<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Nueva plaza de mercado de Bello estaría lista en dos años

  • El espacio en el que estaba la plaza está cercado. Aún no se comienzan las obras. Según la alcaldía, la futura edificación tendrá 210 locales comerciales y una amplia zona de cargue y descargue, de lo que carecía la que fue derribada. FOTO Edwin Bustamante
    El espacio en el que estaba la plaza está cercado. Aún no se comienzan las obras. Según la alcaldía, la futura edificación tendrá 210 locales comerciales y una amplia zona de cargue y descargue, de lo que carecía la que fue derribada. FOTO Edwin Bustamante
Por miguel osorio montoya | Publicado el 26 de mayo de 2021

Alcaldía dice que las obras comenzarían en este segundo semestre. Los comerciantes fueron reubicados y se quejan de su nuevo espacio.

El pasado 3 de febrero, a plena luz del día, ocurrió lo inevitable: colapsó uno de los muros de la Plaza de Mercado de Bello. Se vino al suelo sobre dos carros e hirió a dos personas. Las latas de los vehículos, retorcidas, quedaron bajo los escombros. Apenas nueve días después, el 12 de febrero, comenzó la demolición del lugar para que pudiera darle espacio a uno nuevo. Ante la plaza derribada, circundada por una lona verde, los comerciantes esperan, en sus módulos temporales, a que se les repare lo que perdieron.

El 20 de mayo, la Alcaldía de Bello entregó 30 módulos temporales a antiguos comerciantes de la plaza. El 5 de junio se entregarán los 38 restantes. En un recorrido por el lugar, EL COLOMBIANO habló con varios de ellos. Advirtieron que el espacio entregado es pequeño e insuficiente si se compara con lo que tenían antes de la demolición. “Son estrechos y hace calor”, comentó uno.

El lío de la Plaza de Mercado de Bello comenzó el 13 de noviembre de 2018. En la madrugada de ese día, la administración municipal ordenó su desalojo. La razón fue que la estructura, literalmente, se estaba viniendo al suelo. Además, había sufrido dos incendios que pusieron la estabilidad en riesgo. “Las condiciones de vulnerabilidad han aumentado considerablemente y por ello se toma la decisión del desalojo, así como de la demolición del edificio”, dijo Adriana Salas, alcaldesa de Bello en ese momento.

Pero los comerciantes no se quedaron de brazos cruzados. El 18 de diciembre de ese mismo año, el Juez Primero Civil del Circuito de Bello ratificó una tutela interpuesta por ellos, que exponía diferentes irregularidades en el proceso de desalojo y le dio al municipio 48 horas para permitirles regresar a su lugar de trabajo.

Y así lo hicieron. Pese a que los alegatos judiciales no pararon, solo dejaron el lugar de manera definitiva en febrero de este año, luego del desplome del muro. Guillermo Muñoz, comerciante con más de 15 años en la plaza, explicó que negociaron la salida con el alcalde: “No fue como la otra vez, que nos sacaron a la fuerza. Acá hubo una negociación. Pero no han cumplido nada de lo que prometieron. Resultaron igual de politiqueros y mentirosos que la administración anterior”.

Diferentes visiones
Yenia Rivas, gerente de proyectos especiales de Bello, explicó que la demolición se hizo tras la caída del muro, pues ya era inevitable un desplome total: “También obedecimos un fallo judicial en el que se nos exigía garantizar la seguridad y la salubridad de los comerciantes. Desde eso les dimos dos meses de arriendo a los comerciantes, como auxilio, y ahora los estamos reubicando en los módulos temporales”.

La funcionaria precisó que se evaluó el valor de cada local y se hizo una compensación por cada comerciante. Teniendo en cuenta variables como el tamaño de lugar, si el propietario era cabeza de hogar o presentaba alguna discapacidad, se les dio entre $21 y $28 millones. Según la alcaldía, 51 comerciantes ya recibieron la compensación, 33 están en proceso y 20 más acaban de entregar los documentos requeridos. Hay 12 más que no han iniciado el trámite.

Entre estos últimos está Guillermo Muñoz. El hombre contó que para cuando se cayó el muro, en febrero, estaba “postrado en cama” por una enfermedad. “Yo tenía ocho locales y solo me van a pagar por uno. Como estaba enfermo, no pude pelear, pero ahora pienso poner una demanda. No pienso pasar los documentos para la compensación”, expresó el comerciante. Ahora, sin los locales, se está “rascando la cabeza y arreando a los animales” en su finca.

La gerente Rivas, por su parte, respondió que ningún comerciante entregó más de cuatro locales. Y explicó que el bien fiscal era del Municipio, es decir, ninguno de los comerciantes era dueño de los predios: “Había personas que desarrollaban actividades económicas y se usufructuaban del cobro de arrendamiento de otros, sabiendo que no era un bien privado”.

Frente a los módulos temporales, entregados el 20 de mayo, Rivas explicó que construirlos no era una obligación, pero que lo hicieron para ubicar a los comerciantes mientras se levanta la nueva plaza. “Es cierto que son módulos pequeños. Son de dos (metros) por dos. Sin embargo, están dotados para que puedan seguir ejerciendo su vocación comercial”, precisó.

Muñoz, en cambio, se queja porque en ellos no dejaron instalar restaurantes o cafeterías, lo que considera una falta contra quienes ejercían esos negocios en la plaza. La gerente responde: “Estos módulos no permiten las condiciones de salubridad para esas actividades. La mayoría de personas con restaurantes ya abrió en otro lugar con la plata de la compensación”

Contexto de la Noticia

Paréntesis Así está pensada la futura plaza

La nueva plaza de mercado Bello, según la alcaldía, tendrá cuatro pisos y 210 locales. Habrá parqueaderos y una terraza pública para que los visitantes, en especial niños, aprendan el proceso de siembra y comercialización de los productos. Según los diseños de fase 3, la obra tendrá un costo de $24.500 millones. La cofinanciación se hará entre el Departamento de Prosperidad Social, que pondrá el 70 % de los recursos. El 20 % lo dará la Gobernación y el 10 % el Municipio. Los trabajos podrían tardarse unos 20 meses, que comenzarían, si los trámites avanzan bien, durante el segundo semestre del año.

Miguel Osorio Montoya

Comunicador Social-Periodista de la UPB. Redactor del Área Metro de El Colombiano. Entre los géneros periodísticos me inclino por la crónica.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección