<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Los riesgos que llevaron a la tragedia en la mina de Cucunubá

  • FOTOS DE EFE
    FOTOS DE EFE
  • Los riesgos que llevaron a la tragedia en la mina de Cucunubá
  • Los riesgos que llevaron a la tragedia en la mina de Cucunubá
  • Los riesgos que llevaron a la tragedia en la mina de Cucunubá
  • Los riesgos que llevaron a la tragedia en la mina de Cucunubá
24 de junio de 2017
bookmark

Durante toda la noche y de forma ininterrumpida, los equipos de salvamento que llegaron al sitio de la tragedia en la mina de Cucunubá, Cundinamarca, trabajarán hasta que logren rescatar las dos personas que continúan atrapados a casi 500 metros de profundidad.

Sin embargo, las autoridades mineras alertaron que el carácter ilegal de esta mina de carbón generaba varios peligros y riesgos, que finalmente llevaron a que ocurriera esta tragedia en la que murieron 11 personas y dejaron herida a una más.

Según primeras versiones, la acumulación de gas metano en dos explotaciones de carbón metalúrgico generó el incidente.

Labores de rescate en la mina de Cucunubá

Acorde al director de la Unidad de Gestión de Riesgo de Desastres, Carlos Iván Márquez, los dos socavones donde ocurrió el desastre, conocidos como Cerezo y Cuasco, estaban conectados y allí explotaban el mineral de forma subterránea.

El funcionario aseguró que ambos yacimientos tienen una inclinación de 45 grados, lo que “perjudica” las operaciones de rescate, aunque destacó la buena oxigenación y que no hubo inundaciones.

El viceministro de Minas, Carlos Cante Puentes, detalló desde el sitio de la tragedia que “esta mina opera en la informalidad lo cual constituye un riesgo latente pues abren socavones sin cumplir con los requisitos ni regulación en temas de seguridad minera”.

A su vez, la Presidenta de la Agencia Nacional de Minería, ANM, Silvana Habib, hizo un llamado a quienes aún están en la informalidad minera, para que sean conscientes del riesgo que corren y de la necesidad de prevención para evitar estas tragedias.

“La minería bien hecha es por encima de todas las cosas, una actividad con altos estándares de seguridad. La vida de nuestros mineros vale oro” puntualizó.

Según cifras de la ANM, en este municipio de Cundinamarca hay 44 minas legales y un número similar de irregulares.

Labores de rescate en la mina de Cucunubá

Asimismo, afirmó que en los primeros cinco meses de 2017 se presentaron en Colombia 28 emergencias mineras, que dejaron 23 fallecidos y 33 heridos. El 60% de esos accidentes ocurrió en minas de carbón.

En 2016, en tanto, se registraron 114 emergencias mineras, con un saldo de 124 fallecidos, detalló el informe.

La producción de carbón cerró 2016 con una “cifra histórica” para Colombia, por encima de los 90 millones de toneladas, según el Ministerio de Minas y Energía.

En las labores de rescate, participan más de 100 personas, entre ellas 50 socorredores mineros y 7 ingenieros expertos de la ANM, provenientes de las estaciones de Salvamento de Ubaté, Amagá y Nobsa.

Labores de rescate en la mina de Cucunubá

Tristeza entre los mineros

Sentimientos de tristeza y angustia embargaban este sábado a los familiares y amigos de los cinco desaparecidos tras la explosión de una mina ilegal de carbón en Colombia, en la que murieron ocho mineros.

Édgar Liz ha dedicado 35 de sus 53 años a la minería en el municipio de Cucunubá, a unos 90 kilómetros de Bogotá, donde la tarde del viernes la concentración de gas metano provocó el desastre, que también dejó un herido.

En las más de tres décadas de labores bajo tierra nunca presenció un accidente como éste. Y tampoco imaginó que fuera a tocarle a un familiar: su hijo Andrés Antonio Liz, de 35 años, es una de las cinco personas cuyo estado se desconoce.

“Eso es algo duro para uno como padre, tener una noticia de éstas sin saber si está vivo o ya falleció, pues toca esperar a ver qué dicen los organismos de socorro”, dijo Liz.

Labores de rescate en la mina de Cucunubá

Andrés Antonio trabajaba hace mes y medio en una de las dos venas donde se presentó la explosión. “Él decía que la mina estaba bien ventilada, aunque en la zona había mucho gas”, señaló su padre.

Dos allegados de Ana Milena Torres también son buscados por las autoridades, que desplegaron a más de 35 socorristas y siete ingenieros para que trabajen de forma “ininterrumpida” en su rescate, según indicó la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres.

“Tristeza, dolor, porque esos son personas (los muertos y desaparecidos) que uno distingue (conoce) hace muchos años, que ha compartido cosas”, explicó esta mujer de 38 años que también se dedica a la cantera.

“Nosotros escuchamos una explosión que eso cimbró las casas, las tejas, parecía que los vidrios fueran a caerse, eso salió un mundo de tierra, una llamarada de candela terrible, Dios mío, eso quedamos en shock todos”, explicó por su parte María Cristina Salazar, de 47 años, que vende comida a los trabajadores del lugar.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*