language COL arrow_drop_down

La verdad sobre los abonos de Nacional

Más allá de la molestia de las barras por su costo, se está alejando a la familia común y corriente del estadio.

  • Si no hay una solución a corto plazo, Nacional dejaría de ser el equipo con mayor promedio de asistencia del país. Este 2022, el verde tuvo una media de 29.329 aficionados por partido. FOTO Juan Antonio Sánchez
    Si no hay una solución a corto plazo, Nacional dejaría de ser el equipo con mayor promedio de asistencia del país. Este 2022, el verde tuvo una media de 29.329 aficionados por partido. FOTO Juan Antonio Sánchez

Los precios de los abonos se convirtieron definitivamente en un punto de fractura entre la dirigencia del Nacional y su hinchada.

Guillermo Otálvaro, presidente de Ubanal y de 75 años de edad, dice que a lo largo de la historia ha recargado su abono 50 veces y que nunca le había pasado que aumentaran de manera desmedida el precio, al punto de que no quieran o no puedan abonarse.

La situación no es fácil. Atlético Nacional anunció su plan de abonos el pasado 15 de diciembre para el primer semestre del 2023. Sin embargo, los precios eran el doble de lo pagado para el segundo semestre de 2022. Por ejemplo para las tribunas sur y norte el abono valió $210.000 y ahora para 2023 pedían $448.000 para recargarlo, y $512.000 para los nuevos abonados. Un aumento de más del 100%.

Ante la indignación y malestar de los hinchas, el club verde replanteó el plan inicial el pasado 20 de diciembre. A esa misma tribuna le ‘bajó’ el precio a $276.000 para los que recarguen y en $322.000 para los nuevos abonados y eso si lo hacen en la primera etapa, si no, deberán pagar $460.000. Nuevamente el precio quedó con un aumento del 40%, mucho más que el 12% de la inflación del año.

Además no incluyó en esta ocasión los partidos de la fase de grupos de la Copa Libertadores, que supone un desembolso adicional para los aficionados en el mes de marzo.

Mientras por ejemplo el Independiente Medellín puso las tribunas sur y norte, las más populares, a $109.900 para quienes recarguen su abono de 2022 y $137.900 para los nuevos. Es decir, Nacional está cobrando el doble de lo que cobra DIM e incluso puede ser el triple para los nuevos a los que los coja la noche.

Les cabe razón a las barras por su malestar. El aumento desproporcionado de los precios de los abonos además se convirtió en un florero de Llorente para las barras que venían molestas con la dirigencia por la falta de un proyecto sólido, refuerzos importantes para la Copa Libertadores y la salida de varios referentes.

Además que en el mes de junio se dio por terminada la mesa de trabajo conformada por los líderes de las principales barras y el presidente del club en aquel entonces, Emilio Gutiérrez. Los hinchas se retiraron debido a la salida de Giovanni Moreno y a la llegada de Benjamín Romero a la vicepresidencia ejecutiva.

Marta Suárez es una de las abonadas de Nacional y acostumbraba abonarse con su esposo y su hijo de 11 años. Ambos ganan el salario mínimo que, para 2023 será de $1.300.606 pesos (incluido el subsidio de transporte). Así que el ingreso mensual de esta familia es $2.601.212 y si recargan los 3 abonos para la tribuna norte ya estarían gastando $828.000. “Nos vemos a gatas mercando, pagando los servicios y comprándole las cosas del colegio al niño, además de las deudas que tenemos. Nos va tocar no volver al estadio a ver a Nacional”, dice Marta con tristeza. Sin embargo, la historia de Marta no es la única porque también están los que se dedican al comercio informal, que ni siquiera alcanzan el salario mínimo y que hacían de “tripas corazón” para ir al estadio a acompañar a Nacional en busca de esparcimiento.

Es el caso de Eduardo González, quien tiene un puesto de venta de tenis en El Hueco y que pese a todo venía haciendo el esfuerzo de abonarse y quería acompañar al club en la Copa Libertadores, pero ahora ni por televisión podrá verlo porque no tiene los recursos para pagar un plan que incluya el fútbol profesional.

“Tocará pegarse al radio, es una situación que me pone muy triste porque iba con amigos a ver a Nacional, pero con esos precios es imposible y si así son los abonos imagínese cómo quedará la boleta suelta y cuánto le subirán los revendedores”, se lamentó.

Según los cálculos de algunos hinchas, los precios que podrían estar acorde con la realidad económica del país podrían oscilar entre los $340.000 para las tribunas populares, y $1.500.000 para la platea, que en este caso sería la más costosas y que en esos valores se incluyan los partidos de la Superliga ante el Pereira y los 3 de la fase de grupos de la Copa Libertadores.

La Barras Organizadas rechazaron las amenazas en contra de los directivos del club, pero también reivindicaron su derecho a la protesta y así lo hicieron este martes.

Con cánticos enfrente de la sede administrativa del club pidieron nuevamente que se baje el valor de los abonos para que las personas de escasos recursos puedan acceder a ellos. Se espera una respuesta positiva por parte del club para que se pueda lograr nuevamente los grandes objetivos, que siempre se han dado con el desempeño de los jugadores en la cancha, la unión de los hinchas, los medios de comunicación y quienes toman las decisiones importantes en Atlético Nacional, que hoy no le puede dar la espalda a su afición.

John Eric Gómez

Comunicador Social-Periodista bilingüe, amante de los deportes. He trabajado en Radio Bolivariana, RCN y Telemundo. Actualmente hago parte de El Colombiano.

Te puede interesar