<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Elecciones 2023: así arranca la pelea por el poder en las regiones

Las elecciones del 29 de octubre serán inéditas: habrá más mesas de votación, un gobierno de izquierda que quiere tener más poder y el uribismo tratando de recuperar terreno.

  • En 2019 salieron a votar más de 22,1 millones de colombianos. Según el censo electoral de ese año, estaban habilitadas para sufragar 36,5 millones de personas. Es decir, una participación del 60 %. FOTO Camilo Suárez
    En 2019 salieron a votar más de 22,1 millones de colombianos. Según el censo electoral de ese año, estaban habilitadas para sufragar 36,5 millones de personas. Es decir, una participación del 60 %. FOTO Camilo Suárez
  • Elecciones 2023: así arranca la pelea por el poder en las regiones
  • Elecciones 2023: así arranca la pelea por el poder en las regiones
  • Elecciones 2023: así arranca la pelea por el poder en las regiones
  • Elecciones 2023: así arranca la pelea por el poder en las regiones
  • Elecciones 2023: así arranca la pelea por el poder en las regiones
15 de enero de 2023
bookmark

En 2023 los colombianos acudirán a las urnas para ser testigos de unas elecciones atípicas porque por primera vez el país tiene un presidente de izquierda, Gustavo Petro, quien aprovechará su posición de poder para afianzar su proyecto político a nivel regional, y para lograrlo ya empezó a mover fichas no solo con una reforma política en el Congreso, sino con emisarios de su entorno para definir alfiles y alianzas en territorios claves.

De allí que las miradas estén puestas sobre el Pacto Histórico, que se hizo a las mayorías del Congreso a punta de alianzas con partidos tradicionales. No obstante, ahora el movimiento está llamado a consolidarse y poner a los suyos en alcaldías y gobernaciones para fortalecerse con miras a 2026, cuando espera asegurar el sucesor de Petro.

Si bien aún faltan 10 meses para los comicios, desde ya centenares de aspirantes y los partidos en general calientan motores, aceitan sus maquinarias y organizan el tejemaneje político para adueñarse de los siempre jugosos y decisivos puestos regionales.

La carrera, al menos desde lo formal, arrancó el 29 de octubre pasado (un año antes de las elecciones, como establece la ley), con la autorización para inscribir cédulas y hacer el registro de los grupos significativos de ciudadanos, es decir, los que van por firmas.

De hecho, sobre esos grupos significativos está puesta la lupa. Aunque son una figura pensada para candidatos independientes que deseen avalar su postulación a través de firmas y alejados de partidos, se han terminado pervirtiendo y se volvió costumbre que muchos opten por este mecanismo para hacer campaña de manera anticipada, teniendo en cuenta que el 29 de junio será la fecha límite para las inscripciones de candidatos.

Las cifras son dicientes. Mientras en las regionales de 2015 se inscribieron 810 grupos, 4 años después esa cifra ascendió a 1.164. En plata blanca, un aumento del 43 %. La tendencia persiste con miras a las territoriales de este año y para la muestra un botón: en menos de una semana (entre el 29 de octubre y el 4 de noviembre) ya se habían registrado 44 grupos. Al menos 8 cada día.

Además, la Registraduría informó que habrá más puestos de votación –aproximadamente 12.817– con un aumento de 1.227 puestos frente a los comicios del 2019, asunto que ha generado polémica porque la contratación de estos puestos se las dejaron a la firma Thomas Greg & Sons, que ha tenido cuestionamientos al ser una vieja contratista de la Registraduría, lo cual deja entrever que la polémica que va a enfrentar el registrador Alexánder Vega no será menor.

A lo anterior se suma el poderío que tendrán que demostrar los partidos políticos tradicionales y, especialmente, el Centro Democrático, debilitado tras los comicios de 2022, pero con Álvaro Uribe –su líder natural– haciendo giras para tratar de darle impulso.

Justamente, se prevé que las coaliciones, los coavales y las alianzas interpartidistas también marquen un derrotero de lo que será el futuro de varios movimientos políticos en crisis y con ansias de conservar su poderío político en el escenario regional.

