<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Esas pandemias que se volvieron negocio

  • Parte de los laboratorios que apostaron por encontrar curas aumentaron su valor de mercado o ganancias. FOTO EFE
    Parte de los laboratorios que apostaron por encontrar curas aumentaron su valor de mercado o ganancias. FOTO EFE
Publicado el 27 de febrero de 2020
13,50 %

creció la acción de Moderna Inc tras anunciar vacunas experimentales del coronavirus.

1,9

millones de vacunas produce y distribuye, al día, el laboratorio GSK.

en definitiva

Coronavirus, malaria y la gripe porcina son algunas de las enfermedades sobre las que los laboratorios han sabido sacar provecho económico. Ingresos y acciones, lo que más se afecta.

El pasado tres de febrero el gigante farmacéutico británico GlaxoSmithKline (GSK) recibió la noticia, de parte del Ministerio de Sanidad Británico, de una inversión de 26 millones de dólares (89.000 millones de pesos) para avanzar en las investigaciones que lidera, junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Instituto Pasteur, en encontrar una vacuna en contra del coronavirus (Covid-19). El tiempo apremia. Este miércoles se confirmó el primer caso de contagio en América Latina. Un paciente de 61 años fue diagnosticado en Sao Paulo, Brasil (ver Informe).

Cada nuevo caso moviliza más recursos públicos y privados para la investigación y el desarrollo de formas de prevención. También se traduce en más dinero para las compañías. El ejemplo es el del laboratorio GSK, que con esa inversión británica vio como su acción creció 4 % en la Bolsa de Valores de Londres, al llegar a 1.815 libras esterlinas (unos 8 millones de pesos). De esta manera la farmacéutica consiguió su valor más atractivo desde el 24 de enero de 2020. ¿Cuál es su interés por buscar la vacuna para una enfermedad que genera incertidumbre en mercados y ha hecho que el Fondo Monetario Internacional reduzca la proyección de crecimiento económico mundial? Pues que, para esta y otras firmas, no deja de ser una oportunidad de hacer dinero.

GSK tiene dos grandes portafolios: productos para el cuidado de la salud y el negocio de la vacunas. En este último, según datos alojados en sus reportes financieros, produce y distribuye 1,9 millones de vacunas, al día, para atender 150 países. Eso es como si el laboratorio entregara, en 24 horas, una de estas al 78 % de los habitantes que tiene Medellín.

Y para hacerse a una idea de lo que representa ese mercado para la firma, una dosis de Bexsero, vacuna para prevenir la meningitis, tiene un precio de 106 euros para Europa (unos 394.000 pesos). Como el tratamiento aconseja cuatro dosis, su costo final roza los 424 euros (1,6 millones de pesos), esa inyección es importante si se tiene en cuenta que, según la OMS, solo en África, la meningitis puede afectar a 430 millones de personas. El reporte financiero de 2018 de GSK para España mostró que por ese tratamiento el laboratorio recibió 300 millones de euros (1,09 billones de pesos, con la tasa promedio de 2018).

De ahí que tampoco sea extraño que otros conglomerados busquen recursos, inversiones y deuda para crecer en ese portafolio. Jhonson & Jhonson también decidió meterse a encontrar una cura para el coronavirus. El 11 de febrero a través de un comunicado de prensa publicado en su página de internet, Paul Stoffels, director científico de la firma, dijo: “Estamos comprometidos en hacer lo posible para proteger la salud de las personas en los Estados Unidos y en el mundo”. Aunque el efecto de la noticia fue negativo.

El mercado no recibió como positivo el anuncio. La acción de la compañía en la Bolsa de Valores de Nueva York cayó de 151 a 150 dólares tras los dos días siguientes al comunicado. La razón estuvo en que el fuerte de la empresa es el desarrollo de productos para el cuidado personal, aunque tiene la meta de hacer del mercado de inmunización uno de sus portafolios más atractivos en los próximos años, no en vano viene anunciando desde 2014 inversiones allí. Hace seis años destinó 200 millones de dólares para encontrar una cura al ébola y ahora expresó estar haciendo pruebas para hallar una contra el VIH.

