<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La Pascasia, una casa para la cultura en el Centro

  • La Pascasia tiene un sitio para conciertos, al fondo de la casa. La literatura y otras artes también tienen su espacio en este lugar cultural que empezó a funcionar en abril. FOTO julio césar herrera
    La Pascasia tiene un sitio para conciertos, al fondo de la casa. La literatura y otras artes también tienen su espacio en este lugar cultural que empezó a funcionar en abril. FOTO julio césar herrera
  • La Pascasia, una casa para la cultura en el Centro
Por mónica quintero restrepo | Publicado el 26 de mayo de 2016

La Pascasia tiene una puerta y dos ventanas de madera café. Al lado del timbre dice que no es buena idea timbrar por ahora, que están grabando. Tres golpes, abren la puerta y la casa vieja que se ve desde antes, con esas paredes de bahareque –de eso parecen hechas–, está igual de vieja.

Los cálculos de construcción son de más de cien años, y está intacta, o casi: antes vivía gente, ahora es un universo –así la describen sus dueños– donde habitan la música, la literatura y el arte plástico. Además cualquiera que quiera pasarse por ahí a escuchar, a ver, a leer, a tomarse un café o una cerveza.

La Pascasia se abrió en el Centro de Medellín, bajando por la calle Pascasio Uribe, entre Maturín y Bomboná.

Primero fue una idea de la Corporación Música Corriente, a la que luego se sumó Universo Centro y después Hangar Musical. Detrás hay unas 20 personas, con la idea de darle vida a una casa en donde las piezas conectadas son sala de arte, la cocina es el bar, el patio de la mitad está lleno de plantas que le dan el toque natural, el fondo tiene una sala de conciertos con las condiciones adecuadas, que puede ser sala de ensayo. Porque La Pascasia se acomoda a otros proyectos: el miércoles estaba de set de grabación, por eso lo del timbre.

Pablo Ángel, que hace parte del equipo de Música Corriente, dice que en Medellín faltaba un lugar que no fuera ni muy pequeño ni muy grande para la música. Ahí está.

El espacio llegó por unos amigos músicos, los Henao, que vivieron allí toda la vida, pero que por crecer, por tener otras ideas, ya no estaban y se resistían a venderla para que fuera tumbada y construyeran un edificio. Conversaron, se las alquilaron en condiciones favorables, se metieron de cabezas, la adecuaron desde principio de año y la abrieron en abril.

La estructura no la cambiaron y no necesitaron tumbar ni construir nada. Se adaptaron al lugar y hasta las plantas que estaban en el patio central les parecieron tan bien que ya tienen una comisionada de jardines.

De La Pascasia, tal vez, eso es lo más interesante: que no ha dejado de ser una casa del Centro, vieja, que después de que se pasa la puerta sigue siendo una casa de familia. Eso les gusta, precisa Pablo.

Alejandro Bernal, igual de Música Corriente, explica que les ha ido tan bien que han tenido hasta 500 personas en una noche. Pura emoción, porque están en una zona que hay que conquistar culturalmente.

Saben que en el Centro no todo es bueno, que hay problemáticas tensas, pero que la solución no está en llenarlo de seguridad, de policías. Se trata de habitarlo, y La Pascasia tiene eso: es una casa para habitar.

La programación

El lugar se abre de miércoles a sábado. El bar es para ayudar al sostenimiento y los viernes y los sábados, aunque no se vaya el arte y la literatura, es más para la música.

La primera exposición fue sobre la historia de la zona, que era el Callejón de Guanteros, el primer barrio de invasión de Medellín, precisa Alejandro. A ellos les interesaba saber del pasado, tanto que llevaron a un historiador del Centro para que les contara de la calle y del sector. De ahí también llegó el nombre, que no fue fácil de descubrir, pese a que estaba en la misma calle.

Ahora hay una muestra de escultura de José Fernando Ángel: Riocedro. Trazos de fuego. En la pared de la que fue la sala alguna vez, es decir muy al principio, se lee sobre ella: “La obra en su relación con la naturaleza puede hacer referencia a los problemas ambientales de la sociedad actual”.

Cada mes se cambia la exposición, eso quieren. Cada semana hay música distinta, literatura distinta, conversatorios con distintas personas, películas distintas en el cineclub. La casa se llena de distintas maneras y gente, que es lo importante.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS programación próximos días

· 26 mayo. Conversatorio hinchas, henchidos e hinchados. 7:30 p.m.

· 27 mayo. Concierto lanzamiento Los lobos, Mr. Bleat junto a Ságan. 9:00 p.m.

· 28 mayo. Concierto Sixto Salgado Paíto Gaita Negra. 9:00 p.m.

· 1 junio. La Rayada con Entreviñetas. 5:00 p.m. Cinema zombie, 7:00.

· 2 junio. Presentación libro Medellín, el alma del centro. 7:30 p.m.

Mónica Quintero Restrepo

Es periodista porque le gusta escribir. A veces intenta con la ficción, y hasta con los poemas, y entonces se llama Camila Avril. Le gusta la literatura, el arte y contar historias. Es periodista de Cultura y editora de Tendencias. Un día estudió Hermenéutica Literaria.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección