<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Petro, el lobo solitario de la izquierda

  • Gustavo Petro votó cerca del mediodía en la localidad de Puente Aranda, en el sur de Bogotá. FOTO EFE
    Gustavo Petro votó cerca del mediodía en la localidad de Puente Aranda, en el sur de Bogotá. FOTO EFE
Por Julián Amorocho Becerra | Publicado el 12 de marzo de 2018

Gustavo Francisco Petro Urrego no tiene término medio. O lo aman con delirio o lo odian con locura. No es un sentimiento novedoso para este político nacido en Ciénaga de Oro, Córdoba, hace 57 años, que hoy simboliza la primera gran oportunidad de la izquierda para llegar al poder, y ninguna de las decisiones que ha tomado en su carrera pública ha resultado libre de polémica.

Desde el lanzamiento de su campaña presidencial, la Colombia Humana, en referencia a la continuación de su programa Bogotá Humana en la capital, ha llenado plazas con gente llegando a un estado casi de adoración al momento en que Petro se tomaba la tarima. Por eso no sorprende los 2,82 millones votos que sacó, casi seis veces más que los de su rival, Carlos Caicedo.

Rodeado de brazos, arengas y pancartas con su rostro, su imagen pública riñe con su fama de hombre solitario y convencido de que existe una maquinaria obrando en su contra.

Esta imagen exuda en sus palabras, concluida la jornada de ayer. A pesar de la rotunda victoria y el grueso de la votación, optó por primero cuestionar las irregularidades en los tarjetones de las consultas, con su particular tono pausado y ceremonioso de hablar, como quien no quiere dar lugar a malinterpretación.

Esta es el ying y el yang que componen la vida pública de Gustavo Petro. Acostumbrado a lidiar con críticas feroces de su pasado en las filas del M19, pero con una carrera ascendente en la política, y todo sazonado con decisiones que no se despegan de sus convicciones, aunque parezcan radicales y alianzas rotas, que le añaden a esa fama la de egocéntrico e improvisador.

Y aún así, es hoy la muestra de la madurez de la izquierda, que lejos de los años de “martirio” hoy ansía su turno al poder.

Así lo explica Christian Rojas, jefe del Departamento de Ciencias Políticas de la U. de la Sabana, “en cuanto a sus resultados hace parte de las figuras máximas de la izquierda en Colombia, que han pasado de los líderes inmolados como Bernardo Jaramillo y Jaime Pardo, a reales contendientes del poder. El fenómeno que simboliza no se ha visto hasta el momento, pues aunque la izquierda siempre ha estado separada, no existía alguien capaz de mover sus bases como lo hace él”.

Uno de quienes más ha estado a su lado, aunque en distintos periodos de tiempo, es Antonio Navarro Wolff, como él exmilitante del M19, con quien compartió banderas en el Congreso y a quién llevó a su lado en los primeros tres meses de la Alcaldía.

Al preguntarle por Petro, repite varias veces que es “inteligente, muy inteligente” y explica que “por eso es capaz de tener una visión propia de ese nivel”.

Navarro, un político veterano, exguerrillero que probó que se puede llegar a cargos importantes, fue percibido como un tutor para el aún neófito Petro en su llegada al “segundo cargo del país”. De sus tres meses en la Bogotá Humana, aprendió de su líder que “él cree que la sociedad hay que cambiarla y hace demasiado énfasis en eso, pero hay que saber hasta donde puede tolerar los cambios”.

Luego de algunos minutos, confiesa que “a él lo que le pasa la factura es que es un hombre muy solitario”, agrega, “y como es inteligente y lo sabe, quiere siempre actual solo”.

Esa soledad le ha ayudado y también condenado.

Sumado, cuando fue la punta de lanza de las denuncias por la parapolítica en 2006, en su condición de senador.

También cuando rompió con el partido que lo impulsó, el Polo, denunciando a alguien que apoyó como Samuel Moreno.

Restado, cuando quiso un sistema de basura en la Alcaldía de Bogotá que terminó con la ciudad en caos y su destitución, que optó por no acatar.

Esa crisis sacó a la luz su incapacidad de trabajo en equipo y escuchar a las disidencias.

En la balanza de Petro, deberá decidir si su estilo de pocas alianzas conviene para una elección que reivindicaría 20 años de crecimiento de la izquierda.

Contexto de la Noticia

Julián Amorocho Becerra

Periodista bumangués del área digital de El Colombiano. Busco historias que demuestren que la realidad siempre supera a la ficción.

Richard Aguirre Fernández

Periodista de la Universidad del Quindío. De Calarcá.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

ENTREVISTA

Creemos en la victoria por la Presidencia
Gustavo Petro
Candidato a la Presidencia (extracto rueda de prensa)

Sobre la Registraduría:

Los hechos de hoy nos muestran un transcurso de acontecimientos que nos permiten afirmar que el Gobierno del presidente Santos, la Registraduría y el Consejo Nacional Electoral no están ofreciendo las garantías que merece una campaña presidencial, que realmente arranca hoy, y que...

Notas de la sección