Sumada a Jhonson & Jhonson, el martes igual se conoció el interés de la estadounidense Moderna Inc. La firma dijo tener listo el primer paquete de dosis experimental para el coronavirus. Anuncio que le representó un crecimiento del 13,50 % en el precio de sus acciones en la Bolsa de Valores de Nueva York (ver Paréntesis).

Negocio histórico

Raúl Ávila, profesor experto en economía de la Universidad Nacional, explica que no puede haber mejor ejemplo para la teoría de oferta y demanda que el desarrollo de una vacuna en medio de una pandemia. “La OMS todavía señala que el Covid-19 no lo es , pero ha pedido prepararse por su potencialidad. A pesar de esa ausencia de concepto, en el momento en el que se desarrolle un medicamento su demanda será grande. Cuánto llegue a costar dependerá de variables como la inversión en el desarrollo, el número de dosis y la tasa de mortalidad, que por ahora es baja (del 2 %)”.

Ávila recuerda que en casos como el de la carrera por hallar una solución al virus H1N1 (o gripe porcina), Roche, Novartis, Pfizer y de nuevo a GSK monetizaron un negocio que no se concibe como cualquier otro “porque pone en juego valores de la ética empresarial”.

El 24 de abril de 2009 Roche dijo haber avanzado considerablemente en el desarrollo del Tamiflu para acabar con el H1N1; horas después GSK aseguró tener un acercamiento importante sobre el Valium: los dos laboratorios terminaron con crecimientos en sus acciones, la más alta la experimentó Roche, con un 6 %.

Al cierre del ejercicio empresarial de 2009 esta última informó que sus ingresos habían crecido 203 % (durante el primer semestre de ese año) a razón de las ventas que se generaron por el Tamiflu; mientras que las utilidades llegaron a los 937 millones de dólares, que para hacerse a una idea, supera en casi 300 millones de dólares a las exportaciones totales de hierro y acero de Colombia del año pasado (688 millones de dólares), de acuerdo con datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

El debate empresarial

Jaime Arias fue por siete años presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi) y ahora es rector de la Universidad Central, a su juicio en la amenaza del coronavirus a la industria farmacéutica no se le puede ver como un grupo de empresas que se frota las manos pensando en la oportunidad de negocio que se abre ante la posibilidad de encontrar una cura.

“Hay dos esfuerzos: el del Estado, que tiene criterio social, y el del segmento farmacéutico. No se le puede impedir a las empresas asociadas a ese sector que hagan vacunas. Es cuestión de mercado: gracias a los avances tecnológicos que industrializaron su producción, a partir de los años 70 y 80 el desarrollo de ese y productos como antibióticos y antigripales se convirtieron en oportunidades de negocio muy atractivas”, explica Arias.

Y así lo han entendido algunos grandes empresarios. Más allá de que Bill Gates, fundador de Microsoft, anunciara la entrega de 100 millones de dólares para encontrar una salida al coronavirus, como muestra filantrópica para el bien de la salud pública, un personaje como Warren Buffett, dueño de una fortuna de 82.000 millones de dólares, lo que vio primero como una obra social, lo terminó llevando a escarbar en una oportunidad de negocio.

Buffett, estadounidense de 88 años, es uno de los miembros más importantes de la Fundación Bill y Melinda Gates, y según Forbes, el tercer multimillonario del mundo. En 2011 hizo parte de inversionistas que entregaron 200 millones de dólares para desarrollar una vacuna contra la malaria (el laboratorio GSK destinó otros 300 millones), iniciativa que fue considerada como una de las donaciones más importantes de los últimos años, a partir de allí a Buffett le quedó sonando el negocio farmacéutico.

Su compañía, Berkshire Hathaway, comenzó siendo una textilera y ahora está en el negocio de la venta de joyería, la fabricación de ladrillos y hasta se ha animado a meterse en la industria de la salud. En 2018 destinó 350 millones de dólares para ser accionista de la farmacéutica israelí Teva, considerada la firma más importante en la producción de medicamentos genéricos. A este se sumó al anunció, durante 2019, de crear una entidad prestadora de salud conjunta con Amazon y el banco JP Morgan para reducir costos de pago al sistema de salud y atender, por ahora, a sus empleados.

Para Giovanni Reyes, director de pregrados de la Escuela de Administración de Empresas de la Universidad del Rosario, es clara la obligación de los directivos de las compañías en ser honestos con los objetivos de las inversiones que hacen para estos sectores, pues hay que entender que el cuidado sobre la salud pública va más allá del beneficio económico. “La responsabilidad social corporativa debería prevalecer, es claro que no se puede limitar la libre competencia, pero estos sucesos suelen ser particulares y por eso mismo se deben atender de manera distinta: buscar el bien común antes que el de las utilidades”.

Lo que menciona Reyes es importante en la medida en que evitará que se repitan casos como el de la OMS, Roche y Glaxo en momentos donde se buscaba una vacuna contra el H1N1. Un informe de junio de 2010 del British Medical Journal encontró que parte de los expertos de la OMS encargados de ese estudio recibieron pagos de parte de los dos laboratorios por colaboraciones esporádicas.

Hasta el momento de la publicación de esta edición ninguna de las compañías que adelanta fases de prueba había reportado el éxito con los lotes de medicamentos que desde las últimas semanas se han enviado a Wuhan, China, región donde inició el coronavirus.

El Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos dijo que en un plazo mínimo de cuatro meses podrían verse resultados. De llegarse a encontrar una vacuna, entraría a alimentar un negocio que, dice la OMS, puede llegar a mover 25.000 millones de dólares durante este año (ver Para saber más) .

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS pASOS PARA HACER UNA VACUNA

La Organización Mundial de la Salud identifica dos grandes fases: la de investigación y la fabricación. Para el primero son cuatro los pasos que se deben seguir. Identificación del virus, obtención de la cepa vacunal, su verificación y la preparación de reactivos para someter a prueba la vacuna. En la segunda etapa son cinco los puntos: la optimización de las condiciones de multiplicación del virus, la fabricación, el control de calidad del producto, su envasado y distribución, y por último, los estudios clínicos exigidos por jurisdicciones locales. Si bien no hay un tiempo promedio de espera, ha habido casos en que el estudio se ha llevado de 10 y hasta 30 años, mientras que la producción: un año.

Paréntesis Rumores de armas biológicas

El coronavirus ha dado para hablar hasta de teorías conspirativas. La más fuerte dice que su creación se dio en un laboratorio de Estados Unidos con sede en China, como retaliación a la guerra comercial entre las naciones. Sin embargo, un informe publicado en la revista The Lancent, que cita la opinión de 27 científicos expertos en salud pública, afirma que el virus no fue intencionalmente creado y que de hecho se “concluye abrumadoramente que este coronavirus se originó en la vida silvestre”. Además, Estados Unidos y China firmaron la primera fase de la paz comercial el 16 de enero. China comprará bienes y servicios a Estados Unidos por valor de 200.000 millones de dólares.

INFORME primer contagio en latinoamérica

· Justo en la semana del Carnaval de Río de Janeiro, que congrega multitudes en las calles, se confirmó el primer caso de un contagiado en la región. El paciente regresó a Brasil el 21 de febrero, proveniente de Italia, donde se han registrado la mayoría de infectados en Europa. Según el Ministerio de Salud del país vecino, se encuentra bien y en aislamiento domiciliario. La epidemia ha provocado ya la muerte de 2.700 personas en China, donde hay además 78.000 infectados. Fuera del gigante asiático, hay tres docenas de países con casos confirmados y se han registrado unas 40 muertes por la epidemia.

Sergio Rodríguez Sarmiento

Tengo más libros de fútbol que calzoncillos y medias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección