<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Así era Stefany, la joven universitaria que falleció al manipular explosivos

La estudiante de la Universidad de Antioquia murió tras un accidente en una vivienda donde manipulaban explosivos artesanales improvisados.

  • Stefany Orrego Bedoya tenía 19 años y era estudiante de Química de la Universidad de Antioquia. FOTO Cortesía
    Stefany Orrego Bedoya tenía 19 años y era estudiante de Química de la Universidad de Antioquia. FOTO Cortesía
  • Pinturas El conejo en la luna y La prueba, creadas por stefany. FOTOS Cortesía
    Pinturas El conejo en la luna y La prueba, creadas por stefany. FOTOS Cortesía
  • Así era Stefany, la joven universitaria que falleció al manipular explosivos
EL COLOMBIANO | Publicado el 09 de junio de 2022

Stefany Orrego Bedoya, la joven de 19 años que falleció en el accidente con explosivos este miércoles, tenía una fascinación por los girasoles. Cuando veía uno, decía que le hablaban, que le daban vida. Por lo menos así lo recuerda José Luis Rodríguez, el profesor de baile que Stefany conoció en 2016 y del que pronto se volvió gran amiga.

La sensibilidad de la joven por los girasoles era igual que por los animales, que retrató en varias de sus pinturas al óleo, una habilidad por la que empezó a hacerse reconocida y que estaba perfeccionando cada vez más. Su pasión por el arte contrastaba con la decisión que tomó, cuando estaba en noveno grado, de estudiar Química, un sueño que logró tras presentarse dos veces a la Universidad de Antioquia, cuenta su madre Hilda Bedoya.

Siendo muy niña aún, cuando tenia 5 o 6 años, Stefany comenzó a bailar ballet. Para entonces ya también hacía dibujos infantiles que mostraban su gusto y habilidad por la pintura. Fue una estudiante destacada, que se esforzaba por obtener buenos resultados académicos. Cursó hasta el grado noveno en la Institución Educativa Hernán Villa Baena, de Bello, pero quiso cambiar de colegio para hacer una media técnica que le aportara a su sueño profesional: la química. Por eso, los dos últimos grados escolares los cursó en el Inem José Félix de Restrepo donde, recuerda su madre, también resaltó por sus buenas notas.

En 2016 se convirtió en una de las primeras estudiantes de la academia de baile Diamonds, también ubicada en Bello. Y fue allí donde conoció a su profesor José Luis Rodríguez, director del lugar. Desde el principio, Setafny se destacó en todos los estilos coreográficos y la recuerdan por su disciplina y dedicación para la danza. Fue la protagonista de dos musicales que produjo la academia, donde también reconocen su inclinación a apoyar a los demás en los momentos difíciles.

Pinturas <i>El conejo en la luna </i>y <i>La prueba, </i>creadas por stefany. FOTOS Cortesía
Pinturas El conejo en la luna y La prueba, creadas por stefany. FOTOS Cortesía

Hasta allí también llegaron sus pinturas, una actividad que empezó como pasatiempo, pero a la que luego le dedicó también esfuerzos para perfeccionar su técnica: animales, paisajes o retratos de las personas conocidas forman parte de sus obras, algunas de las cuales también llegaron a ser expuestas en un café de arte, en Bello. El reconocimiento que fue ganando le permitió también empezar a vender sus pinturas, entre las últimas que ofreció en sus redes sociales, en marzo pasado, estaban dos tituladas El conejo en la luna y La prueba.

Hilda y José Luis también cuentan que la joven sacaba tiempo para hacer todo lo que le gustaba y que en el arte encontraba el refugio para hacerle frente a la depresión que la acompañaba. No obstante, los últimos meses había dejado de bailar con constancia, porque después de la pandemia, con el reinicio de las clases, las horas no le alcanzaban igual. Pero su intención era participar en el nuevo musical que está montando la academia Diamonds: la última vez que José Luis habló con ella, la semana pasada, le dijo que le hacía falta bailar y que retomaría la práctica en cuanto saliera a vacaciones.

Y otra de sus causas era también elevar su voz por la defensa de los derechos humanos, lo que la llevó a involucrarse en muchas de las movilizaciones estudiantiles de la Universidad de Antioquia. “Ella era de defender mucho los derechos humanos. La llegamos a regañar mucho, porque le decíamos que uno no sabía qué podía pasar en las protestas, pero ella siempre decía que entonces quién iba a luchar por los derechos de los estudiantes”, recuerda José Luis.

Así era Stefany, la joven universitaria que falleció al manipular explosivos

Su madre dice que nunca se imaginaron que podría manipular explosivos artesanales improvisados y asegura que su hija había decidido, hace unas tres semanas, irse a vivir con otros universitarios a la residencia donde ocurrió el accidente y donde les alquilaban las habitaciones porque le quedaba más cerca del trabajo en una cervecería, en El Poblado. Como salía muy tarde, era más fácil llegar a Jesús Nazareno, dormir un poco y madrugar a clases a la vecina universidad.

Las autoridades han señalado que, al parecer, una de las sustancias que estaban manipulando era pólvora carbonatada y otros productos químicos usados para elaborar los explosivos improvisados. La hipótesis hasta el momento es que estos serían usados este 9 de junio en las manifestaciones para conmemorar la jornada del estudiante caído. Por el hecho hay cuatro personas capturadas, tres de ellas otros estudiantes que también resultaron heridos por la explosión.

Stefany no pudo resistir la gravedad de las lesiones: quemaduras en las vías respiratorias, politraumatismo en el tórax y una herida abierta en la mano izquierda, según reportaron las autoridades. Por el momento, solo queda su recuerdo en la familia, incluido su hermanito menor, en sus amigos, compañeros y profesores. José Luis quedó pendiente de la salida para celebrarle su cumpleaños 19, que alcanzó el pasado 26 de mayo.

Y el musical que presentarán el 2 y 3 de julio, en la Casa de la Cultura de Bello, también será la oportunidad para rendirle un homenaje a lo mejor que dejó de sí, mientras duró su paso por este mundo. Esos mismos recueros a los que se aferran su madre y sus seres queridos: “Somos conscientes de que si a uno le muestran una pared blanca con un punto negro, lo que más se ve es el punto negro. Pero queda la pared blanca, que es mucho más grande”, expresa Hilda en medio de su dolor de madre.

Heidi Tamayo Ortiz

Periodista del Área Metro.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección