<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cuatro años esperando reconstruir a Mocoa

Antioquia Presente entregó 20 apartamentos a los damnificados.

La entidad habla de seguridad mientras se especula sobre efectos adversos.

  • La avenida torrencial del 31 de marzo de 2017 dejó graves destrozos en la zona noroccidental de Mocoa. FOTO Andrés Cardona
    La avenida torrencial del 31 de marzo de 2017 dejó graves destrozos en la zona noroccidental de Mocoa. FOTO Andrés Cardona
  • La Esperanza II quedó ubicada a cinco minutos del centro de Mocoa. Es una torre de 20 apartamentos. FOTO CORTESÍA Chino Romero
    La Esperanza II quedó ubicada a cinco minutos del centro de Mocoa. Es una torre de 20 apartamentos. FOTO CORTESÍA Chino Romero
  • Ella es Marcela Mora Córdoba, de 26 años, sobreviviente del desastre en Mocoa y trabajadora social de la corporación Antioquia Presente. FOTO: CORTESÍA DE CHINO ROMERO.
    Ella es Marcela Mora Córdoba, de 26 años, sobreviviente del desastre en Mocoa y trabajadora social de la corporación Antioquia Presente. FOTO: CORTESÍA DE CHINO ROMERO.
  • En la entrada del proyecto La Esperanza, en Mocoa, se sembró un árbol como símbolo de resiliencia. FOTO: CORTESÍA DE CHINO ROMERO.
    En la entrada del proyecto La Esperanza, en Mocoa, se sembró un árbol como símbolo de resiliencia. FOTO: CORTESÍA DE CHINO ROMERO.
  • Cuando los beneficiarios entraron a sus apartamentos, se encontraron otra sorpresa: una caja llena de enseres de cocina, cortesía de los donantes. FOTO: CORTESÍA DE CHINO ROMERO.
    Cuando los beneficiarios entraron a sus apartamentos, se encontraron otra sorpresa: una caja llena de enseres de cocina, cortesía de los donantes. FOTO: CORTESÍA DE CHINO ROMERO.
Publicado el 29 de marzo de 2021

Por Nelson Matta Colorado

Enviado especial a Mocoa*

Entre las 20 personas que se agolpaban en la terraza del vecino, unas pedían ayuda a gritos; otras comenzaron a despedirse de sus seres amados; y las demás, se arrodillaron para orar. A Marcela Mora Córdoba no le salía ni un Padrenuestro, mientras veía cómo una avalancha se devoraba el barrio Los Pinos.

De repente murió la electricidad y todo quedó a oscuras. La casa se mecía como una hamaca, hasta que los ladrillos crujieron y se vino abajo en un remolino de agua, piedras filudas, árboles y gente luchando por su vida.

Fue apenas un parpadeo. Cuando Marcela reaccionó, estaba sepultada por escombros, siendo engullida por el barro. Tragó agua de río y dejó de sentir las piernas. Solo podía mover...


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección