<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Naturaleza: la nueva apuesta de las constructoras colombianas

  • Palafito Montañero, diseño Samuel Córdoba O. 2021. FOTO CORTESIA
    Palafito Montañero, diseño Samuel Córdoba O. 2021. FOTO CORTESIA
Por Camila Restrepo Toro | Publicado el 14 de septiembre de 2021

Proyectos residenciales que conectan con la naturaleza y el medio ambiente se incrementaron.

Biofilia es el concepto que están utilizando las constructoras a la hora de planear, diseñar y ejecutar sus nuevos proyectos. Ese vínculo natural e intrínseco que tienen los seres humanos con la naturaleza y con otras formas de vida, producto evolutivo de algunas especies que tienen consciencia de que su supervivencia depende de esa interacción con el ambiente.

“Desde edificios con espacios verdes hasta una iluminación adecuada, los arquitectos estamos siendo muy conscientes de cada aspecto que involucra un proyecto, para establecer vínculos fuertes entre la naturaleza y las personas, y así crear bienestar y placer dentro de los espacios que se diseñan”, comenta Catalina Cano Escobar, arquitecta y consultora Well Ap en temas de salud y bienestar en la construcción.

Edificios con espacios verdes como jardines verticales, jardineras que están concebidas para soportar plantas grandes y sistemas de riego incorporados, son algunos de los elementos más comunes que se pueden apreciar en este tipo de construcciones. Sin embargo, “estos proyectos van mucho más allá de eso, ahora lo que se pretende lograr son viviendas autosostenibles”, explica Cano.

Por ejemplo, las energías renovables están tomando un lugar importante así que es común empezar a ver paneles solares como una alternativa más sostenible. Igualmente, se está promoviendo el uso de una red de aguas grises que permita reutilizar parte de las aguas servidas, junto con la de aguas lluvias, para abastecer otras áreas del hogar. Esto con el fin de que el agua del acueducto, que ha sido tratada y ha tenido un proceso previo, se utilice para lo que verdaderamente se necesita, que es el aseo personal y la preparación de alimentos.

Otras de las maneras en que las residencias están acercándose más a la naturaleza es mediante el entendimiento de la bioclimática: “La orientación frente al sol se aprovecha para calentar de manera natural los espacios para evitar los calefactores o pisos radiantes. Así mismo, se analiza cómo se pueden aprovechar las corrientes de aire para suplir la necesidad de los aires acondicionados”, profundiza Cano.

Catalina López, directora de la Fundación Promedio, ha adoptado esta tendencia en su propio hogar “la casa que diseñó mi esposo, Samuel Córdoba, y que construimos nosotros mismos, es de tierra y toda la estructura es de madera reutilizada. La pintura de los acabados es con pigmentos de piedras que han sido trituradas y hay recolección de aguas lluvias que proveen varios servicios. Además, las baldosas de los baños fueron fabricadas por nosotros en un proceso industrial de reciclaje de vidrio”.

Como explica López, la motivación para construir una casa con estas características ha sido “entender que habitar la Tierra no es imponerse o construir un castillo enorme, sino poder conversar con ella para adaptarnos a los cambios y poder perdurar como especie. Junto con mi familia decidimos que si nosotros somos seres vivos nuestra casa también debía serlo. Así que fue ahí cuando la reutilización de todos los materiales estuvo pensada para que el espacio respirara como la Tierra”.

Esto explica la razón por la que muchos proyectos están haciendo uso de materiales como la madera, la piedra y elementos reutilizados; además de construcciones sobre pilotes, para no intervenir con el hábitat natural de las especies que allí permanecen.

“En este momento nos estamos dando cuenta que nosotros no somos una especie dominante y la arquitectura, el diseño y las artes no pueden estar separadas de esa realidad. Así que es importante entender que somos parte de esto y que, si bien nos beneficiamos de la Tierra, cualquier alteración, exceso o deficiencia de la que seamos responsables sobre esta tiene consecuencias”, argumenta López.

Por otro lado, las constructoras vienen analizando la manera de incorporar espacios comunes, fuera de los que se conocen, como el salón social, que puedan establecer otro tipo de beneficios y a la vez relación con la naturaleza. Por ejemplo, huertas comunales y lugares de recolección de aguas lluvias y energía solar para abastecer edificaciones enteras. “Más que un estilo con tendencia a la comodidad, la construcción debe tener esa conexión con la naturaleza como una condición. Las edificaciones sostenibles que respetan el medio ambiente y fomentan el vínculo saludable con la Tierra”, dice López


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección