Sequía en Urabá genera millonarias pérdidas en ganado

  • Por la escasez de lluvias se secaron pozos y los pastos, y el ganado se ve famélico. FOTO cortesía
    Por la escasez de lluvias se secaron pozos y los pastos, y el ganado se ve famélico. FOTO cortesía
Por gustavo ospina zapata | Publicado el 11 de mayo de 2019
en definitiva

La cifra de reses muertas podría ser superior a 300 en Urabá por la sequía que ajustó más de seis meses. Los pastos y los pozos se secaron y esto afectó el ganado y a la agricultura.

Una larga sequía que se vive en la zona norte de la región de Urabá tiene en crisis al sector ganadero que, en las últimas semanas, suma más de 300 cabezas de ganado muertas por hambre y sed.

La alerta la dieron los ciudadanos afectados y fue confirmada a EL COLOMBIANO por funcionarios de Fedegán (Federación Colombiana de Ganaderos) que ejercen labores veterinarias en la zona.

Vicente Robayo, del municipio de Arboletes, precisó que en su hato se han muerto 18 reses y lo peor es que en los próximos días podría sumar más, si sigue la sequía.

“Mientras no haya agua no hay manera de alimentar el ganado, y como la gente también la necesita para su gasto personal, muchas veces consume la de los reservorios del ganado”, señaló Robayo.

Afirmó que su caso es de los menos críticos, pues tiene vecinos a los que se les han muerto 100, 130 o más reses: “conozco una familia que tiene varias haciendas y ya se les han muerto 700 reses”, comentó y expresó su molestia por la poca actividad preventiva de la administración municipal: “Ellos tienen maquinaria, deberían llevarla al campo, cavar piscinas para que cuando llueva se llenen de agua y haya reservas para el verano”.

Más casos

Pero si para los grandes ganaderos la afectación es grave, para los pequeños cualquier pérdida es crítica. Así lo plantea Luz Gómez, quien tiene unas pocas cabezas de vacunos para la subsistencia y financiar los gastos familiares. Ella reside también en Arboletes y cuenta que se le habían muerto dos reses y esta semana tuvo que sacrificar la tercera.

“Esa vaca me daba leche y con eso me ayudaba para pagar los estudios de mi hija en Montería (capital de Córdoba, en la zona limítrofe con Antioquia)”, se lamenta.

Según los testimonios recogidos, en la zona no llueve desde hace más de seis meses. El último aguacero que recuerdan ocurrió en noviembre y desde eso el agua no baja del cielo en gran cantidad. Esta semana han caído pequeñas lluvias. Ríos y lagunas están afectados.

Como el agua no ha sido suficiente para que crezcan los pastos, al ganado se le está dando alimentos sustitutos, como penca de plátano, silo y melaza. Pilar Gutiérrez, líder del proyecto de vacunación de Fedegán en Urabá, admite que el problema es real y afecta a todo el sector ganadero. Sin embargo, no da cifras.

“Algunos medios hablan de más de mil reses, pero no se ha hecho un censo riguroso. Confirmado tenemos la muerte de 300 reses, de solo cuatro ganaderos, pero solo en Arboletes hay más de 90 mil cabezas, esta es la principal actividad económica de la región junto a los cultivos de plátano, algodón y maíz”, señaló.

Al respecto, la directora de Corpourabá, Vanessa Paredes, precisa que su corporación viene trabajando con los ganaderos en convenios para mejorar las prácticas silvopastoriles buscando que en su actividad respeten las zonas de retiro de las fuentes hídricas para que se conserve el equilibrio ecológico y durante la temporada de estiaje (verano) las afectaciones no sean tan grandes.

“Ellos (los ganaderos) han mostrado mucha receptividad, son conscientes de que si se protegen los retiros y se conservan los árboles que son los que permiten proteger las fuentes hídricas y mantener el equilibrio ecológico, las afectaciones con fenómenos como el que hemos vivido no serán tan severas”, precisó la funcionaria.

A la par con el ganado, el sector agrícola también ha sufrido las inclemencias de la falta de lluvias, especialmente las plantaciones de plátano, que requieren abundante humedad para desarrollarse.

Buscamos contacto con el alcalde de Arboletes, Lorenzo Acuña, pero no fue posible.

Contexto de la Noticia

¿CÓMO FUNCIONA? ¿por qué no lo sacrifican?

A pesar de que algunas personas rechazan el hecho de que se deje morir al ganado de manera lenta en vez de sacrificarlo cuando ya no se ven luces de salvación, algunos ganaderos explican que siempre hay la esperanza de que caiga lluvia, lo cual les da un salvamento inmediato a los animales. Los dueños de pocas reses, que los tienen para la subsistencia y para suplir los gastos del hogar, argumentan que no es fácil sacrificar lo que da el sustento, en este caso reses que proveen leche para la venta en las veredas. El ganado que sufre las contingencias del hambre y la sed tampoco es apto para consumo, dicen.

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección