<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

¿Por qué Medellín se llama Medellín?

  • FOTO JAIME PÉREZ MUNÉVAR
    FOTO JAIME PÉREZ MUNÉVAR
14 de febrero de 2017
bookmark

Nuestra ciudad se llama como se llama por pura insistencia de don Pedro Portocarrero y Luna, conde de Medellín -no la que conocemos, por supuesto, sino un poblado de la región de Extremadura, al sur de España-.

El 2 de marzo de 1616, don Francisco Herrera Campuzano, visitador general de la provincia de Antioquia, fundó un pueblito al que llamó San Lorenzo de Aburrá en donde hoy está el Parque de El Poblado. Allí vivían 300 indios y unos cuantos españoles.

Treinta años después, el pueblo que fundó don Francisco dejó de ser útil para la corona española: como las tierras eran resguardos indígenas, los europeos no podían comprarlas.

Así pues, los señores colonizadores decidieron que lo mejor era agarrar todos sus corotos y trasladarse un poco más al norte a unas tierras que sí pudieran comprar: se instalaron en la intersección formada por el río Aburrá y la quebrada Santa Elena y construyeron una iglesia de tapias y tejas a la que llamaron Nuestra Señora de la Candelaria -la misma que está hoy en pie, pero con muchas remodelaciones, al frente de la estación Parque Berrío del Metro de Medellín-.

“Al nuevo poblado se fueron recogiendo buen número de españoles importantes, que estaban diseminados por todo el valle, donde poseían sus hatos de ganado”, cuenta el libro Medellín en 1932 de los editores Luis F. Pérez y Enrique Restrepo Jaramillo.

Entonces, en 1670, los españoles de abolengo solicitaron a la Real Audiencia convertir la aldea en una Villa, que en términos prácticos era algo así como convertir a la Candelaria en una ciudad importante.

La idea no les gustó mucho a los vecinos de Santa Fé de Antioquia -capital de la provincia en esa época-, que pusieron el grito en el cielo cuando se enteraron de que querían restarle importancia a su pueblo de calles empedradas a orillas del río Cauca. ¿Otra villa en Antioquia?

En cambio, don Pedro Portocarrero y Luna, conde de Medellín y presidente del Consejo de Indias, sí le vio futuro al pequeño poblado en medio de las montañas verdosas del Valle de Aburrá, e insistió para que la corona española le diera la bendición.

Portocarrero insistió tanto que el 22 de noviembre de 1674, doña Mariana de Austria, viuda del rey Felipe IV de España, firmó la erección de la Candelaria en una villa y envió los papeles hasta el continente americano.

Un año después, el 2 de noviembre de 1675, se hizo efectiva la orden real y nació la Villa de la Candelaria de Medellín, que se llamó así en honor a la insistencia de Portocarrero y al poblado que estaba bajo su gobierno en la lejana España: Medellín de Extremadura.

Las ciudades tocayas, sin embargo, no podrían ser más diferentes.

Mientras que la Medellín antioqueña es una urbe anclada en la zona montañosa de la Cordillera de los Andes donde viven más de 2’400.000 personas, su homónima española es un municipio ubicado en la extensa llanura de Extremadura y bordeado por un río de aguas limpias llamado Guadiana, con poco más de 3.000 habitantes que se dedican principalmente a la agricultura.

(Recuerde que la tocaya de Medellín fue invitada de honor en la pasada Fiesta del Libro y la Cultura)

Y usted, ¿sabe por qué su barrio se llama como se llama? Cuéntenos dónde vive y por qué cree que a su barrio le dieron ese nombre en la sección de comentarios o a través de nuestras redes sociales.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*