<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cinco cabecillas mafiosos de Bello cayeron a la cárcel en un mes

  • Alias “el Gordo Ruiz”, jefe de la banda “la Camila”, tiene varias entradas a la cárcel. FOTO: CORTESÍA DE LA POLICÍA.
    Alias “el Gordo Ruiz”, jefe de la banda “la Camila”, tiene varias entradas a la cárcel. FOTO: CORTESÍA DE LA POLICÍA.
Por: Nelson Matta Colorado | Publicado el 06 de diciembre de 2021

Cinco presuntos jefes mafiosos de Bello han sido detenidos y encarcelados en el último mes, en medio de la tensa calma que impera en este municipio del norte del Valle de Aburrá.

A principios de noviembre se registró la captura de Jairo Andrés Ardila Murillo, alias “Guayabo”, uno de los cabecillas históricos del bajo mundo en esa localidad. Es desmovilizado de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) y desde los años 90 integró la cúpula de la organización criminal “Pachelly”.

La Policía lo arrestó en 2011 y fue sentenciado a seis años y tres meses de prisión por concierto para delinquir, porte ilegal de armas, falsedad en documento público y falsedad personal. Durante su estadía en prisión fue testigo de la Fiscalía en las investigaciones penales contra el clan político de los Suárez Mira, que terminaron con la condena del excongresista y exalcalde bellanita Óscar Suárez, por crímenes ligados a la corrupción.

Esta colaboración con la justicia le permitió salir pronto de la cárcel, pero su regreso a las calles no fue bien recibido por la mafia. El 31 de octubre de 2014 se transportaba en un bus de servicio público contratado por el Inpec, junto a otros 11 internos de la cárcel de Cómbita (Boyacá), para gozar de un permiso de libertad condicional de 72 horas.

Al llegar a Bogotá, sicarios motorizados atacaron el vehículo a tiros. Un pasajero murió y “Guayabo” sobrevivió con heridas en el rostro. Dos años después, cuando manejaba un carro por una calle de El Poblado, en Medellín, otros mercenarios lo tirotearon, atentado del cual también logró salir con vida.

Fuentes policiales manifestaron que “Guayabo” trató de recuperar su antiguo poder en “Pachelly”, pero los jefes del momento se lo negaron. Fue así como durante la disputa criminal entre ese grupo y “el Mesa” y “Niquía Camacol”, que triplicó el índice de homicidios en Bello entre 2019 y 2020, Ardila habría conspirado en favor de estas últimas dos bandas, para que atacaran a sus antiguos socios.

Otro de los capturados en noviembre fue Arley Echeverry Jaramillo (“Calambre”), presunto aliado de “el Mesa” y enlace de la mafia de Bello con la estructura mafiosa conocida como “la Oficina”.

“Calambre” es señalado de ser la mano derecha de Jorge Vallejo Alarcón (“Vallejo”), un socio financiero de “el Mesa” y “la Oficina”, y quien paga actualmente una condena de 14 años en prisión. Justamente estaban juntos en 2008 cuando la Policía los detuvo por un supuesto caso de extorsión, del cual salieron airosos.

La Policía también investiga a Echeverry por presuntas conexiones con funcionarios corruptos del aeropuerto de Rionegro, en temas relacionados con narcotráfico.

La lista de detenidos también incluye a Róbinson Abraham Tobón Duque (“el Perro”) y Néstor Estivell Rodríguez (“Peluche”), presuntos mandos medios de “el Mesa” y quienes aparecían en el cartel de los más buscados. Daniela Ortega, secretaria de Seguridad de Bello, precisó que este último es hermano de Rodrigo Rodríguez (“el Montañero”), máximo cabecilla y fundador de esa banda, recluido en una celda desde 2019.

De acuerdo con Ortega, alias “Guayabo”, “Calambre”, “el Perro” y “Peluche” fueron procesados por concierto para delinquir agravado y homicidio.

La siguiente captura fue la de John Jairo Ruiz Muñetón (“el Gordo Ruiz” o “el Calvo”), de 53 años y jefe de la banda “la Camila”, que delinque en Bello, Copacabana y Medellín. El 13 de noviembre la Policía lo apresó cuando iba en un vehículo por la vía Las Palmas, a la altura del barrio La Asomadera.

Ruiz fue policía en el pasado y se desmovilizó del bloque Centauros de las Auc. Ya había sido arrestado en 2014 y sentenciado a ocho años de cárcel por concierto para delinquir. Regresó a las calles hace tres años.

Esta vez tendrá que responder por cargos de concierto para delinquir agravado con fines de extorsión, desplazamiento forzado, narcotráfico y homicidio, según el reporte de la Policía.

Por fortuna, las capturas de estos personajes no han desestabilizado el orden público en Bello, que desde octubre de 2020 goza de una tensa calma, sin enfrentamientos abiertos entre las más de 10 estructuras de crimen organizado que delinquen en su jurisdicción, entre las que se cuentan “el Mesa”, “Pachelly”, “Niquía Camacol”, “la Camila”, “París”, “los Triana”, “el Tapón”, “los Peludos”, “la Meseta”, “Playa Rica”, “el Congolo”, “el Pinal” y “los Chatas”.

En la mañana de este lunes, las autoridades presentarán en el parque principal del municipio los resultados de un reciente operativo en contra de “Pachelly”, que incluye la judicialización de siete de sus presuntos integrantes.

Entre los afectados está Nelson de Jesús Henao Acevedo (“Perica”), presunto líder de la estructura, quien está preso en la cárcel La Picota (Bogotá), tras su captura el pasado 2 de septiembre. En ese entonces, la Fiscalía le imputó cargos por concierto para delinquir agravado y secuestro extorsivo, perpetrados entre 2019 y 2021.

Con la evidencia recaudada por el ente acusador en este último operativo, le añadieron otras imputaciones por homicidio y desplazamiento.

Entre las prioridades de la Policía y la Fiscalía están las ubicaciones y capturas de otros tres presuntos cabecillas que hoy encabezan el cartel de los más buscados en Bello: Johnny Alexánder Ramírez Arenas (“el Diablo”), de la banda “el Mesa”; y Juan Fernando Álvarez (“Juan 23”) y Andrés Felipe Rodas Montoya (“Yerbas”), de la organización “Niquía Camacol”.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Los factores de inseguridad de Medellín en 2022 surgen de las bandas

  • Además de la vigilancia policial, Medellín cuenta con uno de los centros de monitoreo (123) más eficientes. A pesar de esto, las bandas siguen actuando a sus anchas. FOTO edwin bustamante
    Además de la vigilancia policial, Medellín cuenta con uno de los centros de monitoreo (123) más eficientes. A pesar de esto, las bandas siguen actuando a sus anchas. FOTO edwin bustamante
Por: Nelson Matta Colorado | Publicado hace 5 horas

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.

Notas de la sección