<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Reforma a la salud: ¿La ponencia alternativa es un caballo de Troya? Habla su autor

El senador Fabián Díaz, en cuya ponencia están puestas las esperanzas del Gobierno para salvar la moribunda reforma a la salud, niega habla de los cambios del documento y dice que la ponencia “puede ser un punto de partida de un nuevo consenso”.

  • Según el senador Díaz, la salida fácil sería archivar la reforma a la salud. “El sistema de salud necesita cambios”. FOTO Colprensa
    Según el senador Díaz, la salida fácil sería archivar la reforma a la salud. “El sistema de salud necesita cambios”. FOTO Colprensa
28 de marzo de 2024
bookmark

El senador Fabián Díaz, de la Alianza Verde, se convirtió en la última esperanza del Gobierno de Gustavo Petro para salvar la desahuciada reforma a la salud. Tras la ponencia de archivo que respaldaron nueve de los catorce senadores de la Comisión Séptima –donde el proyecto enfrenta su tercer debate–, el Ejecutivo echó mano de la ponencia alternativa en la que trabajaba el congresista para darle un nuevo aire al proyecto.

Sin embargo, hay quienes alertan que ese documento –que no es más que el punto de partida académico para arrancar el debate y en el que el responsable concluye si se hunde o avanza una iniciativa–, podría terminar siendo un Caballo de Troya.

Lea también: La reforma pensional ve una luz en el Congreso: Gobierno “estaría dispuesto” a bajar el umbral de cotización

En diálogo con EL COLOMBIANO, Díaz se refiere a los pormenores de su ponencia (que será discutida el próximo 2 de abril), alerta que “lo fácil” sería archivar la reforma y que no hubiese cambios al sistema, y defiende que, aunque el Gobierno hizo modificaciones, la esencia de su ponencia se mantiene. “Puede ser punto de partida de un nuevo consenso”, concluye.

Usted había esbozado varios puntos de esta ponencia alternativa. Sin embargo, se sentó con el Gobierno y otros sectores, y se acordaron cambios. ¿Qué se modificó?

“Siempre insistimos en buscar caminos de consenso y diálogo, que todos pudiéramos ceder. Por ello se radicó la ponencia y se mantiene la potestad de adscripción (afiliación) que tienen las EPS en el sistema de salud.

También consagramos que hagan la transición para ser Gestoras de Salud, pero primero se debe aprobar un plan de saneamiento de cartera para no tener inconvenientes con los pasivos que podrían dejar. Además, se les da la posibilidad –y fue una solicitud de las mismas EPS–, de poder constituirse como persona jurídica una vez se disuelvan”.

En su ponencia original se establecía que el tiempo para que una EPS hiciera el tránsito a Gestora de Salud era de cinco años y no de dos, como pedía el Gobierno. ¿Eso se mantiene?

“Habíamos propuesto una transición de cinco años, pero atendiendo los últimos diálogos, se dan dos años. Sin embargo, se les dará la posibilidad de iniciar inmediatamente en el sistema de salud con ese rol como Gestoras. Esa fue una solicitud que se estaba haciendo de forma reiterada por parte de las EPS: el querer inmediatamente participar en el nuevo sistema, también pudiendo capitalizarse y buscando otros inversionistas”.

¿Qué rol cumplirían estas Gestoras de Salud según los términos de su ponencia?

“Se les da la posibilidad de continuar siendo las responsables de la adscripción (afiliación) de los pacientes. Es un trabajo que ya han hecho, tienen experiencia y conocimiento. Eso nos permite hacer un manejo de la gestión del riesgo en salud que, si bien será compartida con los CAPS (Centros de Atención Primaria en Salud), también tendrán responsabilidad cuando un paciente necesite atención más avanzada”.

¿Qué tanto habló con el Gobierno?, ¿qué le dijeron desde el Ejecutivo frente a su ponencia?

“Mi ponencia es alternativa y se aleja de la ponencia de Gobierno. Ellos en algunos puntos guardaron recelo sobre modificaciones que planteamos. Una de ellas –la principal– es el mantener la libertad a los ciudadanos de elegir dónde quieren ser atendidos. Ellos querían que ese punto continuara como radicaron: que las personas, de forma obligatoria, sean atendidas en el punto de salud más cercano”.

¿Qué otro punto quiso cambiar el Gobierno y se mantuvo?

“Querían mantener el avance de recursos por medio de la ADRES (Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud) a la red pública y privada –es decir, a hospitales e IPS–, con un 85% de anticipos, reservándose el 15 % y haciendo una auditoría del 20 % aleatoria.

Lo cambiamos radicalmente. Se amplió el plazo de pago a 45 días (un punto medio), pero este pago debe hacerse 100 % auditado. Lo que no puede ocurrir es que se giren dineros que posteriormente terminen involucrados en hechos de corrupción. Hoy en día los pagos se hacen a 180 días o más (si es que los hacen porque se terminan acumulando pasivos)”.

Usted le ha trabajado mucho a esta ponencia, pero en varias oportunidades ha dicho que no le ve chances de que se apruebe. Perdón que le diga, ¿pero entonces por qué invertirle tanto tiempo?

“Ningún trabajo se pierde. Este esfuerzo –si es que efectivamente se termina archivando la reforma la salud–, puede ser un punto de partida de un nuevo consenso, de poder buscar las diferentes partes y radicar una nueva propuesta.

Si no es esta, tenemos que hacer una propuesta para hacer cambios porque el sistema de salud actual los necesita. Solo cinco EPS están cumpliendo con los requisitos mínimos de ley. Ellas mismas saben que se necesitan cambios porque no dan más. Los pasivos siguen creciendo, las presiones también, los acreedores siguen solicitando los recursos y hoy en día la Superintendencia (de Salud) podría intervenir a prácticamente el 70% de la EPS porque no están cumpliendo. En conclusión, se necesita una reforma”.

Ahora, en un escenario más optimista, ¿cómo hacer que este esfuerzo a través de su ponencia no termine instrumentalizado o manoseado por los intereses del Gobierno?

“Justamente la garantía es que nosotros, al radicar, pese a que querían que cambiáramos unas posturas, nos mantuvimos. Hay que tener presente que somos una rama del poder público diferente al Gobierno. Ellos proponen, pero el Congreso dispone.

Hoy en día, si sumamos quienes radican la ponencia de archivo y quienes estamos solicitando un diálogo con la ponencia alternativa, tendríamos mayorías para modificar esto y mucho más de cualquier iniciativa. Ese debe ser nuestro rol como legisladores: el poder proponer y modificar, porque la salida fácil ‘sería archivar todo lo que propongan’, pero eso también repercute en un sistema de salud que necesita cambios”.

En materia de transparencia, ¿qué novedades trae su ponencia alternativa?

“Con la nueva creación de la personería jurídica y el tránsito a la Gestoras de Salud, se va a hacer un registro de los socios que la integran y de los capitales que tiene esa EPS. La idea es tener siempre presente quiénes son los dueños y quiénes son los socios. Eso para evitar que de pronto pase lo que actualmente hay y son esos velos corporativos que impiden conocer y actuar en el caso de que se generen hechos de corrupción o cualquier tipo de irregularidades”.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD