<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

El presidente Petro visitó a su hijo Nicolás en Barranquilla

El presidente sacó un espacio en la agenda presidencial para encontrarse con su hijo, acusado de lavado de activos.

  • Petro estuvo acompañado de su caravana y escolta mientras visitaba a Nicolás en su casa en Barranquilla. FOTO colprensa
    Petro estuvo acompañado de su caravana y escolta mientras visitaba a Nicolás en su casa en Barranquilla. FOTO colprensa
21 de agosto de 2023
bookmark

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, visitó este lunes festivo a su hijo Nicolás Petro, quien actualmente se encuentra en libertad condicional en su residencia en Barranquilla tras la investigación que se le adelanta por enriquecimiento ilícito, lavado de activos y violación de datos personales.

Petro apartó un espacio de su agenda en la que tenía el encuentro con la delegación del Congreso de los Estados Unidos a la 1:00 de la tarde y luego un Consejo de Ministros a las 4:00 para acercarse a Nicolás, a quien después de la visita le dejó un emotivo mensaje en la plataforma X, previamente llamada Twitter.

“Hoy visité a mi hijo Nicolás. Como padre siempre tendrá mi apoyo y mi cariño. Como presidente he respetado sin titubeos la independencia judicial. Espero una acción penal libre de agendas políticas y de total sujeción al debido proceso y los fallos judiciales”, le expresó en la red social.

Petro siempre ha enfatizado la necesidad de separar lo personal de lo político. En este caso, no ha sido la excepción. A través de su mensaje, recalca su papel dual como padre y líder de la nación, y deja en claro que, mientras brindará su apoyo incondicional a su hijo desde una perspectiva familiar, no interferirá en el proceso legal que enfrenta Nicolás.

Con el llamado a una “acción penal libre de agendas políticas”, el jefe de Estado pide que el caso de su hijo se maneje con la máxima imparcialidad, lejos de los focos y presiones de la arena política.

El caso del hijo de Petro

El caso de Nicolás Petro ha generado divisiones en la opinión pública. Mientras algunos ven su detención como un acto de persecución política contra el presidente, otros argumentan que el sistema judicial simplemente está cumpliendo con su deber.

Nicolás Petro llegó a un acuerdo con la Fiscalía para colaborar más con la investigación adelantada en su contra. Sin embargo, la defensa del hijo del presidente Gustavo Petro le hizo una solicitud especial a la Procuraduría General de la Nación.

La solicitud, que tomó por sorpresa al ente público, fue realizada en el marco del juicio disciplinario que se lleva a cabo en contra del hijo del presidente Gustavo Petro y en ella pide que no se llame a declarar a varios de los principales señalados de dar dineros no reportados a Petro hijo y a su exesposa, Day Vásquez.

Los implicados en los dineros, que piden no tener en cuenta como testigos, son Ricardo Roa, exgerente de la campaña y actual presidente de Ecopetrol; al exnarco y actual candidato a la alcaldía de Maicao, Santander Lopesierra; a Gabriel “el turquito” Hilsaca, hijo del empresario Alfonso “el Turco” Hilsaca; Camilo Burgos, primo de Nicolás Petro y una de las personas de máxima confianza; César Vásquez, tío de Day Vásquez, quien habría sido el encargado de incurrir en testaferrato con el manejo de agentes inmobiliarias.

Nicolás Petro confesó ante la Fiscalía que recibió dineros ilícitos, algunos de los cuales destinó para uso de la campaña presidencial en el norte del país, pero tanto él como su expareja advirtieron en juicio que su padre desconocía del uso ese dinero en la campaña.

A pesar de que el Gobierno de Gustavo Petro insiste en que las garantías están dadas para realizar las elecciones regionales del 29 de octubre, el registrador Nacional, Alexánder Vega, decidió mantener sobre la mesa la posibilidad de aplazar –e incluso de repetir– los comicios en territorios que están arrinconados por la violencia provocada por grupos ilegales.

Ese, según Vega, es el caso del departamento del Cauca, donde podría haber elecciones atípicas por la constante amenaza de acciones terroristas por parte de grupos como las disidencias de las Farc. Por esa razón, la Registraduría le planteó al Gobierno la necesidad de blindar los comicios a través de acciones de vigilancia coordinadas entre la Fuerza Pública y la guardia indígena.

“O salvamos entre todos las elecciones territoriales del 29 de octubre o existe el peligro de aplazarlas o, peor aún, repetirlas. Se puede perder todo menos la democracia y las elecciones”, advirtió Vega.

Levantó ampolla en el Gobierno

Este llamado de atención de Vega no cayó para nada bien en la Casa de Nariño, desde donde el Ministro del Interior, Luis Fernando Velasco, insistió en que todas las garantías están dadas por cuenta del Plan Democracia y, de paso, aprovechó para lanzarle una pulla al jefe de la Registraduría. “El doctor (Alexánder) Vega hace ese llamado de atención, como nosotros también le hemos dicho que no se le vuelvan a perder 500.000 votos, como pasó en 2022. Él hará su tarea evitando que se le pierdan los votos y nosotros nos encargamos de la seguridad”, respondió.

Más allá de esta fricción, la alerta que emitió Vega llamó la atención ya que en escenarios violentos del pasado no se consideró postergar los comicios a poco más de dos meses para su realización y ahora es una posibilidad pese a los acercamientos de paz del Gobierno con el ELN y las disidencias de las Farc.

“Todo diálogo de paz es una esperanza para nosotros, pero es una realidad que el Cauca necesita un plan de seguridad que tiene que ver con el aumento de pie de fuerza de nuestros policías”, expuso el gobernador Larrahondo.

Frente a las medidas urgentes la Registraduría detalló que priorizará la atención en los municipios caucanos de Argelia, Balboa, Buenos Aires, Caldono, El Tambo, La Sierra, López de Micay, Morales, Patía, Rosas, Suárez y Timbiquí, que son lo que están considerados en alto riesgo electoral por problemas de orden público.

Sin importar lo dicho por el Gobierno, las autoridades electorales tienen previsto tomar medidas en esos 12 municipios como la implementación de biometría a la hora de sufragar, según el registrador Vega, con el fin de que los grupos al margen de la ley no coopten las cédulas de los ciudadanos para suplantar a los votantes o comprar votos.

A falta de 68 días para acudir a las urnas, la Registraduría le dejó abierta la puerta a la colaboración con la comunidad indígena para garantizar la seguridad de las elecciones y en particular en el Cauca le pidió a la guardia indígena que ejerza y permita el control en 51 cabildos que están en zonas de alto riesgo.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*