A 287 días de las elecciones, EL COLOMBIANO presenta un panorama de las movidas, nombres y estrategias que se fraguan desde ya en las principales regiones del país (Bogotá, Antioquia, Valle del Cauca, Atlántico y Bolívar) para asegurar poder y conquistar los cargos en disputa. Así pinta la contienda.

Bogotá enfrenta a Claudia López y a Gustavo Petro

Elecciones 2023: así arranca la pelea por el poder en las regiones

En estas elecciones la capital del país podría ser testigo de un hecho inédito: una segunda vuelta, tal como ocurre hoy en las presidenciales. Se trata de una figura que solo aplica para Bogotá y que dependerá de dos condiciones: que ninguno de los candidatos logre más del 40 % de los apoyos y que entre el primero y segundo más votados no haya una diferencia mayor a 10 puntos porcentuales. Si ocurren ambas situaciones habrá segunda vuelta y, justamente, de este hecho dependerán las alianzas y movimientos que realicen candidatos y partidos.

Fuentes consultadas admitieron que el Palacio Liévano es una de las grandes ambiciones de Petro, por lo que el Pacto Histórico ya comienza a mover sus fichas. Las más destacadas, hasta ahora, son el exsenador Gustavo Bolívar (a quien el propio Presidente ha respaldado) y Guillermo Jaramillo, quien fue gobernador de Tolima, alcalde de Ibagué y secretario de Salud en la Alcaldía de Petro. La carta del petrismo rivalizaría con contrincantes de peso, como el exconcejal Carlos Fernando Galán, del Nuevo Liberalismo, que en 2019 obtuvo poco más de un millón de votos y quien podría unir a los mismos sectores que el año pasado conformaron la Coalición Centro Esperanza: un sector de los verdes, Sergio Fajardo y Jorge Robledo.

A su eventual postulación se suman nombres como los de el mediático exdirector del DANE Juan Daniel Oviedo (cuya estrategia ha sido tomar distancia de Iván Duque y enfatizar en su rol técnico), o el exsenador Rodrigo Lara. En contraste, desde los movimientos afines a la alcaldesa Claudia López aún hay incertidumbre y hay mensajes en doble vía frente a una alianza con el petrismo, que ve en su mala imagen un punto de quiebre. Tímidamente se rumora que el exsecretario Luis Ernesto Gómez o la concejal María Fernanda Rojas podrían ser los ungidos. Por otro lado, desde la derecha los nombres más fuerte son los de los exconcejales y exministros de Iván Duque: Diego Molano (Defensa) y Daniel Palacios (Interior).

Medellín, a depurar el partidor de candidatos

Elecciones 2023: así arranca la pelea por el poder en las regiones

A diferencia de otras ciudades donde el panorama no deja de estar crudo, en Medellín abundan los candidatos. Si bien el ramillete abarca más de 20 nombres, la expectativa gira alrededor del excandidato presidencial Federico Gutiérrez. Aunque no ha tomado una decisión, el exalcalde suena como una de las fichas más fuertes para hacer contrapeso al grupo de Daniel Quintero. De allí que el Centro Democrático y otros movimientos lo tengan como única apuesta, pese a que se rumora que ‘Fico’ se lanzaría en solitario, es decir, sin aval de partidos.

Desde otras orillas aparece el profesor Gilberto Tobón, quien sorprendió al lograr 173.558 votos para Senado, así como el concejal Daniel Duque, que aglutinaría a alternativos. Desde la orilla de Quintero retumban con fuerza nombres como los del exconcejal Albert Corredor (quien ya ha salido en actos propios de campaña) o los exsecretarios Andree Uribe y Juan Carlos Upegui. Aquí será clave el guiño del petrismo hacia alguno. Sin embargo, el panorama es difuso.

Frente a la Gobernación la situación está más decantada: la puja es entre los exsenadores Julián Bedoya y Juan Diego Gómez. Mientras Bedoya aglutina a sectores liberales y quinteristas, Gómez ha tomado distancia de las bases conservadoras y le apuesta a aglutinar el descontento contra Quintero.

Atlántico, ¿habrá alianza entre el petrismo y los Char?

Elecciones 2023: así arranca la pelea por el poder en las regiones

La región Caribe sería escenario de una alianza impensada entre el petrismo y la Casa Char. ¿La razón? El aparente consenso que ya existiría entre ambos movimientos políticos frente al nombre del exgobernador liberal José Antonio Segebre como sucesor de Elsa Noguera. “Hay simpatía con él. Sectores del Pacto y del charismo lo ven como un tipo conciliador”, dijo una fuente. En medio aparece el nombre de otro exgobernador: Eduardo Verano, de origen liberal y quien adelanta reuniones con Segebre y otros sectores para acordar el ungido.

El puente de este bloque liberal con el petrismo sería el exalcalde de Puerto Colombia Camilo Torres, quien goza de buenas relaciones con el hoy diputado Nicolás Petro (hijo del Presidente), y el senador Pedro Flórez, una de las cartas fuertes del Pacto Histórico en la región.

De cómo resulten las conversaciones podría resultar una inédita alianza. Frente a la Alcaldía de Barranquilla el tema estaría resuelto con una nueva candidatura de Alejandro Char. “No hay duda de que sería elegido sin mucho esfuerzo”, admitió una fuente. Para equilibrar la balanza en el petrismo aún se analiza quién podría a disputarle votos. “El nombre de Nicolás Petro estaría sobre la mesa”, dijo uno de los consultados. Petro fue segundo 2019 con 191.302 votos frente a los 687.101 con los que fue elegida gobernadora Noguera.

Valle del Cauca está entre temores e incertidumbre

Elecciones 2023: así arranca la pelea por el poder en las regiones

Con miras a la Gobernación del Valle retumba con fuerza el nombre de la baronesa electoral y presidenta de La U, Dilian Francisca Toro. La exgobernadora buscaría repetir en el cargo y ya tendría conformada una alianza con Cambio Radical y el liberalismo.

La candidatura de Toro goza de solidez después de que la gran apuesta del Pacto Histórico, el senador Alexander López, dijera no a su aspiración, para seguir en el Congreso: “No hay claridad. Hay mucha prevención y preocupación. Alrededor de él había unidad. Ahora no y nos oponemos a que los alternativos terminemos con Dilian Francisca”, explicó una fuente. En su reemplazo, con menos potencia, suenan la exministra de Trabajo Griselda Restrepo y la excandidata al Senado Mábel Lara.

No obstante, hay aires de temor por una puerta que abriría la reforma política del Gobierno: que legisladores renuncien y sean funcionarios o candidatos sin inhabilidad. “Eso cambia todo, López se podría volver a lanzar y otros estarían tentados”, señalaron desde el Pacto. Frente a la Alcaldía de Cali no hay mucha claridad, pues Deninson Mendoza, exgerente de Telemedellín y ficha de Daniel Quintero, confirmó su aspiración y empezó a instalar vallas, y además de él suenan otros nombres como el del excandidato Roberto Ortiz, y la excongresista Catalina Ortiz, quien podría aglutinar a sectores del Pacto.

En Bolívar, ¿se perpetuará la casa política Blel?

Elecciones 2023: así arranca la pelea por el poder en las regiones

Hoy por hoy el más opcionado para quedarse con la Gobernación de Bolívar, en reemplazo de Vicente Antonio Blel, es alguien de su misma cuerda política: el exrepresentante Yamil Arana.

El excongresista, que renunció a su curul a finales de diciembre, es sobrino del fallecido excongresista Hernando Padauí, un parapolítico que fue cercano a la casa política Blel. Justamente, ‘Yamilito’, como es conocido en Bolívar, hizo campaña de la mano de la hoy senadora Nadia Blel, hermana del gobernador Vicente Blel. Ambos son hijos de Vicente Blel Saad, quien fue condenado por parapolítica y sigue concentrando poder en la región.

Desde la otra orilla, en el Pacto Histórico siguen estudiando quién podría hacerle contrapeso a la casa Blel: “Se habla del exconcejal Germán Viana, pero todo es incierto y si están buscando consensos”, señaló una fuente dentro del petrismo.

Por otro lado, para la Alcaldía los Blel estarían apostando por el exgobernador Dumek Turbay, primo hermano del hoy senador liberal Lidio Turbay. Desde el Pacto, en alianza con el alcalde William Dau, figura su exsecretario de Planeación Miguel Ángel Correa, aunque –insisten– nada está acordado aún.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*