<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Michael J. Fox, ¿cómo ha logrado vivir 32 años con párkinson?

El actor, que entregó el galardón a Mejor película en la pasada entrega de los Bafta, recibió la ovación de sus colegas, ¿cómo ha logrado vivir tantos años con esta enfermedad?

  • El actor presentó este fin de semana una categoría en los premios Bafta. FOTO: Getty
    El actor presentó este fin de semana una categoría en los premios Bafta. FOTO: Getty
19 de febrero de 2024
bookmark

Con la aparición de Michael J. Fox en los premios Bafta de este año —para entregar el galardón a Mejor película— se revivió una historia de superación y resiliencia con un diagnóstico que no le era favorable: enfermedad de Parkinson desde los 29 años. El actor ha hablado abiertamente de su caso y hasta creó una fundación para tratar la enfermedad, pero son los tratamientos o ¿qué lo ha ayudado a vivir tras más de 30 años con párkinson?

El año pasado se estrenó el documental Still: A Michael J. Fox Movie, en la que el actor canadiense, hoy con 62 años, narró en primera persona su lucha contra la enfermedad.

Lo primero que ilustra el documental es el momento en el que, hace 32 años, se dio cuenta de que algo pasaba. Todo empezó en el dedo meñique de una de sus manos: “Florida, 1990, me desperté con un feroz dolor de cabeza. Coloqué mi mano izquierda sobre mi nariz para bloquear la luz del sol. El ala de una polilla revoloteó contra mi mejilla derecha. Puse mi mano frente a mi cara para poder moverla con el dedo. Fue entonces cuando noté mi meñique, ‘auto animado’ (moviéndose solo) El temblor era un mensaje”, dijo.

Michael J. Fox fue diagnosticado con párkinson a los 29 años. Ya era una estrella en Hollywood, gracias a su papel de Marty McFly en las tres cintas de Volver al futuro y a la serie Lazos familiares que se emitía en el mundo entero y en el que interpretaba al joven Alex P. Keaton.

Omar Buritica Henao, jefe del programa de neurología de la Universidad de Antioquia y especialista en enfermedad de Parkinson y otros movimientos anormales, explica que no es común que una persona sea diagnosticada a esa edad, “aunque hemos tenido pacientes con párkinson de 15 años o de 25, son casos esporádicos. Esta enfermedad es común después de los 60 y el 2 % de la población está en riesgo de tenerla”.

Ese diagnóstico, en su momento, le dio al actor una esperanza de vida de 10 a 20 años, pero el doctor Buriticá aclara que nadie se muere de enfermedad de Parkinson, gracias a los avances que se tienen en los manejos sintomáticos de la enfermedad. Por eso hoy, 32 años después, el actor sigue vivo y se ha convertido en un ejemplo de superación: “Han pasado 30 años (escribió en sus memorias en 2022) y a estas alturas estoy hecho a la enfermedad, más o menos. Hace tiempo que asumí que no tengo el control sobre mi cuerpo. Comprendí que lo principal era hacer acopio de adaptabilidad y resiliencia”.

Eso lo hizo acreedor, en 2022, a uno de los Governors Awards que entregan los Premios Óscar a las personas que han hecho contribuciones indelebles al cine y al mundo en general: “La incansable defensa de Michael J. Fox de la investigación sobre la enfermedad de Parkinson junto con su optimismo ilimitado ejemplifica el impacto de una persona a la hora de cambiar el futuro de millones”, dijo en su momento David Rubin, presidente de la Academia.

La vida de Fox, tras su diagnóstico, se resume en cómo ser un optimista incurable que se enfrenta a una enfermedad incurable. Por cerca de 10 años mantuvo su enfermedad en secreto, lleno de temores y depresión tras lidiar con la misma. El cuerpo le dolía. En el 2000 creó la Fundación Michael J. Fox para la Investigación del párkinson con el fin de avanzar en una cura para la enfermedad de Parkinson.

La idea es “acelerar un futuro en el que podemos tratar, curar e incluso prevenir enfermedades del cerebro como el párkinson”, señaló el actor.

“¿Qué es posible en otros 30 años? Llámenme optimista, pero creo que para 2045 habremos encontrado las curas que buscamos, especialmente debido a todas las personas inteligentes y apasionadas que trabajan para que eso ocurra”, precisó.

En el documental se muestra cómo hace constantes terapias, “ralentizando tu proceso de pensamiento”, le dice quien lo acompaña. Toma medicamentos para momentos más críticos y como explica el doctor Buriticá, es un tratamiento individual de acuerdo a las expectativas de cada persona y sus necesidades de actividad de la vida diaria, se busca es la manera de mejorar su calidad de vida, trabajar en los síntomas como los temblores y la rigidez. “Hay que hacer claridad en que no hay tratamiento curativo, esta es una enfermedad neurodegenerativa e inexorablemente progresiva”, precisó el doctor quien agregó que el actor podrá, seguro, vivir más años con la enfermedad.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD