<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

Teatro Interno lleva libertad a las prisiones

La actriz Johana Bahamón se alejó de la televisión, pero llevó el arte como medio de reconciliación entre reclusos y la gente.

  • La presentación de las obras de teatro por fuera de las cárceles genera un vínculo directo entre la sociedad carcelaria y la sociedad civil. FOTO Cortesía Teatro Interno
    La presentación de las obras de teatro por fuera de las cárceles genera un vínculo directo entre la sociedad carcelaria y la sociedad civil. FOTO Cortesía Teatro Interno
  • El Ministerio de Justicia nombró a Johana Bahamón como Embajadora de Buena Voluntad para promover la resocialización y humanización del sistema penitenciario. cortesía
    El Ministerio de Justicia nombró a Johana Bahamón como Embajadora de Buena Voluntad para promover la resocialización y humanización del sistema penitenciario. cortesía
11 de abril de 2016
bookmark

La situación carcelaria del país es una “bomba de tiempo”. En marzo de este año, la Defensoría del Pueblo registró un 56% de hacinamiento en las 138 prisiones colombianas: 121.613 personas privadas de la libertad viven en donde hay lugar para 77.953. En menos de un año, entre 2014 y 2015, 3.800 guardianes del Inpec han salido a paro dos veces exigiendo mejores condiciones laborales y una solución al hacinamiento.

Además, internos y sus familiares han denunciado una precaria y, a veces, inexistente atención en salud, así como pocas oportunidades y labores de trabajo social que los preparen para una resocialización al terminar de pagar sus condenas.

Por realidades como estas “las cárceles se han convertido en universidades del delito, en vez de escuelas de mejoramiento y rehabilitación social”, dice con seguridad Johana Bahamón, Directora de la Fundación Teatro Interno, constituida formalmente en 2013, junto a Victoria Hernández, también actriz y profesora de teatro, para “generar oportunidades y mejorar la calidad de vida de la población carcelaria y pospenada de Colombia”, explica Bahamón.

Desde hace cuatro años, la actriz de producciones colombianas como Tres Milagros pasa sus días en cárceles de Colombia. La primera vez que pisó un centro carcelario fue en 2012, como jurado del reinado de belleza que se realiza anualmente en el Establecimiento de Reclusión de mujeres El Buen Pastor. Ese día conoció la historia de una mujer que estaba en prisión porque había matado a su propio esposo, después de descubrir que estaba violando sexualmente a su hijo.

Para este entonces Johana ya era mamá y ponerse en el lugar de esta mujer le hizo revaluar las situaciones por las cuales puede llegar una persona a estar presa. Para la actriz, no cabe duda de que nadie está exento de cometer errores y que, además del deber de pagar por ellos, está el derecho a una segunda oportunidad.

Que en medio de esta situación exista el Festival Nacional de Teatro Carcelario (que ya va por su segunda versión) es el resultado del trabajo empecinado de una de esas personas a las que cuando una idea se les mete en la cabeza, no hay nada ni nadie que las haga desistir.

Johana Bahamón a través de la cuenta de Twitter @Teatro_Interno le contó a EL COLOMBIANO cómo ha logrado construir este proyecto. Este es el Perfil Tuitero de la semana:

¿Qué pasó para que usted volcara su vida hacia este proyecto?

“Conocer una cárcel. Es imposible ser indiferente a la realidad y a las condiciones en las que viven las personas que están ahí”.

¿Cómo fue la primera vez que entró a una cárcel?

“Sentí alivio de no estar ahí. Pero también ganas de hacer algo por los que sí lo están”. Decidí cancelar un viaje que tenía para dedicarme a montar una obra de teatro (La Casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca), como pretexto para acercarme a las reclusas, durante los tres meses que tenía de vacaciones antes de empezar un proyecto de actuación. Ese tiempo se extendió hasta hoy.

¿Cómo entendió que usted podía hacer algo por esas personas?

“Todos podemos hacer algo por las personas privadas de la libertad, han cometido errores y merecen una segunda oportunidad”. Después ver a las mujeres de la primera obra de teatro presentarse ante sus compañeras y ante un público por fuera de la cárcel, entendí que tenía que continuar con esto. Ellas pasaron de sentirse juzgadas y tener resentimiento, a sentirse admiradas, apoyadas y con oportunidades. El aplauso es empoderador.

¿En qué consiste el trabajo de Teatro Interno?

El proyecto comenzó solo con teatroterapia, pero hoy tenemos tres programas:

Arte Interno: busca la resocialización a través del arte y la cultura como herramientas de sanación (teatro, música y artes plásticas).

Trabajo Interno: tiene como finalidad que las cárceles no sean solo centros de reclusión, sino centros productivos. Así tenemos a reclusos fabricando zapatos, artesanías, juguetes de madera, tejidos.

Crecimiento Interno: son talleres y actividades enfocadas al desarrollo y crecimiento espiritual e interior, dirigidas por terapeutas.

¿En qué consiste la “teatroterapia”?

“Es usarse a uno mismo como instrumento e intérprete para crear, para verse y transformar. Ayuda al descubrimiento de nuevas facetas de la personalidad, mejora la capacidad de relacionarse y las habilidades para el trabajo en equipo, refuerza la seguridad, la autoestima, enseña a conocer las emociones y canaliza ansiedades”.

¿Quién las ha apoyado?

“Hemos tenido el respaldo del Minjusticia, el Inpec, directores de las cárceles, y en la financiación a empresas privadas y el Banco de Desarrollo América Latina”.

¿Cuál es el efecto del arte en las vidas de las personas recluidas?

“Es totalmente sanador, empodera al ser humano, genera seguridad, ¡transforma!”

¿Cuál ha sido el efecto en usted?

“He tenido el privilegio de seguir este proceso, me han cambiado la vida, gracias a ellos he aprendido que los errores se convierten en oportunidades y hoy soy una mejor persona y mejor mamá para mis hijos”.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*