Station 4 y Xbox One

En un pasillo y cuatro habitaciones oscuras, iluminadas solamente por luces de neón color azul, naranja y morado, se reunieron el pasado domingo casi 30 jóvenes en torno a los e-sports (competencias de videojuegos, también conocidos como deportes electrónicos). En medio de gritos y risas se preparaban para una tarde de torneos de Dragon Ball FighterZ, Samurai Shodown y King of Fighters XIV.

El ambiente que se respira en Juegósfera, la primera gaming house de Medellín, un día de competencia es de ansiedad y expectativa. En la sala principal se enfrentan dos jóvenes que practican con una hora de anticipación para llevarse el premio. Están jugando una partida de Dragon Ball FighterZ, un videojuego de pelea similar a Mortal Kombat. Algunos parados detrás reaccionan con gritos y bromas a las estrategias de los jugadores, mientras van llegando más personas a inscribirse y un olor a lavanda, proveniente de un difusor de aromas, inunda la casa.

Aunque parece una tarde de entretenimiento como las que se celebraban en las ludotecas de los barrios, en las que se hacían partidas de Play Station con una cuota de inscripción que luego se repartía entre los ganadores, los creadores de esta casa, que se inauguró en Laureles hace dos meses y medio, visionaron mucho más que eso.

Fueron los gamers del equipo Break The Targets Sebastián Osorio, Jaír Díaz, Julián Osorio y Jorge Quiñonez quienes la fundaron y equiparon con doce computadores de alto rendimiento, cuatro consolas de Nintendo Switch, cuatro Play Station 4 y un Xbox One. El objetivo principal: que aficionados y quienes aspiren a ser profesionales en e-sports tengan un lugar para entrenar y acceder a profesores.

Hay alguien viviendo ahí

Santiago “Croven” Cuervo, un aficionado a Super Smash Bro, está en la primera habitación dedicada a Nintendo. Cuervo estaba liderando la jornada, recogiendo el dinero de la entrada y organizando los equipos para transmitir en vivo, porque “así como hay personas que pueden pasar horas viendo fútbol, ahora reunirse a ver a otros jugar videojuegos es una pasión”, según Gustavo Cardona, socio fundador de la empresa de E-sports Versus.

Sigue otra habitación destinada solo a PlayStation. Seis hombres practican para el torneo de The King of Fighters XIV, un videojuego de lucha. Llama la atención la presencia de una chica que los observa curiosa. Hay dos mujeres en toda la gaming house esa tarde, pero ninguna de ellas compite. Una observa los entrenamientos en la habitación de PlayStation y otra juega en la sala principal en una Nintendo Switch.

Al avanzar se escucha música electrónica que proviene del último cuarto. Es la sala destinada a Just Dance, donde unos 8 adolescentes bailan enérgicos frente a la pantalla. Al frente hay un cuarto oscuro y con poltronas. Es un espacio destinado para los videojuegos en celular como Clash Royale o Free Fire. En uno de los muebles hay una cobija porque “la gente se queda a dormir aquí”, comenta Cuervo entre risas. Al final hay una cocina y la habitación donde vive Isaac Sánchez, también conocido como “Burn”. Sánchez juega Super Smash Bros y es miembro del mismo equipo de los fundadores de la casa. Fue invitado para dar clases y estar pendiente de la casa (ver anécdota).

De regreso al salón principal se siente la energía a punto de comenzar a las 4:00 de la tarde. “Es muy emocionante ver lo que está pasando en la ciudad”, relata Cuervo y añade que más allá del dinero por un torneo, lo que une a estos jóvenes un domingo es el sentido de comunidad .

Contexto de la Noticia

anécdota UNA COMUNIDAD QUE UNE

La historia de Isaac “Burn” Sánchez con los videojuegos comenzó en su país natal, Venezuela, cuando le regalaron una Nintendo 64 a los 8 años. Cuando migró a Colombia, hace tres años, competía en torneos de Super Smash Bros, aunque no vivía completamente de ello. Hace dos meses vive en la gaming house en una experiencia que él describe como “todo un sueño”. La idea del proyecto es mucho más ambiciosa que solo un centro de entretenimiento, para él, “las competencias en la ciudad irán creciendo y la idea es que gamers de otras partes ubiquen esta casa como el lugar donde pueden prepararse”.

Laura Tamayo Goyeneche

Quiero pasarme la vida aprendiendo cosas nuevas y me hice periodista para asegurarme. Escribo sobre tecnología y gastronomía en la sección de Tendencias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS