<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Consejos para la salud cerebral: “Hay que alimentarnos de comida real”

Sara Mesa ha publicado tres libros enfocados en el bienestar del cerebro y en mejorar hábitos de vida. Una conversación sobre cómo mantener una alimentación adecuada.

  • Imagen de la neurorradióloga, escritora de tres libros, Sara Mesa. FOTO Cortes+ia
    Imagen de la neurorradióloga, escritora de tres libros, Sara Mesa. FOTO Cortes+ia
  • Ingredientes como la piña, el mango maduro, la zanahoria y la naranja son provechosos para la salud del cerebro. FOTO Cortesía
    Ingredientes como la piña, el mango maduro, la zanahoria y la naranja son provechosos para la salud del cerebro. FOTO Cortesía
03 de diciembre de 2023
bookmark

La neurorradióloga y máster en Alimentación y Nutrición Sara Mesa se dio cuenta de la urgencia de promover hábitos de vida saludables por su paso en San Vicente Fundación, donde vio cerebros de niños de tres años que parecían los de personas adultas mayores por causas como la desnutrición o una mala alimentación.

Desde ese momento no ha dejado de promover la alimentación equilibrada, la respiración consciente, la meditación y buenos hábitos de sueño; ha publicado tres libros: Cocina y mente, Tu cerebro y su último libro Aire, publicado este año. Todos editados por Planeta.

Pero, ¿cómo podemos mantener el cerebro sano y cuáles han sido sus hallazgos? En este artículo la especialista habla de su experiencia con la que, en palabras del doctor Carlos Jaramillo, ha sabido identificar conductas que debemos desaprender y reaprender para tener un cerebro saludable.

En conversación con EL COLOMBIANO, la especialista repasa aquellas prácticas que afectan nuestra salud cerebral, ese órgano que es la “torre de control” del cuerpo, recomienda cinco alimentos para esto y entrega una receta con alimentos reales, escasos en las canastas familiares de las familias contemporáneas.

Hablemos de cerebros enfermos, ¿cómo son?

“En San Vicente Fundación yo recibía pacientes de todos los niveles socioeconómicos y, por ejemplo, veía a muchos niños desnutridos o con problemas del corazón. Junto a los residentes no podíamos creer que los cerebros fueran de niños, parecían de personas adultas mayores. Los cerebros enfermos disminuyen su volumen, tienen manchas, huecos, son arrugados como una pasa. Los saludables son más ‘gorditos’, la sustancia blanca del cerebro tiene más volumen”.

¿Una persona con un cerebro enfermo podría ser más lento en el aprendizaje?

“Yo soy neurorradióloga y lo que veo son fotos, ero cuando uno habla con clínicos obviamente dicen que hay una relación directa. Es entender que el cuerpo es un todo”.

Le recomendamos leer: Cuidado: Los perros y los gatos no son los únicos que sufren con la pólvora

¿Cuál es la relación entre el cerebro y la alimentación?

“El cerebro es el órgano que más come de nuestro cuerpo, come el 20 % de nuestra energía y por eso requiere de nutrientes y no solo de los que se mastican. Hay cerebros malnutridos pero también mal dormidos, que no les entra suficiente oxígeno porque las personas no respiran bien, cerebros deshidratados por personas que consumen alcohol y ahí la importancia de buenos hábitos de vida”.

Ha estudiado los hábitos alimenticios de las personas actuales, ¿qué debemos desaprender?

“Yo crecí en una cultura donde las grasas eran malas, debía comer comida light y tenía dietas restrictivas. Las personas dejaron de comer grasa, pero empezaron a consumir más carbohidratos procesados, llenos de químicos, de azúcares, de jarabe alto en fructuosa. Ahora las personas están comiendo comida artificial y se olvidaron de la comida real que es la comida que hacían las abuelas. También, debemos cambiar el chip de las calorías, que un alimento tenga varias calorías no significa que no sea saludable. El cuerpo necesita nutrientes, grasa de la buena, proteína. Entonces uno debe saber actualmente de dónde viene su comida y tendrá un mayor aporte nutricional. También, condenar las grasas fue un desastre para nosotros”.

Le puede interesar: Inyecciones para adelgazar disminuyen el riesgo de infartos en un 20 %

En esa lógica, ¿qué debemos reaprender de la alimentación?

“Nuestra relación con la comida ha sido perversa y hay que cambiarla por una relación buena. Evolutivamente la comida era una necesidad para almacenar energía y poder sobrevivir. Ahora, se relaciona con la ansiedad y por esto debemos saber que hay que comer para disfrutar de ese placer que nos da la vida, comer con calma, cuando de verdad tengamos hambre, eligir bien los alimentos y entender que la comida es una celebración”.

¿Cómo se relaciona nuestra alimentación con enfermedades como la ansiedad, depresión, demencia, TDAH?

“Uno de los grandes males actuales es la inflamación crónica, cuando nuestro cuerpo se defiende genera una respuesta inflamatoria pero esta en exceso le hace daño a nuestro cuerpo, a nuestro intestino, y muchas de esas enfermedades que mencionas se relacionan con altos niveles de inflamación. Es un hecho que lo que pasa en el intestino pasa en el cerebro también, están muy relacionados. Si una persona empieza a comer sano esa inflamación disminuirá y en algunos casos estas enfermedades también lo harán. A veces las personas no necesitan medicamentos, puede que lo único sea una buena alimentación. Pero cuidado, no estoy diciendo que no hay que ir al psiquiatra o al médico, todo esto debe ser un acompañamiento integral”.

Para tener en cuenta

1. Según Sara Mesa, un cerebro deshidratado en por lo menos un 3% te hace pensar más lento. La experta recomienda una hidratación constante y ojalá en envase de vidrio, pues el plástico puede liberar químicos que no son tan sanos para el cuerpo. Además que esté filtrada y contenga electrolitos.

Los vegetales son esenciales para el cerebro. Sara Mesa recomienda las coles de hoja verde oscura.

2. Las bayas son también fundamentales en la salud cerebral. “Los frutos rojos y mientras más morados y azules sean, es mejor porque contienen muchos antioxidantes. Un ejemplo son los arándanos o las moras”.

Lea también: ¿Qué es el síndrome de la persona rígida? La enfermedad que sacó de los escenarios a Céline Dion

3. El grupo de alimentos que contiene Omega 3 como los pescados y mariscos, nueces y semillas, aceites de plantas, puede beneficiar al cerebro. “La nuez de nogal, las semillas de cáñamo, de chía, de linaza, son poderosos”.

4. “Las especias son esenciales, surge un concepto que son los adaptógenos, son plantas o raíces de cortezas que benefician al cerebro. Por ejemplo, está la cúrcuma es buena para la neuroinflamación; el jengibre es bueno como antioxidante y antiinflamatorio y la canela tiene funciones para el tracto gastrointestinal”.

Ingredientes como la piña, el mango maduro, la zanahoria y la naranja son provechosos para la salud del cerebro. FOTO Cortesía
Ingredientes como la piña, el mango maduro, la zanahoria y la naranja son provechosos para la salud del cerebro. FOTO Cortesía

Receta

Bowl de frutas, zanahoria, cúrcuma y jengibre

Esta receta es una gran aliada para el sistema inmune. Además de refrescante, está llena de vitaminas y contiene poderes antiinflamatorios gracias a la cúrcuma y el jengibre.

Ingredientes para 1 porción

½ taza de piña pelada, picada y previamente congelada

½ taza de mango maduro pelado, picado y previamente congelado

½ taza de zanahoria rallada

*1 naranja pelada y picada

½ taza de leche vegetal, previamente congelada en cubos

1 cucharadita de cúrcuma

1 cucharadita de jengibre fresco rallado

1 cucharada de coco rallado.

Preparación

Lleve todos los ingredientes, a excepción del coco rallado, al procesador de alimentos hasta obtener una consistencia cremosa.

Sirva y decore con el coco picado. Si desea, puede agregar su granola favorita.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*