<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Por qué nos auto censuramos y no hablamos sin pelos en la lengua?

  • FOTO SHUTTERSTOCK
    FOTO SHUTTERSTOCK
Detrás de las palabras, hay más que miedos
Por mónica quintero restrepo | Publicado el 25 de julio de 2015

La palabra culo está en el diccionario –“conjunto de las dos nalgas”, se lee allí–, pero decir culo o teta, que se ubica en ese libro gordo de palabras entre tesura y tetania, no está bien visto, o por lo menos en este país, porque eso también depende del contexto.

Por eso cuando el jugador de Chile en la Copa América le metió el dedo en el culo al jugador de Uruguay, muchos medios y personas se vieron en aprietos: cómo decirlo sin ser groseros. ¿Pero groseros por qué, si la palabra es castiza y si eso fue lo que pasó?

El lenguaje determina lo que somos, habla de quién y cómo es esa persona. Revela parte de la personalidad, de dónde se viene. En ese sentido, se juega con él para buscar la imagen que interesa que el otro tenga, y se organiza para...


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

ANÁLISIS

El arte de hablar
óscar gonzález
Profesor y crítico de literatura

No estamos preparados para hablar. El hablar no es hablar porque sí, sino que en nuestra consideración para hablar es esencial preparar el habla, y por eso mismo hablamos sin saber de qué o por qué lo estamos haciendo y qué vamos a decir y por qué lo estamos diciendo. Tendría que hacerse pues una preparación...

Notas de la sección